Política y Sociedad reivindica que no se trata de un debate "exclusivamente médico"

La OMC considera “un error” que la eutanasia no se incluya en una Ley de atención al final de la vida

Ante la toma en consideración, en el Congreso de los Diputados, de la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, impulsada por el Grupo Parlamentario Socialista (GPS), el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), el doctor Serafín Romero, ha calificado de “error” el hecho de que la norma “salga sola” y no dentro de una normativa que regule “la atención integral al final de la vida, donde se incluya todos y no se deje a nadie atrás”.

Serafín Romero

Así lo expuso Serafín Romero en un encuentro en la sede de la OMC con motivo de su centenario, en el que recordó que la postura de esta corporación está recogida en la Declaración de Melilla, en línea con la Asociación Médica Mundial (AMM). “Nos hemos posicionado a través del propio Código Deontológico, que es estar a favor de la vida”, señaló. En dicho Código, queda reflejada la posición de la OMC contra “la obstinación terapéutica” y en favor de “la autonomía del paciente por encima de todo” y de la “sedación paliativa”. Sin embargo, “el médico no procurará la muerte, aunque el propio paciente nos lo pida”, argumentó.

“La eutanasia no es un debate exclusivamente médico. Independientemente de que se regule, no podemos mirar a otro lado con las personas que no reciben la atención necesaria. Pedimos una ley integral de atención al final de la vida porque entendemos que no tiene que haber una ley solo desde el ámbito sanitario, sino desde lo social. Hay personas que no tienen apoyo social ni familiar, no tienen adaptación del hogar, que, por eso, pueden sentir que no pueden seguir viviendo dignamente”, detalló el presidente de la OMC.

“Son pacientes que están en una situación insoportable, y se puede dar a entender que la única opción que les queda es la eutanasia. No entendemos ese cambio conceptual de prioridad. La sociedad española no puede permitirse no atender esto. Para nosotros, no es blanco y negro, y no puede ocurrir lo que ocurrió con la ley del aborto, que, al principio, se incluía en una ley de salud sexual y reproductiva y que se quedó, al final, solo en ley del aborto”, denunció Romero.

Los médicos de Madrid

El Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) “no tiene una posición sobre la eutanasia. Lo que ha hecho es una encuesta que habla sobre la ley, no sobre la eutanasia en sí”, expresó Romero, quien explicó que si la OMC no acudió al Congreso de los Diputados cuando se tramitó la propuesta socialista fue porque no recibieron invitación para ello. “No nos hemos planteado que tuviéramos la oportunidad de estar allí”, apuntó.

Dado que, por su parte, el Grupo Parlamentario Popular (GPP) en la Cámara Baja presentó una propuesta de ley relativa a los derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de la vida, el presidente de esta institución afirmó haber participado igual que lo hizo “en todas las leyes sobre atención al final de la vida, como la de Ciudadanos, la de Andalucía, etc.”.

Inequidad del sistema

“No puede ser que haya comunidades autónomas que han legislado sobre el final de la vida y otras que no. Nuestro sistema sanitario se ha dejado la equidad en el camino. Vamos a defender un compromiso nacional con un presupuesto”, recalcó Romero, quien apeló a la necesidad de que, de llegarse a aprobar la ley de eutanasia, se garantice “al ciudadano que opte por esa decisión que se le hará en las mejores condiciones de seguridad y objetividad, y que se garantice al médico la objeción de conciencia, así como su capacitación”.