Cara Juan Gervas

El mirador

Ética de quita y pon. De los oligarcas rusos a la terapia hormonal en la menopausia

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

Guardar

Juan Gérvas
Juan Gérvas

De la dualidad moral que comportan en la práctica algunos planteamientos éticos, el autor lo traslada a los planteamientos médicos que propugnan la vuelta al uso de la terapia hormonal substitutoria en mujeres

Sostiene Mercedes Pérez-Fernández

Dice Mercedes Pérez-Fernández, mi mujer, que la ética suele ser la guinda del pastel. Es decir, el último adorno de algo bien hecho.

O, también, irónicamente, lo deslumbrante y único bien hecho de un conjunto penoso.

Suele utilizar el dicho en este segundo sentido, cuando la ética viene a ser una consideración que pretende rematar con bien algo que de por sí es penoso.

Los ricos rusos son oligarcas. En los países occidentales los ricos son filántropos

Thomas Piketty, economista francés, señaló que las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania dañan fundamentalmente a la población rusa, por mucho que se diga que van contra el círculo del poder en Moscú.
https://elpais.com/opinion/2022-03-06/sancionar-a-los-oligarcas-no-al-pueblo.html

Las medidas espectaculares de confiscación de yates y cuentas de los ricos rusos en los países occidentales son más bien anecdóticas, aparte de carentes de soporte jurídico (por ejemplo, se sanciona sin juicio ni mecanismos para impugnar las decisiones).

Se supone que en Rusia los ricos son oligarcas (que pertenecen a un grupo reducido de personas que tiene poder e influencia en un determinado sector social, económico y político). Parecería que en los países de la OTAN los ricos son "filántropos", simples benefactores de la Humanidad, como el español Amancio Ortega con sus donaciones de material radiológico.

Pero ir al fondo y dañar a los oligarcas rusos sin dañar al pueblo ruso sería dañar a todos los oligarcas del mundo (al tener que tener un registro financiero internacional de bienes de los ricos, para poder estar seguros de bloquear lo que interesa). Y no, en ese registro ni siquiera se piensa.

Sostiene Thomas Piketty que un mecanismo de daño selectivo a los oligarcas rusos implicaría establecer dicho registro financiero internacional mundial, lo que no agradaría a las fortunas occidentales.

Los ricos y oligarcas del mundo entero se mueven mejor en el anonimato, tras despachos de abogados y paraísos fiscales, y quieren una ética de quita y pon, sin más.

No seamos tan ingenuos de creer de verdad que se quiere “castigar” a los oligarcas rusos pues basta con la apariencia.

¿Y el pueblo ruso?

Bien, que se joda (que diría el presidente francés, Emmanuel Macron).

Facebook y la ética de quita y pon

Facebook es empresa estadounidense que tiene obsesión con las tetas y los bulos. Aparte de eso, se muestra intransigente con todo lo que sea promover odio y terrorismo. En su ímpetu censor es capaz de declarar que la revista British Medical Journal (BMJ) es una simple bitácora (blog), y de ahí que haya que eliminar de los contenidos que se pueden difundir en Facebook, las críticas publicadas en el BMJ a la corrupción en el ensayo clínico de la vacuna covid19 de Pfizer
https://www.bmj.com/content/375/bmj.n2635/rr-80

De la misma manera, Facebook elimina todo comentario que suscite odio y terrorismo...excepto cuando Rusia invade Ucrania. Entonces Facebook autoriza lo previamente censurado. Meta, la compañía propietaria de Facebook, Whats'app e Instagram, ha permitido temporalmente por la guerra en Ucrania enviar mensajes que normalmente estarían prohibidos como "muerte al invasor ruso".

En un comunicado, el portavoz de la compañía, Andy Stone, explicó que las excepciones se permiten con carácter temporal por la invasión rusa de Ucrania y que no incluyen amenazas de muerte "creíbles" contra civiles rusos. Sin embargo, Meta sí permite llamamientos a la muerte del presidente ruso, Vladímir Putin, y de su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, emitidos desde Ucrania, Polonia y la propia Rusia.

