cara Carlos Nicolas

Apunte del día

La reforma sanitaria del PP o el que 'se jodan' los pobres

Guardar

A medida que pasa el tiempo cada vez queda más claro que la reforma sanitaria del Partido Popular (PP), plasmada fundamentalmente en el Real Decreto Ley 16/2012, no tenía otra intención que favorecer un proceso de marginación de unos ciertos sectores de la sociedad, con especial referencia a los menos pudientes, y propiciar un nuevo modelo de beneficencia que tan gran recuerdo parece traerles a sus dirigentes. De otro modo resulta difícilmente comprensible que, de nuevo, desde el gobierno del señor Rajoy, incluso en funciones, se haya decidido recurrir los decretos de la Generalidad Valenciana por los que se eliminaban los efectos negativos de los copagos en farmacia y material ortoprotésico a los más desfavorecidos económicamente.

Anteriormente, ya se había actuado desde el ejecutivo central contra los gobiernos que decidieron devolver la univeralización de la asistencia a todos los ciudadanos, en contra del modelo instaurado por la reforma del PP. De momento, la situación está en compás de espera y habrá que confiar que el derecho a la salud que consagra la Constitución lleve al Tribunal Constitucional a ofrecer una versión más acorde con el texto que deben representar, poco acorde con el de la reforma de los populares.

Que la decisión de acabar con el copago farmacéutico en la Comunidad Valenciana no fue una decisión fácil lo puso de manifiesto, entre otras actuaciones, le negociación que hubo de llevar a cabo con las oficinas de farmacia que, últimamente, se habían visto bastante ninguneadas desde la administración autonómica. Pero se consiguió. Y de la medida, hasta el 29 de marzo, se han beneficiado 807.279 pacientes: en farmacia, 710.693 pensionistas y 95.029 personas con diversidad funcional; y 1.557, con material ortoprotésico.

Vamos, que la medida era necesaria para muchos ciudadanos que, posiblemente, antes no acudían a por sus medicamentos. Está claro que, a la vista de los hechos, puede decirse que la política sanitaria del señor Rajoy para los menos pudientes es la que, a voz en grito, defendió una de sus diputadas en el Congreso, la valenciana Andrea Fabra, cuando presentó la reforma sanitaria: "Que se jodan".