Industria farmacéutica

Nuevos datos del uso conjunto de Vemurafenib y Cobimetinib, presentados en ASCO

— Madrid 5 Jun, 2014 - 10:13 am

La lucha contra el melanoma avanzado acaba de registrar un avance clave en el control de la enfermedad en fase avanzada al comprobarse que la combinación de dos fármacos biológicos permite frenar la progresión de este tumor durante más tiempo: el uso conjunto de la terapia experimental Cobimetinib (GDC-0973) y la recién aprobada en España Vemurafenib (Zelboraf®) logró que los pacientes vivieran una mediana de 13,7 meses sin experimentar un avance de la enfermedad (supervivencia libre de progresión / SLP). Se estima que el 83% de ellos estaba vivo al cabo de un año.

image__Roche_126129900327474656Los datos relativos a esta estrategia proceden del estudio fase Ib, BRIM7. Los primeros resultados se presentaron el mes pasado en Vilna, Lituania, en el Congreso de la Asociación Europea de Dermato-Oncología (EADO); ahora se acaban de presentar nuevos datos en el 50 Congreso de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO) celebrado en Chicago (30 de mayo – 3 de junio), la cita mundial más relevante sobre investigación del cáncer.

Los resultados del BRIM7 suponen la presentación oficial del inhibidor de MEK Cobimetinib como opción de tratamiento, combinada con el inhibidor de BRAF Vemurafenib, para pacientes que expresan la mutación de la proteína BRAF V600, presente en el 40-60% de todos los casos de melanoma. Esta combinación de fármacos permite bloquear diferentes regiones alteradas en la célula tumoral. En el estudio participaron tanto pacientes que habían recibido antes Vemurafenib como aquellos que recibían la combinación como terapia de inicio.

Carga metabólica

En Chicago se han presentado datos sobre el valor de la carga metabólica del tumor como factor predictivo de la supervivencia global (SG) en pacientes que han recibido el tratamiento combinado con Vemurafenib y Cobimetinib. Este trabajo sugiere que este aspecto puede ser de ayuda para prever la SG.

Según el estudio BRIM7 (NO25395), el 87% de los pacientes con mutación BRAF (n=63) que no habían recibido tratamiento previo respondieron al tratamiento combinado; un 10% de ellos alcanzó una respuesta completa. Otro 10% consiguió la estabilidad de la enfermedad. La mayoría de las respuestas se registró en las primeras seis semanas desde el inicio del tratamiento.

En aquellos pacientes que habían progresado a una terapia previa con Vemurafenib (n=66), las tasas de respuesta y de enfermedad estable fueron del 15% y 42%, respectivamente. En este grupo la SLP se cifró en 2,8 meses, y se estima que un 32% estaba vivo al cabo de un año. El estudio BRIM7 mostró que la combinación de Cobimetinib y Vemurafenib podría administrarse de forma conjunta, permitiendo a los pacientes incluidos recibir la pauta óptima de la combinación. En el total de pacientes que participan en el estudio (n=129), los efectos adversos más comunes fueron diarrea (64%), erupción no acneiforme (60%), fatiga (48%), nausea (45%), alteración hepática según prueba de laboratorio (40%) y fotosensibilidad (40%). Las complicaciones de grado ≥ 3 fueron alteración hepática según prueba de laboratorio (11%), carcinoma cutáneo de célula escamosa (9%), erupción no acneiforme (8%), anemia (7%), dolor en articulaciones (6%), fatiga (5%) y diarrea (5%).

Actualmente Roche está esperando los datos del estudio fase III (coBRIM; GO28141) en el que se analiza la eficacia y tolerancia de la combinación Cobimetinib y Vemurafenib frente a Vemurafenib en monoterapia, en pacientes con melanoma avanzado no tratados previamente y con mutación BRAFV600. Los resultados preliminares estarán disponibles a finales de este año.

Melanoma y mutación BRAF

En España se detectan al año unos 3.600 casos de melanoma, una proliferación maligna de los melanocitos que se desarrolla en la piel en más del 95% de los casos, sobre todo en tronco y extremidades. El melanoma cutáneo constituye un 4-10% de todos los tipos de cáncer diagnosticados en nuestro país. La supervivencia a los cinco años tras el diagnóstico es del 90% en fase temprana e inferior al 10% cuando está avanzado o en fase metastásica.

La mutación BRAF está presente en aproximadamente la mitad de todos los casos de melanoma y en el 8% del resto de tumores. Cuando se producen mutaciones celulares que impiden que la proteína BRAF desempeñe su labor, el resultado suele ser un exceso de señalizaciones, lo que a su vez provoca un crecimiento celular descontrolado.