Cara Juan Gervas

El mirador

Degradan, denigran y privatizan lo público. La precariedad laboral de los médicos daña a médicos y a pacientes.

Doctor en Medicina. Médico General jubilado. Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; https://t.me/gervassalud

Guardar

juan-gervas
juan-gervas

El Mirador

La salud se ha convertido en el gran negocio del siglo XXI y, a juicio del autor, los cambios legislativos puestos en marcha están contribuyendo a ello a través de la privatización de lo público; eso sí, a costa de los más débiles económicamente y de los excluidos sociales.

La mortalidad global, y las MIPSE

La salud depende en poco de los servicios sanitarios, apenas en un 10%. Pero ese porcentaje es clave, pues significa, por ejemplo, evitar algunas causas de muerte como apendicitis. Son las MIPSE, las muertes innecesariamente prematuras y sanitariamente evitables. En inglés son las "avoidable deaths". Por ejemplo, es MIPSE la muerte por tétanos ya que se puede evitar con el cumplimiento del calendario vacunal (5/6 dosis en la infancia y adolescencia y la siguiente dosis de recuerdo a los 65 años). En España (y en Costa Rica) han trabajado sobre las MIPSE especialmente Rosa Gispert y Vicente Ortún http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112006000300004 http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1135-57272010000600008&script=sci_arttext

La mortalidad general es mucho más que MIPSE y bien lo demuestra el crudo mapa de la mortalidad en España de Joan Benach y José Miguel Martínez, que es la radiografía de la riqueza y la pobreza, de la desigualdad social y la insolidaridad. La desigualdad norte-sur demuestra cuánto se puede hacer con políticas generales, pues "detrás de estos patrones de mortalidad se encuentra el legado histórico de la industria y la agricultura, la geografía del tabaquismo, la inmigración que transforma las poblaciones y la diferente atención sanitaria" http://www.eldiario.es/ciencia/mortalidad-muestra-desigualdad-norte-sur-Espana_0_162384341.html

¿Cómo responder siquiera a la mortalidad ya que no a los retos de la salud? Lo mejor son soluciones solidarias, con un sistema sanitario público de cobertura universal. Este era el sistema que teníamos en España hasta el Real Decreto 16/2012 (el de la ignominia de la exclusión de inmigrantes en situación irregular, de mayores de 26 años que no hayan cotizado, etc). Con ese cambio se pasó de un sistema sanitario universal a otro de cotización, y se creó una forma de matar: la negación de la prestación de atención sanitaria necesaria http://www.mejorandolasaluddelmundo.com/2012_08_01_archive.html

El "amigo americano" y su tóxica influencia

El sistema sanitario intenta dar respuesta a los problemas de salud, pero muchos problemas de salud requieren respuestas "desde fuera" del sistema sanitario. Por ejemplo, para resolver el problema de la mortalidad infantil no hay nada como mejorar e incrementar los años de educación formal de las madres. También, no hay nada como evitar la pobreza infantil. En general, los niños pobres de las ciudades tienen el doble de mortalidad que los niños ricos. Pero en Estados Unidos la desigualdad social es máxima y por eso en Washington DC la mortalidad infantil entre los niños pobres es diez veces la mortalidad entre los niños ricos http://www.savethechildren.org/atf/cf/%7B9def2ebe-10ae-432c-9bd0-df91d2eba74a%7D/SOWM_EXECUTIVE%20SUMMARY.PDF

La mortalidad materna corre pareja a la infantil y, por ejemplo, en Estados Unidos la probabilidad de morir es diez veces la de Polonia http://www.cbsnews.com/news/us-ranks-worse-than-other-developed-nation-in-maternal-health/

Lo de Estados Unidos es además irónico, porque ellos se creen (y venden) que tienen el mejor sistema sanitario del mundo https://www.actasanitaria.com/the-best-health-care-in-the-world-las-mujeres-mueren-mas-jovenes-que-sus-madres-en-estados-unidos/

