Política y Sociedad Tras un informe en el que podía entenderse que era "deontológicamente correcto" su uso

La OMC aclara su rechazo a la homeopatía por no tener “ninguna evidencia científica de eficacia”

— Madrid 12 Jun, 2018 - 5:55 pm

La Organización Médica Colegial (OMC) ha salido al paso de las críticas contra su postura sobre la homeopatía en un informe en el que explicaba que “es deontológicamente correcto el ofrecimiento y uso, por parte de los médicos, de procedimientos no validados científicamente”, para rechazar “por contrarias a la deontología y ética médica, a todas las prácticas invalidadas científicamente, incluyendo la homeopatía”.

En concreto, el mencionado informe se elaboró tras una consulta planteada por el miembro de la Junta Directiva de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP), Fernando Cervera, quien pidió amparo del Consejo General de la OMC y del Observatorio de la OMC contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias.

En su respuesta, la OMC especifica, primero, que “son contrarias a la deontología médica las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las invalidadas científicamente, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida”.

Diferencias de conceptos

Sin embargo, el segundo punto de sus conclusiones afirma que “es deontológicamente correcto el ofrecimiento y uso, por parte de los médicos, de procedimientos no validados científicamente, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos básicos: no provocar daño al enfermo (primum non nocere), no ser excusa para abandonar o no iniciar la práctica médica científica, informar adecuadamente y tener el consentimiento del enfermo”. Es aquí donde estuvo la ambigüedad y el malentendido.

La OMC, en su comunicado de aclaración, explica que diferencia entre prácticas “invalidadas científicamente” y aquellas que están aún en investigación. En el primer punto, descarta las primeras, pero cree necesario “ofrecer unas condiciones exigibles para aquellas prácticas médicas que, de acuerdo a la lex artis, estén o puedan incluirse en un proceso de validación científica, es decir de investigación”.

A estas se refiere en el segundo y controvertido punto. Por tanto, este ofrecimiento y uso “deontológicamente correcto” no está dirigido “a las prácticas invalidadas científicamente que previamente habían sido excluidas en el punto primero”, donde se incluye a la homeopatía.

Insiste en su rechazo

“El médico que ejerza y aplique técnicas o terapias no reconocidas legalmente ni avaladas por la comunidad científica ni académica, tiene el deber de informar adecuadamente a sus pacientes de manera entendible y asumir, si es el caso, todas las obligaciones y responsabilidades jurídico legales, profesionales y deontológicas (CDM) que puedan derivarse y que marcan la actividad médica de la lex artis ad hoc y el Acto médico en sensu estricto”, prosigue la OMC.

Para ser contundente y que no quede lugar a dudas, la organización médica muestra su rechazo “por inaceptables y contrarias a la deontología médica todas las prácticas invalidadas científicamente y consideran las mismas ajenas a la ciencia y profesión médica”. “Entre esas prácticas se encuentra la homeopatía, la cual no ha podido demostrar hasta la fecha ninguna evidencia científica de eficacia médica fuera del efecto placebo”, insiste.

4 Comentarios

  1. Jorge Barron Fernandez says:

    El pretexto de la OMC para justificar el negocio de algunas consultas médicas no cuela. No pueden permitirse prácticas cuya eficacia y seguridad no han sido demostradas mediante el método científico, sin excepciones. Para aplicar terapias que se encuentran en “un proceso de validación científica”, hay que participar con consentimiento informado en un ensayo clinico autorizado. Otra falacia: Se puede demostrar que una terapia es eficaz, pero no que no lo sea. Por lo que el argumento “no se ha demostrado su ineficacia” no es epistemológicamente válido.

  2. Miguel says:

    Obvio los intereses económicos de las farmacéuticas. Lógico que los médicos teman por las consecuencias de dejar de recetar tantos medicamentos. Muy triste la verdad, es el futuro de todos. En resumen, el enfermo mejor que sea enfermo y por más tiempo. La medicina tradicional en poco casos termina por atajar la raíz de los problemas.

  3. Fernando Sanabria says:

    Me pregunto, todos los demás países que por ejemplo usan la acupuntura en su sistema de salud, como Francia desde hace 40 años, USA desde 1997, después de haber realizado pruebas clínicas la FDA, Inglaterra, Alemania, son todos unos ignorantes paletos a los cuales se ha engañado, o esos cuatro iluminados, que la quieren prohibir en España, son los únicos seres inteligentes en este planeta? Si llegan a hacerlo, se revestirán de gloria, serán el hazmerreír del mundo entero y acabarán por volverla a autorizar. Y sino al tiempo.

Deja un comentario