Cara Juan Gervas

El mirador

Certificados covid: ejemplo de inutilidad que daña

Guardar

Juan_Gervas_noviembre_2021
Juan_Gervas_noviembre_2021
La fiebre por el certificado covid, que en algún sentido se ha convertido como pasaporte frente a la pandemia, lleva al autor a profundizar por su sentido, que no lo tiene, y, sobre todo, por sus consecuencias, como es la potenciación del salubrismo, al convertir la salud en el único objetivo de la vida.
Discriminación digital. La brecha digital.
Ves las colas en los centros de salud.

Son viejos, básicamente.

¿Qué hacen aquí, con esta lluvia y este frío?

Es que necesitan el certificado de estar vacunados y revacunados contra la covid19 (o de haber pasado recientemente la covid, o de dar negativo en las pruebas de contagio). Son los certificados covid.

¿Para qué?

Para entrar en los bares y jugar a las cartas con sus amigos.

¿No se lo piden a la gente joven?

Sí, sí, también. Para entrar en bares, restaurantes, lugares de ocio/diversión, museos, gimnasios, conciertos y más.

¿No vienen los jóvenes?

Generalmente, no. Los jóvenes lo consiguen por vía digital, con sus teléfonos móviles.



El fin no justifica los medios
Que la salud sea la clave de una sociedad es una idea criminal, pues lo clave en una sociedad no es la salud sino la oportunidad de disfrutar de la vida, y no es lo mismo

¿Es buena idea querer que la salud sea la clave de una sociedad?

No. No es buena idea. De hecho, es una idea criminal pues lo clave en una sociedad no es la salud sino la oportunidad de disfrutar de la vida, y no es lo mismo.

El último ejemplo de la salud como clave de una sociedad, la eugenesia, acabó en la tragedia del nazismo en Alemania, y en la esterilización de miles de “desviados” en todo el mundo, especialmente en Australia, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Reino Unido, Suecia, Suecia y Suiza.

¿Por qué es una idea criminal?

Porque las ideas de la mejora de la especie humana conllevan el “permiso” para discriminar, para matar o para decidir que alguien no se reproduzca.

Las personas pierden su carácter de sagradas, pierden la dignidad inherente a todo ser humano y algunas son vistas simplemente como una carga a eliminar.

Cuando la salud es la clave de una sociedad, el “mens sana in corpore sano” se convierte en religión. Y si la salud se convierte en religión, la vida corre peligro.

Como escribió David Trueba: “Todos los caminos de la virtud llevan al nacismo”.

Quienes defienden  la eugenesia se sienten ungidos de ciencia, tocados por la verdad, se vuelven orgullosos, imbuidos de superioridad moral, con los prejuicios transformados en hechos e imponiendo la discriminación como forma de vida.

Las ideas eugenésicas implican objetivos que se aceptan fácilmente por la población ya que promueven medidas para (aparentemente) cumplir el fin del bien común.

¿Cómo?



Si se propone vacunar contra covid a la entera Humanidad, “para salvarla”, se acepta cualquier medida para conseguirlo

La perfección de la especie humana y la mejor salud pública son propuestas tan ambiciosas que dan cobijo a cualquier monstruosidad, incluyendo todo tipo de marginación.

Por ejemplo, si se propone vacunar contra covid a la entera Humanidad, “para salvarla”, se acepta cualquier medida para conseguirlo, sin parar en barras; es el paternalismo coercitivo en grado superlativo.

Algunos ejemplos de dicho paternalismo salubrista:

1/ certificados covid para el transporte y el trabajo (en Italia), y para el ocio en múltiples países (España incluida, donde la aceptación de la vacunación es excelente y lleva a más del 80% de cobertura),

2/ medidas draconianas de aislamiento a casos y controles en campos de concentración (Australia),

3/ cobrar la asistencia sanitaria por covid a los no vacunados (Singapur),

4/ bloquear a los países de África en que primero se secuenció la variante omicron (por más que existiera con antelación en Europa),

5/ atribuir a los no vacunados los nuevos brotes y nuevas variantes del SARS-CoV-2, cuando más bien son las vacunas las que presionan la evolución vírica y el escape del virus (sobre todo, en pacientes inmunodeprimidos vacunados),

6/ exigir para viajar y para el ocio una prueba negativa reciente, además del certificado de vacunación (Francia y Portugal),

7/ imponer la obligación de vacunarse contra la covid19 (Austria y pronto en Alemania y Francia),

8/ confinar en sus domicilios a quienes no están vacunados (Austria, y pronto en Alemania),

9/ considerar plenamente vacunado sólo por seis meses tras completar la última dosis (tres dosis, sugiriendo la cuarta, ya en Israel, y pronto en Francia, Italia y el Reino Unido),

10/ autorizar a la agencia de espionaje nacional a controlar los teléfonos móviles de pacientes que den positivo a la variante omicron, para identificar sus contactos y seguirlos (Israel),

11/ pedir "activismo guerrillero" contra los no vacunados (Salud Pública de Baleares, España; lo próximo será marcarlos a fuego, arrancarles la cabellera y/o la cabeza, y/o quemarlos en auto de fe en la Plaza Mayor) y

12/ forzar la vacunación con vacunas que probablemente sean totalmente inútiles contra la variante omicron, como una forma de consumir dichas vacunas a sabiendas de su inutilidad (sería mayor la coacción si se estableciera la obligatoriedad de la vacunación covid19).

¿Cumplir con la razón instrumental?

Sí, exacto. Los objetivos grandiosos anulan la tercera cuestión que es imprescindible responder para evitar la razón instrumental (el contestar sólo a dos preguntas: “¿Se puede hacer técnicamente?” y “¿Cumple sus propósitos?” olvidando la reflexión ética acerca de “¿Cuáles son sus consecuencias?”). El colmo es que el certificado covid ni siquiera cumple sus objetivos.

