Política y Sociedad AMYTS no considera vinculantes las decisiones de la última mesa sectorial

La OPE de las primeras categorías del SERMAS se convocará sin acuerdo total con los sindicatos

La Mesa Sectorial extraordinaria de este 14 de junio, continuación de la celebrada el 11 del mismo mes, ha tenido como resultado un acuerdo entre sindicatos y Administración para la convocatoria del examen de las primeras categorías de la OPE del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), aunque con posturas como la del sindicato médico madrileño AMYTS, que considera que la forma de actuar de la Administración les lleva a no considerar como vinculantes ninguna de las decisiones tomadas en esta reunión.

Este sindicato, en primer lugar, expone lo ya criticado durante esta semana: la rectificación de criterios de las convocatorias por parte de la Dirección General de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid, que provocó la cancelación de la reunión del día 11 parta que los sindicatos pudieran revisar los nuevos borradores y presentar las pertinentes alegaciones.

“Con poco tiempo, para analizarlo, acudimos a la reunión, que, como era de esperar tras esta actitud, se prolonga durante horas interminables sin lograr alcanzar un acuerdo. Al final de dicha reunión se acuerda volver a convocar la Mesa para el jueves día 14 de junio, comprometiéndose la Administración a enviar previamente el borrador que se propone como punto de partida”, expone el sindicato.

Sin tiempo para revisar

Este nuevo borrador, sin embargo, llegó a AMYTS “a las 17.06 horas” del día 13 de junio, “ya sin tiempo de poder revisar y analizar las modificaciones que se proponen y poder discutirlo en los órganos de consulta y decisión” de la organización sindical.

“Entendemos, por tanto, que no hay tiempo real para preparar una postura y, por tanto, para poder considerar la reunión del 14 como una verdadera negociación, por lo que entendemos que tal reunión tendrá la consideración de reunión de debate y exposición de posturas, y que con posterioridad se enviará la propuesta definitiva para aprobación de la Mesa, con una antelación suficiente para poder tomar una postura ante ella”, critican.

“No aceptaremos, pues, ninguna propuesta de votación final, y desde luego no consideraremos ninguno de los acuerdos que se pudieran llegar a alcanzar como vinculantes para una posterior negociación en torno a los procesos selectivos relativos a las categorías de facultativos”, prosigue AMYTS.

Acuerdos sin alegaciones

Sin embargo, la reunión sí que sirvió para continuar el debate, retrasado por la Administración madrileña, sobre criterios para realizar y convocar los exámenes. Estas convocatorias no incluirán alegaciones presentadas por AMYTS, sindicato que espera que sí se tomen en cuenta a la hora de hacer el llamamiento a las categorías médicas.

“La necesidad de adaptar el esquema general del baremo a cada categoría es reconocida por la Administración, que de todas formas se resiste a ello. Finalmente, sin la participación de AMYTS en la votación, se aprobó por mayoría la publicación de las convocatorias referidas, publicación que se fija por parte de la Administración en el lunes 25 de junio, para limar algunos aspectos técnicos de la misma y encontrar hueco en el Boletín de la Comunidad”, concluye el sindicato.

Ejemplos de alegaciones y de baremo

Entre las alegaciones presentadas por el sindicato se encuentra la petición de que se incluya como causa de exclusión de ser miembro del Tribunal el ser o haber sido jefe de servicio durante los últimos cinco años en el mismo servicio o unidad funcional que cualquiera de los candidatos o en cualquiera de las plazas que se puedan ofertar.

AMYTS también solicita que, para garantizar la equidad y evitar al máximo el riesgo de filtraciones interesadas, la configuración del examen se realice de forma aleatoria a partir de una base amplia de preguntas (4.000-5.000) confeccionadas por fuentes externas al propio Tribunal (Servicios de Salud, Sociedades Científicas, Comisiones de Especialidad…) en base a los temarios propios de cada una.

Así, la convocatoria final para categorías como la de Fisioterapia incluye criterios como que la fase de oposición se compone de un ejercicio único que consistirá en la contestación por escrito en el plazo de 120 minutos de un cuestionario tipo test de 100 preguntas, que estarán relacionadas con el contenido propio de la categoría, y de 10 preguntas de reserva. Cada pregunta constará de cuatro respuestas alternativas siendo únicamente una la correcta.

Las respuestas correctas puntuarán positivamente, las no contestadas no tendrán valoración alguna y las contestadas erróneamente restarán un cuarto del valor asignado a las respuestas correctas. La puntuación máxima posible será de 50 puntos, lo que determinará el escalonamiento del resto de puntuaciones.