En realidad no tienen sistema ni nada que se le parezca, como declaró directamente un profesor de la Universidad de Indiana al preguntarle cómo no se había dado cuenta el sistema de que había un brote de SIDA en un pueblecito (142 casos en un pueblo de 4.300 habitantes). "El sistema no lo percibió porque no hay sistema" http://www.theguardian.com/us-news/2015/apr/30/indiana-needle-exchange-bill-hiv

A este modelo de desigualdad social nos llevan las políticas neoliberales que tienen de ejemplo a los Estados Unidos, con su desprecio a lo público y su entrega al mercado sin control. Es el modelo que impone la Unión Europea y que han aplicado/aplicarán en el sistema sanitario el PP y el PSOE, con CiU y probablemente Ciudadanos en el próximo futuro. Su consigna ciega es que "Menos Estado es mejor" y "Estados Unidos, el modelo".

La privatización sanitaria que no cesa

La salud es el gran negocio del siglo XXI y se mueve muy fácilmente a través de las sociedades "científicas" médicas y las asociaciones de pacientes, muchas de ellas amamantadas de continuo por las industrias que las guían. Se suele pensar en las industrias farmacéuticas, y es cierto, de forma que han perdido tanto crédito que llega a preocupar a los de la revista de negocios Forbes. Se les pide desde este medio que incrementen su transparencia en tres campos: 1/ el acceso a todos los datos de los ensayos clínicos, 2/ el dejar de ocultar y minimizar los efectos adversos de los medicamentos y 3/ el revelar las cuantías empleadas en pagos a médicos (sociedades "científicas" y asociaciones de pacientes, en el futuro) http://www.forbes.com/sites/johnlamattina/2015/05/05/transparency-is-still-a-problem-as-big-pharma-struggles-with-its-image/

Todavía no han perdido crédito, pero son más sucias las industrias tecnológicas (Siemens, General Electric, Phillips, Medtronic, etc). ¿Qué decir de las industrias alimentarias con sus dinosaurios, danacoles, actimeles, cocacolas, calcios-fósforos y demás basura que se vende bendecida por las sociedades "científicas"? A no olvidar la industria de la gestión, con sus agentes comerciales, alguno antiguo consejero de sanidad, yendo de aquí para allá vendiendo "programas de crónicos" y lo que se tercie, así sea puro humo que intoxique. Esta es la industria que está detrás de la privatización, la que corrompe a los políticos sanitarios para que los hospitales públicos acaben en manos privadas y, por lo pronto, para que se externalice hasta el sistema informático.

La industria de gestión logra éxitos tremendos poco visibles, sin perder su imagen, sin mancharse ni contaminarse. Por ejemplo, logra que se mantenga el régimen de privilegio de los funcionarios, tipo MUFACE, lo que significa que con dinero público se paga una atención privada. No es raro que el año pasado DKV conseguiera 27.000 nuevos clientes de MUFACE y lograra crecer hasta tener 1,67 millones de asegurados. http://www.forbes.com/sites/johnlamattina/2015/05/05/transparency-is-still-a-problem-as-big-pharma-struggles-with-its-image/

El sistema sanitario público español se degrada lentamente, con los recortes tipo motosierra que aplicó primero el PSOE (al caerse del caballo en 2011 el entonces presidente del Gobierno) y después el PP (siempre con CiU de compañía en Cataluña y en donde haga falta). Al cabo y a lo bruto, el gasto real por habitante se ha reducido en España un 21 % en sanidad (y un 22 % en educación) http://www.eldiario.es/canariasahora/economia/Canarias-comunidad-servicios-publicos-fundamentales_0_384262396.html

Tras los recortes brutales, la degradación del sistema sanitario público. Se incrementan las listas de espera, se dejan sin cubrir jubilaciones, no hay suplentes en vacaciones y la calidad general disminuye. Los pacientes que pueden "escapan" a lo privado, y por ello se incrementa el número de pólizas de las aseguradoras, hasta casi los 10 millones http://www.eldiario.es/sociedad/negocio-sanidad-privada-deterioro-sistema_0_333517352.html

