Dimes y diretes

La alta huella de carbono de los Inhaladores pMDI

Guardar

inhaladores alergia
inhaladores alergia

En la reciente actualización de la Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA), publicada como GEMA 5.2, y en la que han más de 15 sociedades científicas, como Separ, Semergen o Seaic, se llama la atención sobre los propelentes hidrofluorocarbonados (HFC) de los actuales inhaladores de cartucho presurizado (pMDI) que contribuyen al calentamiento global como gases de efecto invernadero130,131, y que se están investigando nuevos propelentes HFC menos contaminantes y que, hasta que éstos no estén disponibles, podría ser preferible el uso de dispositivos de polvo seco o niebla en nuevos pacientes. En la actualizada GEMA 5.2, que es una guía de práctica clínica basada en la evidencia, se recogen las citas bibliográficas publicadas a lo largo de 2021 y principios de 2022 y, entre otras cosas, se advierte que el cambio de inhalador, por motivos no clínicos, podría suponer un riesgo de deterioro de la enfermedad y/o promover una baja adhesión terapéutica (incluyendo una técnica de inhalación deficiente con el nuevo dispositivo). Los especialistas recuerda que, hace un año, The BMJ publicó un artículo que analizaba el impacto de la huella de carbono de los inhaladores para asma y epoc, el cual concluyó que los inhaladores presurizados (pMDI) suponen un alto coste para la huella de carbono y la producción de efecto invernadero en comparación con los inhaladores de polvo seco y niebla fina. Concretamente en España se consumen alrededor de 34 millones de inhaladores cada año y algo menos de la mitad, 16 millones, son pMDI. Además, los inhaladores de polvo seco y los de niebla fina tiene un impacto sobre la huella de carbono cerca de 40 veces inferior.

 

Documentos

Archivado en: