Política y Sociedad Con la creación de la Fundación Diabetes Novo Nordisk

Novo Nordisk suma esfuerzos para combatir la doble pandemia de Covid-19 y diabetes

Olga Espallardo, Esteban Jódar y Mercedes Rizo

La compañía farmacéutica Novo Nordisk ha multiplicado esfuerzos para combatir la doble pandemia que supone que coincidan en el tiempo la enfermedad de la Covid-19 y la diabetes cronificada, que afecta a seis millones de personas en España.

Con la recién creada Fundación para la Diabetes Novo Nordisk (FDNN), los miembros del movimiento asociativo de pacientes, los profesionales sanitarios y las Administraciones públicas, implicados todos ellos en el abordaje de la diabetes, pueden contribuir, desde ahora, a un mejor desarrollo de la Sanidad española y, en especial, a un enfoque más completo de esta enfermedad también denominada como pandemia del siglo XXI, a partir de una nueva visión recogida en el decalogo FDNN presentado en esta fecha por la nueva entidad.

Olga Espallardo

Compromiso centenario y renovado

La presidenta de la FDNN, Olga Espallardo, explicó al iniciar la presentación que, después de más de 22 años de historia de la Fundación para la Diabetes en España, y de casi un siglo de experiencia de esta compañía farmacéutica en todo el mundo, la presentación de la Fundación para la Diabetes Novo Nordisk (FDNN) debe ser recibida como un gran paso adelante para la comprensión y el abordaje de la diabetes en el país, al ser una entidad sin ánimo de lucro firmemente comprometida con la salud de la población afectada por la diabetes.

Para Olga Espallardo, el objetivo principal de toda entidad de salud deber ser promover la investigación, la difusión del conocimiento y la promoción de la salud, entendida como un derecho universal.

Agravamiento por confinamiento

Por esas razones, la presidenta de la FDNN aseguró que esta nació para impulsar la investigación y el conocimiento, y su divulgación, al posicionarse como foro de encuentro de todos los colectivos concernidos por la diabetes en España.

Todo ello desde la premisa de que la nueva Fundación estará al lado de los profesionales sanitarios implicados en el abordaje de esta patología tan prevalente, para recordar a las Administraciones públicas, desde las sociedades científicas, todos los riesgos que supone para la Salud Pública e individual de los ciudadanos la diabetes, tras un periodo de confinamiento marcado por el estrés, el sedentarismo y la ganancia de peso.

Esteban Jódar, Olga Espallardo y Mercedes Rizo

Valores fundacionales

A continuación, Espallardo enunció los principios fundacionales de la FDNN, como son la responsabilidad social, la integridad, la ética y la transparencia, al promover programas y actividades con apoyo a la investigación, el apoyo a la generación y la máxima difusión del conocimiento científico, la creación de foros y espacios de opinión y la formación tanto de los profesionales sanitarios como de los propios pacientes con diabetes, a través de vías de trabajo que mejoren la vida de las personas afectadas, mediante la educación para la salud.

Destacó la presidenta de esta organización tres pilares de la entidad ahora renacida: el Observatorio de la Salud, la actividad editorial y la educación con formación, junto a la iniciativa Changing Diabetes, con la que Novo Nordisk da respuesta al desafío mundial que representa la diabetes.

Entre Carol y Carolina

También se detuvo Espallardo en dos proyectos: ‘Carol‘, iniciado hace 10 años, y ‘Carol quiere llamarse Carolina‘, lanzado hace tres para que adolescentes de 13 a 18 años, con diabetes, puedan ser ayudados por otros jóvenes en aspectos esenciales de la vida cotidiana, ya sea en el ámbito escolar, social, familiar, sanitario y personal.

Ello con un enfoque antropológico de la enfermedad que se beneficia del trabajo de los psicólogos y los especialistas en diabetes, mediante ejemplos prácticos que mejoran la comunicación, para entender la patología “en los zapatos” emocionales de los niños y adolescentes, como describió esta ponente.

Sin límites para vivir

Apuesta, finalmente, Espallardo por un control glucémico efectivo para que cada persona con diabetes pueda alcanzar sus metas individuales, como ya consiguió el atleta de élite Álex Ruiz, que es patrono de la nueva FDNN.