En tiempos normales, todos estos mensajes estarían prohibidos en las plataformas de la empresa al atentar contra sus normas comunitarias, que prohíben cualquier llamamiento a la violencia o mensaje de odio, y serían censurados por las redes sociales.
https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2022-03-11/rusia-terrorista-facebook-llamar-muerte-invasor-ruso-guerra_3390249/

Julián Assange y la ética de quita y pon de Estados Unidos (y del Reino Unido)

Julian Assange es australiano, ciberactivista, hacker, programador, informático teórico, escritor, periodista, presentador, empresario y activista de Internet conocido por ser el fundador, editor y portavoz del sitio web WikiLeaks. WikiLeaks publica y difunde información reservada y confidencial de interés público, incluyendo “secretos de Estado”.

Se ha demostrado en repetidas ocasiones que es cierta toda la información publicada por WikiLeaks, incluyendo la constante intervención de la embajada de Estados Unidos en la política diaria en España.

También los crímenes de guerra de Estados Unidos en Irak.

Julián Assange vivió de 2012 a 2019 en la embajada de Ecuador en Londres, para evitar su extradición a Suecia.

El primero de mayo de 2019, fue sentenciado a 50 semanas de prisión en Reino Unido por haber violado los términos de la libertad condicional concedida en el año 2010 por la justicia británica cuando el 19 de junio de 2012 se refugió en la embajada de Ecuador de Londres para evitar su entrega a Suecia, que quería interrogarlo por presuntos delitos sexuales (que quedaron en falsos).

Prisionero en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, en el sur de Londres, está bajo amenaza de extradición a los Estados Unidos, donde enfrenta hasta 175 años de prisión por espionaje.

La extradición de Julián Assange a Estados Unidos demuestra la falta de libertad de prensa en Estados Unidos. Y el cinismo de los países occidentales, ya que el caso de Julián Assange sería un caso arquetípico de concesión automática de asilo político.

Estados Unidos se arroga el papel de “vigilante de la democracia” y de la “libertad de prensa” en el mundo entero, y condena a regímenes varios, y a sus poblaciones, con sanciones tan duras como el bloqueo a Cuba y a Irán.

Estados Unidos tiene una ética de quita y pon, que tolera y protege a países brutales, como Arabia Saudí, Israel y Qatar. Pide democracia y libertad de prensa, pero según conviene.

La Unión Europea y la ética de quita y pon

Con nuestra típica superioridad moral europea tendemos a pensar que Europa es la Unión Europea, dejando fuera a países europeos como la propia Ucrania, y Rusia y Turquía y otros muchos más.

Gran parte del triunfo de Estados Unidos en la guerra de Ucrania es, justo, lograr sembrar de odio la relación entre países europeos, debilitando a Rusia y el flanco occidental de China (su verdadero enemigo a batir).

Además, tendemos a pensar que “nosotros lo hacemos mejor”. Pues no.

Por ejemplo, entre las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania se ha suspendido el sistema internacional de transferencias bancarias, el de la SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication). Es un gravísimo problema pues impide pagos y el comercio internacional ruso.

Para decirlo todo, no se ha roto por completo el sistema de la SWIFT. Algún banco ruso puede seguir operando con dicho sistema de pago, y así permitir la compra por la Unión Europea del gas ruso que se precisa para generar energía eléctrica y calefacción.

Es decir, la Unión Europea financia a Rusia y facilita la invasión de Ucrania mediante el dinero con el que compra el gas ruso. Ética de quita y pon, sanciones simbólicas en lo que no nos duele.

Los tratados de Maastricht y de Lisboa permiten sancionar al mundo para promover la democracia, los derechos humanos y la buena gobernanza...¡siempre que no se lesionen nuestros propios y superiores intereses!

Pero ¿qué es la ética?

La palabra “ética” proviene del griego ethos, que significa “rasgos o comportamientos de un individuo o grupo”, y aunque está muy emparentado con la idea de “moral”, no es un sinónimo.

