Política y Sociedad durante un período de seis meses

La OMS pone 120 millones de test rápidos Covid-19 a disposición de países de bajos y medios ingresos

— Madrid 29 Sep, 2020 - 4:03 pm

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que el Acelerador de acceso a herramientas Covid-19 (ACT-Acelerator) llegó a un conjunto de acuerdos para poner a disposición de los países de ingresos bajos y medianos un total de 120 millones de pruebas rápidas de antígeno Covid-19 “asequibles y de alta calidad”.

Estos test se suministrarán “durante un período de seis meses” por un “precio máximo de cinco dólares la unidad (4,29 euros)”, como parte de una “estrategia vital” contra la Covid-19, señala este organismo internacional. “Esto permitirá la expansión de las pruebas sobre todo en áreas de difícil alcance, en aquellas zonas que no cuentan con instalaciones de laboratorio o lo suficientemente capacitados con profesionales sanitarios para llevar a cabo las pruebas de PCR”, indica su director general, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La directora ejecutiva de la Fundación para nuevos diagnósticos innovadores (FIND), doctora Catharina Boehme, y el director ejecutivo del Fondo Mundial, Peter Sands, explican que, para conseguir esto, “se han desarrollado acuerdos de garantía de volumen entre dos fabricantes y la Fundación Bill y Melinda Gates, que harán que estas nuevas pruebas de diagnóstico rápido, altamente portátiles y fáciles de usar, estén disponibles”.

“Aunque hemos avanzado muchísimo, todavía quedan muchos desafíos para llegar a todos aquellos que necesitan las pruebas, y para reducir el precio de estas; y, para ello, necesitamos cubrir la financiación”, apunta Catharina Boehme, que destaca la necesidad de que los países sigan invirtiendo en el programa ACT-Accelerator de la OMS.

Resultados en 30 minutos máximo

Las pruebas en cuestión, desarrolladas por la compañía farmacéutica Abbott y SD Biosensor, brindan resultados en entre 15 y 30 minutos. Peter Sands considera que estos acuerdos “permitirán a los países de ingresos bajos y medios el comenzar a cubrir la dramática brecha de pruebas existente entre los países ricos y los pobres. Llevar 120 millones de pruebas en seis meses supone un aumento impresionante con respecto a lo que hemos hecho hasta ahora”.