Esteban Jódar

En una nueva era

El jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición en los madrileños hospitales Quirónsalud, de Pozuelo; y Rúber Juan Bravo y San José, de la capital, el doctor Esteban Jódar, prefirió hablar de un nueva era en Sanidad, antes que de una nueva normalidad asistencial, al tener este nuevo concepto, acuñado desde el poder político, un claro sentido antitético.

Todo ello dentro de una realidad de la atención sanitaria en la que este especialista lamenta que se reserve a terapias farmacológicas para la diabetes únicamente el 15 por ciento del gasto del sanitario que representa la enfermedad, con descuido de todo lo que podría ahorrarse en complicaciones para los pacientes mediante la prevención, al tener en cuenta que, en su opinión, esta patología precisa tratamientos cada vez más agresivos y multifactoriales, que, sin embargo, mejoran el curso de la enfermedad.

Observatorio necesario

En ese sentido, y como patrono de la FDNN, Esteban Jódar aseveró que esta entidad quiere ayudar a la Administración a reforzar ideas como el abandono del tabaco, el control de la glucemia sin riesgo cardiovascular y otros factores relacionados, como la coagulación-anticoagulación.

Justificó este endocrino la creación de un observatorio sobre diabetes en España, porque no hay registros públicos ni para el tipo 1 ni para el tipo 2, a pesar de que el pie diabético hace de España el segundo país del mundo en amputaciones, solo por detrás de Estados Unidos, nación cuya Sanidad definió como la más ineficiente del mundo por su alto coste y sus inferiores resultados en salud.

Reducir las amputaciones

En ese sentido, Jódar puso a España la tarea de reducir dichas amputaciones por debajo del 50 por ciento, además de que se conozca su número exacto a efectos públicos por la codificación que se realiza en los ingresos hospitalarios. Mientras, en otro aspecto, destacó que los pacientes con diabetes tipo 1 ya no son excluidos de deportes como el ciclismo, el submarinismo y el alpinismo, al tener en cuenta, también y como dijo el doctor Napoli, que la dieta para la diabetes puede perjudicar a los huesos y la musculatura, si no se compensa con deporte o actividad física suficiente.

Hablando de teleasistencia

Sobre la teleasistencia, Jódar considera que es complemento del resto de la atención, según cumplimiento de la seguridad estipulada por la Organización Médica Colegial (OMC), sin sustituir el trato directo con el médico y sin que sea motivo de falta de equidad en el acceso a las prestaciones sanitarias.

En ese terrero, expuso este ponente el caso de la aseguradora Kaiser Permanente, que midió la forma en la que el seguimiento telefónico de los pacientes de riesgo aumenta su esperanza de vida con calidad.

Sistema susceptible de mejoras

Para Jódar, el sistema sanitario tendría que dejar de ser una máquina de pinball en la que el paciente es la bola que rebota con estridencia de un profesional a otro, sanitarios que tampoco son ya faros de Alejandría de un conocimiento unidireccional, como admite, sino que tienen que surfear la revolución tecnológica.

Apuesta este ponente por las unidades básicas de salud, postuladas en España, o por las miniclinicas del Reino Unido, con binomios líderes de médicos y enfermeras, con la vista puesta, alertó, en que los médicos de Atención Primaria cada vez ven mayor número de pacientes con diabetes tipo 1 porque parece coincidir con procesos inflamatorios más amplios.

Ello dentro de una evolución en la que la Endocrinologia y Diabetología “se han vuelto del revés” y surgen crecientes necesidades de formación y monitorización de las bombas de infusión subcutánea, y sobre el manejo de las nuevas insulinas tan distintas a las antiguamente conocidas.

Adolescentes y diabéticos

Sobre la diabetes en la adolescencia, Jódar asume que es un etapa compleja, por la que pasamos todos, en la que se fijan los cimientos de la vida adulta a partir de cambios importantes en el cuerpo y en el carácter, una etapa, en cualquier caso, en la que hay que lograr que la diabetes no sea otra enorme dificultad añadida.

Por otro lado, este ponente encuentra absurdo que sea necesario el visado de inspección para disponer de insulinas, una situación desbloqueada, de momento, por el confinamiento y la desescalada.

Sin salir de casa

Para este endocrino, el confinamiento alejó a los pacientes de sus proveedores de salud, además de generar estrés, inactividad y una peor alimentación en las personas con diabetes. Sin ánimo de dejar nada por sentado, y a la vista de que dos revistas médicas del mundo se tuvieron que retractar por haber publicado precipitadamente varios artículos, sí considera bastante firme que una diabetes mal controlada pueda aumentar el riesgo de infección por SARS-CoV-2, además de empeorar el pronóstico de la Covid-19.