¿En España existió también el movimiento eugenésico?

Almudena Grandes lo resumió en su novela “La madre de Franquenstein” en la figura del psiquiatra Antonio Vallejo Nájera cuando visita el hospital psiquiátrico de Ciempozuelos: “el ideólogo de la eugenesia fascista española, creador de la teoría de que el marxismo era un gen perverso”.



El certificado covid no logra sus fines (evitar el contagio y la propagación del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2)

En la práctica ¿evita el certificado covid brotes y contagios?

No. La exigencia del certificado no se asocia a control de la propagación del nuevo coronavirus como bien demuestran los casos de los países europeos, con certificados covid y la pandemia descontrolada.

¿Hay algún ensayo clínico que dé respaldo científico al certificado covid al demostrar su utilidad siquiera en las condiciones ideales de tales ensayos?

No, ninguno. No hay fundamento científico ninguno.

¿Tiene alguna ventaja exigir el certificado covid?

Quizá pueda llevar a un incremento de la vacunación, y a una sensibilización que recuerde que la pandemia persiste.

¿Tiene desventajas el certificado covid?

Sí, muchas. Por ejemplo:

1/ hacer creer que las vacunas covid19 impiden el contagiarse y contagiar (dichas vacunas no impiden la transmisión del virus, y los vacunados se convierten en portadores y en un peligro para quienes no están vacunados, porque no quieren o porque tienen enfermedades del sistema inmune),

2/ cambiar las conductas de los vacunados, que se sienten seguros e “inmunes” y por ello ignoran las medidas de higiene como preferir lugares abiertos y bien ventilados,

3/ incrementar el rechazo a las vacunas covid de quienes ya previamente dudaban, al sentir que el Estado fuerza voluntades sin alternativas y, por consecuencia, “enquistar” el problema y dificultar el debate razonado,

4/ aumentar las diferencias de clase pues la cobertura vacunal suele ser menor en la población marginada, justo la que más precisa participar en la sociedad,

5/ estigmatizar a los no vacunados, señalándolos públicamente al no poder compartir espacios con el resto de la población,

6/ culpabilizar y hacer creer que los brotes se deben a los no vacunados (“pandemia de no vacunados” que dijo alguien y han repetido muchos, generando una “pandemia de imbéciles”),

7/ incrementar la obediencia ciega a decisiones totalitarias que carecen de fundamento científico y de ética,

8/ convertir a los teléfonos móviles y los QR (Quick Response code, «código de respuesta rápida», una especie de código de barras evolucionado)  en indispensables para acreditar obligaciones y derechos varios, no sólo en relación con la pandemia y la vacunación,

9/ crear una identidad digital que sea germen de un futuro que ligue actividades “autorizadas/permitidas” con creencias y conductas, al estilo de lo que ya existe en China (que permite diferenciar entre buenos y malos ciudadanos según se cumplan ciertas normas lo que conlleva a autorizar/negar actividades como viajar),

10/ normalizar formas de control digital que pongan los intereses de las industrias tecnológicas por delante de la salud pública que se dice promover, y

11/ facilitar la creación de grandes bases de datos sobre los movimientos de los ciudadanos al no existir instrucciones, transparencia ni control suficiente del uso digital de la información generada por los certificados covid; ello significa de facto una vigilancia de masas que podría incluso ligarse a datos biométricos (identificación facial automática, por ejemplo) y a las historias clínicas electrónicas (fuente final de certificación del estado vacunal).



Síntesis
Los pasaportes/certificados covid no cumplen los fines con los que se implantan y tienen graves inconvenientes. Si los políticos persisten en su imposición tendrán que dar cuentas respecto a quien sirven, si a la población que los eligió o a las industrias que se benefician de la situación (farmacéuticas, de distribución, de educación a distancia y tecnológicas, entre otras).

Los pasaportes/certificados covid “conllevan graves problemas de equidad, éticos, de justicia, legales, morales y de solidaridad y se refiere directamente a la tensión entre libertad y seguridad, entre protección de la intimidad y el secreto profesional y, en general, a los derechos humanos básicos que no deberían ser «aplanados» por ningún virus ni pandemia, ni por las medidas de control. Lo clave es disminuir el daño del virus y al tiempo crear más solidaridad y libertad, en el sentido de cooperación como humanos”.

Es urgente el debate público y la transparencia para la eliminación de los pasaportes/certificados covid y para conocer acerca de sus usos ilegítimos.

 

Textos básicos empleados como referencias

Declaración del #siapcovi19 sobre pasaportes serológicos.https://covid19siap.wordpress.com/declaracion-del-siapcovid19-sobre-pasaportes-serologicos/

Do covid passports work?https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0262407921014913

Domestic COVID certificates: what does the evidence say?https://algorithmwatch.org/en/domestic-covid-certificates/

Function creep in pandemic mode: the strange case of the Covid-19 certificates (1/3)https://www.re-check.ch/wordpress/en/function-creep-covid-19-certificates/

Los expertos de Sanidad consideran que el pasaporte COVID no sirve para reducir los contagios en Españahttps://www.eldiario.es/sociedad/expertos-sanidad-consideran-pasaporte-covid-no-sirve-reducir-contagios-espana_1_8539956.html

On the Rise of Our Technocratic Biosecurity Surveillance Regimehttps://aaronkheriaty.substack.com/p/on-the-rise-of-our-technocratic-biosecurity-ea6 

The potential impact of vaccine passports on inclination to accept COVID-19 vaccinations in the United Kingdom: Evidence from a large cross-sectional survey and modeling studyhttps://www.thelancet.com/journals/eclinm/article/PIIS2589-53702100389-8/fulltext