Con ello se destruye la equidad, pues quien más necesita recibirá atención de "beneficencia", en un sistema degradado que se denigra de continuo. Se realiza, así, una privatización de facto y, como escribió Javier Padilla, "Cuando nos queramos dar cuenta nos estaremos secando las lágrimas con la tarjeta de Sanitas" http://medicocritico.blogspot.com.es/2015/05/la-vez-que-el-gobierno-no-nos-mintio-la.html

La precariedad de los médicos (en general jóvenes y mujeres)

Alguien tiene que prestar los servicios personales en un sistema nacional de salud, y son las mujeres jóvenes médicos las que se convierten en mano de obra barata. Ya tienen el aprendizaje del MIR, ese sistema esclavista que resuelve las guardias (el sumidero donde van a parar todas las necesidades no resueltas donde deberían). Se precariza de mil maneras, como bien describieron Roberto Sánchez, Ana Benet y Clara Benedicto (a la que despidieron en su último contrato por correo electrónico, después de 3 años de precaria con más de 50 contratos) http://www.diariomedico.com/2015/04/13/area-profesional/profesion/jovenes-relegados-urgencias-consultas-pediatria

Lo ha descrito Juan Irigoyen a propósito del "caso" de Clara Benedicto: "Esta precarización salvaje determina la conversión de la generación de Clara en piezas intercambiables para una asistencia mecanizada. Así, el encadenamiento de contratos los fragiliza y les niega la autoría de su propia biografía. Los convierte en seres que fluctúan en un medio que se sobrepone a ellos mismos. Su identidad es inevitablemente flotante, y el pasado, el presente y el futuro se encuentran desconectados. En estas condiciones es imposible hablar de vida profesional regida por la continuidad y el progreso. Son profesionales que han interiorizado que su vida profesional es transitar por caminos inacabados. Ningún proyecto orientado al futuro tiene garantías de poder realizarse”. http://gerentedemediado.blogspot.com.es/2015/05/se-nos-ha-ido-de-las-manos.html

Al final se llega a lo de Asturias, con médicos violados legal y laboralmente pues se les hacen contratos por horas y ¡hasta 3 "servicios" en un día! http://www.elcomercio.es/gijon/201504/29/medicos-eventuales-gijon-protestan-20150429002333-v.html

La precariedad no es un episodio laboral, no es algo neutral, sino que es un estado personal que afecta a todas las esferas vitales. Afecta a las vidas de quienes viven sin vivir en sí, pendientes del teléfono y de las próximas horas de trabajo http://www.juanirigoyen.es/2015/04/clara-benedicto-y-la-corrosion-del.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+TransitosIntrusos+%28Transitos+intrusos%29

¿Qué decir de los pacientes, cuando no hay suplentes y tienen que "migrar" a otras consultas, o cuando viene un suplente cada día, con contrato por las horas de duración de la pura consulta? ¿Cómo desnudarse física y psíquicamente ante un nuevo médico día sí y día también? ¿Cómo ser derivado para una prueba o para un especialista focal y tener que esperar meses y años? ¿Cómo ser atendido por un médico de guardia que lleva ya 20 horas de trabajo ininterrumpido?

Se daña la salud y el dinero al tiempo que disminuye la equidad y la eficiencia. Por ejemplo, la continuidad de cuidado hace eficiente a la atención primaria y todo ello se pierde (no es atención primaria) con la precarización http://equipocesca.org/fundamentos-y-eficiencia-de-la-atencion-medica-primaria/

En síntesis

Recortan con motosierra, degradan el sistema sanitario público, lo denigran de continuo, provocan una privatización sostenida y solapada al "expulsar" a quienes se pueden pagar la alternativa privada, disminuyen la equidad y deslegitiman los servicios públicos. Imitan a los Estados Unidos, y tendremos la salud de los estadounidenses (la peor del mundo desarrollado) con su gasto sanitario (el mayor del mundo) http://www.commonwealthfund.org/publications/press-releases/2014/jun/us-health-system-ranks-last

Alguien se está haciendo rico a costa de la salud de los españoles: los accionistas/empresarios corruptores y los políticos corruptos (más los intermediarios, en este caso muchos expertos, sociedades "científicas" y asociaciones de pacientes).