No obstante, Jódar tampoco quiso despertar alarmas en las personas que mantienen su hemoglobina glicosilada en niveles aceptables. También, así, aludió a que los potentes fármacos utilizados contra la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus producen iatrogenia.

Mercedes Rizo

Unidades básicas de salud

La doctora Mercedes Rizo, quien es profesora de Enfermería en la Universidad de Alicante, también situó la renovada Fundación al lado del paciente diabético. Como patrona de la FDNN, plenamente comprometida con la calidad de vida de las personas con diabetes, defiende el establecimiento de unidades básicas de salud en Atención Primaria, compuestas por médico y enfermera, como mínimo, para la difusión de la educación para la diabetes.

A juicio de Mercedes Rizo, la proximidad de la Atención Primaria permite el manejo de esta patología crónica, dificulta su progresión y descongestiona unas consultas hospitalarias de Endocrinología, cada día más saturada, razón que le hizo enunciar en voz alta el lema de “avanzando juntos con unidades básicas de salud“.

Metabolizar mensajes

Junto a Jódar, la propia Rizo también ve necesario metabolizar mensajes en la sociedad, como que reducir el 85 por ciento del gasto sanitario generado por la diabetes, y que no tiene destino en fármacos, permite anticiparse a los efectos más graves de la enfermedad.

Ello sobre todo si se tiene en cuenta, sugirió esta ponente, que el sistema sanitario no podrá atender todas las necesidades de salud que generan en progresión imparable enfermedades como la obesidad y la diabetes tipo 2, donde esta última no solo acorta la vida de las personas, sino que también amenaza la supervivencia de las cuentas públicas.

Educar a los chavales

Sobre el proyecto ‘Carol quiere llamarse Carolina‘, Rizo resaltó su éxito como educación pediátrica al sumar ya 58 entidades pertenecientes a esta parte de la asistencia, cuyos beneficios residen en educar a los niños con diabetes sin renunciar a un enfoque lúdico y ameno.

Según las palabras de esta enfermera, se trata de un proyecto que va más allá de la estadística observacional, como refleja el punto 9 del decálogo presentado, según el cual es imprescindible acompañar al paciente diabético en todas las etapas de su vida, pacientes que, por su condición de crónicos, se olvidan de que el ejercicio aeróbico mejora el ánimo y la adherencia a los tratamientos, junto a la función que cumplen las farmacias comunitarias.

Covid-19 y diabetes en Valencia

Para concluir su intervención, Rizo explicó que en la Comunidad Valenciana, en la que reside y trabaja, se estableció, desde el principio de la pandemia, un sistema de alertas y llamadas telefónicas de seguimiento para los pacientes crónicos, con facultativos que se las arreglaron para atender hasta 30 pacientes diarios con esta forma de tele asistencia.

Ello para detectar tempranamente, sobre todo, problemas coronarios e ictus en los domicilios en los que los pacientes tuvieron temor a asistir a los hospitales. En otro aspecto positivo, esta ponente observa que la Covid-19 agilizó los trámites de visado para medicamentos.

Claridad en el decálogo

Como primera acción de esta nueva entidad, Rico presentó el ‘Decálogo sobre el abordaje de la diabetes en la nueva normalidad‘ y el nuevo Observatorio de la Diabetes, que trabaja ya en dos estudios, uno sobre pie diabético, causante de tantas amputaciones en España, y otro sobre diabetes y adolescencia.

Álex Ruiz

Ejemplo de superación

También apadrina este magno proyecto, que es la FDNN, Álex Ruiz, que es el jugador español de pádel con más proyección internacional. Desde su condición de paciente con diabetes tipo 1, detectada a edad temprana, saludó con toda su ilusión el nacimiento de la nueva Fundación, volcada en mejorar el presente y el futuro de la diabetes en España, con pleno apoyo de la compañía Novo Nordisck.

En resumen, los responsables de la FDNN coincidieron al apuntar lo oportuno de esta Fundación en la encrucijada que se abre para el sistema sanitario y la Salud Pública, sacudidos por la pandemia del nuevo coronavirus, con el compromiso de llevar esperanza e información bien fundada a seis millones de personas, un número que también permite definir a la propia diabetes como una pandemia en sí misma.