cara Carlos Nicolas

Apunte del día

A Miguel Carrero se le viene abajo la mutua Previsión Sanitaria Nacional (PSN)

Guardar

Convencion PSN 2019
Convencion PSN 2019

la culpa es de la circunstancias

Cuando Previsión Sanitaria Nacional (PSN) tiene preparadas unas cuentas (Informe de la situación financiera y de solvencia, Ejercicio 2019) con unos resultados sorprendentes (5,7 millones de euros después de impuestos y un patrimonio neto de 79,6 millones de euros), su presidente, Miguel Carrero, anuncia la puesta en marcha de un ERE (despido colectivo) en su Red Comercial "para adecuar su estructura a las nuevas necesidades de eficacia y eficiencia", una decisión que, sobre todo, ha sorprendido a los propios comerciales por la valoración que se hace de su trabajo y, sobre todo, que se trate de atribuir a las circunstancias (la pandemia de la Covid-19) la situación por la que atraviesa la mutua.

Al igual que hace apenas dos semanas lo hizo para anunciarles el punto final del proyecto de seguro de salud, el SALUP, el presidente de PSN ha vuelto a remitir un escrito a los mutualistas ("pesenistas" los llama) para anunciarles la mala marcha de la red comercial y la puesta en marcha de un ERE para recortar puestos de trabajo. Lo que no dice, como tampoco lo hizo al anunciar el cierre de Salup, que la actual organización comercial la llevó a cabo él, por lo que debe atribuirse su fracaso. No lo hará, porque la culpa es de las circunstancias.

De nuevo, como ha venido ocurriendo desde que Miguel Carrero es presidente de PSN, se recurre a la falacia, cuando no al engaño, para justificar su actuación, ya que se trata de un ejercicio personal de la presidencia, pues el resto de los integrantes sólo calla y otorga, y percibe sus buenos emolumentos. No se tiene constancia de que haya contradicho al presidente Carrero en algún momento. Y los mutualistas no se enteran. Podrían haber conocido porqué se dedicaron 11 millones de euros para un proyecto de seguro de salud que no ha servido para nada, o por qué se creó la agencia de mediación comercial que ahora se cuestiona.

Lo que llama la atención es que nunca se ha oído ninguna voz discrepante con el presidente Carrero, que ha hecho de PSN una especie de finca personal y familiar, del la que no da cuentas a nadie. Tan es así que, cuando la Dirección General de Seguros (DGS) llevó a cabo una inspección en la mutua (años 2009 y 2010), ni el entonces secretario del Consejo de Administración, Fernando Gutiérrez, tuvo conocimiento de que se estaba realizando la inspección, de la que tuvo conocimiento cuando se había concluido y presentado a la mutua. Así actúa Miguel Carrero.

Pero todo es un suma y sigue en el hacer del presidente de PSN a quien, por lo que parece, nadie le pide cuentas. De todos modos, habrá que esperar a las que presente en la Asamblea de este año para saber por dónde se anda.