Sin categoría

Nueva técnica para tratar los casos de ictus sin causa conocida

En el marco del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2013, se han expuesto los resultados de ensayos aleatorizados y datos observacionales que evidencian la eficiencia del cierre percutáneo del FOP, mostrando la reducción de episodios de ictus, con resultados que igualan o incluso superan a los obtenidos con el tratamiento convencional mediante fármacos antiagregantes o anticoagulantes.

Nueva técnica para tratar los casos de ictus sin causa conocida“La relación causal entre FOP e ictus criptogénico aún sigue siendo incierta y no existe un consenso global, ni por parte de las Guías de Práctica Clínica neurológicas ni cardiológicas, sobre la indicación de esta técnica. Así, es fácilmente entendible la controversia aun existente respecto a cuál debería ser el tratamiento de elección, si la indicación del mismo mediante tratamiento farmacológico o el cierre percutáneo mediante dispositivo oclusor”, manifestó l Dr. Felipe Fernández-Vázquez, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de León.

 

Por todo ello, destacó el Dr. Fernández-Vázquez, “quizás sean óptimos candidatos a la realización de este procedimiento percutáneo, los pacientes que hayan sufrido un ictus criptogénico y que, además de poseer FOP, tengan múltiples factores de riesgo que incrementen a su vez el riesgo de un potencial nuevo ictus, o aquellos pacientes que presenten recidiva de ictus embolico estando bajo tratamiento y no toleren los fármacos”.

 

TAVI, ahora también en pacientes de riesgo intermedio

 

El recambio valvular aórtico por vía percutánea (TAVI) también podría aplicarse a pacientes de riesgo intermedio. Así lo manifestó el Dr. Alfredo Gómez Jaume, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardiólogo intervencionista del Servicio de Cardiología del Hospital Son Espases de Palma de Mallorca, que impartirá una sesión esta misma tarde, dónde se hablará de las futuras aplicaciones de TAVI.

 

A día de hoy, el TAVI sólo está indicado como tratamiento de elección para aquellas personas que, debido a una estenosis aórtica grave (estrechamiento anormal de la válvula aórtica que afecta al 5,5% de las personas mayores de 75 años), requieren de un reemplazo valvular aórtico pero no pueden ser intervenidas mediante cirugía convencional, que es el tratamiento estándar, por tratarse de pacientes de alto riesgo quirúrgico o directamente inoperables, posición en la que están al 30% de los pacientes que sufren esta enfermedad.

 

Ahora, están empezando a salir datos procedentes de hospitales de Alemania, Canadá, Estados Unidos, etc., que sugieren que la aplicación de esta técnica percutánea también daría buenos resultados en pacientes considerados de riesgo intermedio que, según las escala de evaluación de la Asociación de Cirujanos Cardiotorácicos de Estados Unidos, incluiría aquellos pacientes que poseen un riesgo de mortalidad por cirugía de entre un 3% y un 8%.

 

“La respuesta entre los dos extremos es clara: respecto a los pacientes de alto riesgo, que son inoperables, el TAVI es una opción y, respecto a los pacientes de bajo riesgo, la cirugía es la opción preferentemente recomendada. Por lo que hace a los pacientes de riesgo intermedio, nos encontramos que están apareciendo resultados positivos del TAVI en algunos registros, comparables con los resultados de la cirugía, y se encuentran en fase avanzada de realización dos estudios comparativos entre TAVI y cirugía que ayudaran a clarificar el papel real del TAVI en pacientes de riesgo intermedio”, señala el Dr. Alfredo Gómez.