Mientras la moral es el conjunto de principios, juicios o pautas que buscan regular la conducta humana en una determinada sociedad, la ética, es la disciplina que estudia y reflexiona sobre estos preceptosmorales y  la moral. Allí donde existe un dilema moral, existirá una pregunta ética.
https://concepto.de/etica/

Ginecología Comercial y su ética de quita y pon con los parches de la menopausia (terapia hormonal substitutiva)

Talidomida, dietil-estilbestrol, Essure, episiotomía, mallas vaginales y todo un museo de horrores que ha creado una Ginecología Comercial. Y ahora, otra vez, en 2022, la terapia hormonal en la menopausia.

Como siempre, torres de arrogancia sobre cimientos de ignorancia.

¿Cómo pudo pasar, se preguntó David Sacket en 2002, hace veinte años, tras comprobarse el desastre mundial del uso dañino de la “terapia hormonal en la menopausia” durante veinte años?

Por la arrogancia de la medicina preventiva, la que pretendía evitar infartos de miocardio en las mujeres durante el climaterio y en realidad los incrementaba, al tiempo que aumentaba los cánceres de mama, ictus y embolias pulmonares
https://rafabravo.blog/2019/08/08/la-arrogancia-de-la-medicina-preventiva/

Conviene repasar la historia que transformó una fase en la vida de la mujer en una enfermedad, justificando así su tratamiento durante décadas sin ningún fundamento científico.

No deje de leer, al menos, estos dos textos, por favor:

“Lo que una mujer no necesita” (sobre la medicalización y la MIEDOlicación de la vida de la mujer) https://gdtmujersomamfyc.wordpress.com/2013/01/15/recomendamos-leer-articulo-lo-que-una-mujer-no-necesita-de-roberto-sanchez-sanchez/

“De eternamente femenina a eternamente sana” (sobre la historia de cómo se impuso el uso irracional de la terapia hormonal en la menopausia). http://saludineroap.blogspot.com/2019/10/de-eternamente-femenina-eternamente-sana.html

Pues bien, veinte años, en 2022, hay 21 sociedades científicas españolas que nos recuerdan que: “Actualmente en España solo 4% de las mujeres con síntomas menopáusicos y 2,35% de las que están en la perimenopausia utilizan la terapia hormonal de la menopausia, una cifra que contrasta con 20% de las mujeres que recurrían a esta terapia hace 20 años”. En román paladino diríamos que el 96% de las mujeres que no utilizan las hormonas están evitando con ello el aumento de infartos de miocardio, cáncer de mama, ictus y embolias pulmonares.

Las 21 SUCIEdades científicas promueven un texto sobre “Terapia hormonal de la menopausia: documento de consenso "restituye" su papel frente al actual uso residual en España”. Aducen que "en la práctica una de cada cinco mujeres españolas de más de 50 años —alrededor de 1,6 millones— tiene ahora una peor calidad de vida de la que disfrutaban generaciones anteriores, debido al abandono de esta terapia, cuyo uso ha pasado a ser residual"
https://espanol.medscape.com/verarticulo/5908694?uac=316825DY&faf=1&sso=true&impID=4077697&src=mkm_latmkt_220313_mscmrk_mdsms_excnws_nl

Vaya, ética de quita y pon.

Quita durante 20 años, dado el espanto que generó el daño de la terapia hormonal en la menopausia, y pon cuando se juzga que se puede entrar de nuevo a promover el negocio.

¿Las mujeres?

Bien, que se jodan (que diría el presidente francés, Emmanuel Macron).

Síntesis

Tiene razón Mercedes Pérez-Fernández cuando dice irónicamente que la ética es la guinda del pastel.

De un pastel horrible como bien demuestran los casos generales del castigo a los oligarcas rusos, Meta y su política contra el odio, Estados Unidos con Julián Assange, la Unión Europea con la SWIFT y la Ginecología Comercial con la terapia hormonal en la menopausia.

Archivado en: