Industria farmacéutica Junto a la Asociación de Afectados por estas enfermedades

Novartis visibiliza la realidad de las neoplasias mieloproliferativas

— Madrid 11 Sep, 2020 - 11:24 am

La Asociación de Afectados por Neoplasias Mieloproliferativas (MPN España) y la compañía farmacéutica Novartis han sumado sus esfuerzos en el marco del Día Internacional de este grupo de enfermedades raras de la sangre, que se celebra cada 10 de septiembre, a través de vídeos testimoniales y diferentes materiales para dar visibilidad a la realidad y las dificultades a las que se enfrentan cada día los pacientes afectados por estas patologías y proporcionarles herramientas de apoyo para controlarlas.

Las neoplasias mieloproliferativas (MPN) son “enfermedades hematológicas raras que pueden ocasionar complicaciones en la salud y calidad de vida de los pacientes”, sostiene este laboratorio. Sin embargo, desde MPN España recuerdan que “saber cómo manejar los síntomas, hablar fluidamente con el hematólogo y estar en contacto con otros pacientes es clave para poder continuar disfrutando de la vida a pesar del diagnóstico”.

En palabras del presidente de esta Asociación, Peter Löffelhardt, “un paciente bien informado es la mejor base para un tratamiento efectivo. Si conocemos la enfermedad, podremos interpretar correctamente los avisos que nos envía nuestro cuerpo y comunicarlos al especialista. Es muy fácil hacerlo y tenemos herramientas, como el cuestionario de síntomas MPN10, que nos ayudan a tener un papel activo en el manejo y control de la enfermedad“.

Para concienciar sobre el impacto de las neoplasias mieloproliferativas y orientar a otros pacientes a lo largo del proceso de la enfermedad, Novartis y MPN España presentan unos vídeos testimoniales que reflejan en primera persona cómo afectan estas patologías en la calidad de vida y cuáles son los principales retos que presentan. Peter Löffelhardt asegura que “cada paciente es único y tiene una experiencia diferente. Pero, tal y como reflejan estos testimoniales, con una actitud positiva, un diagnóstico precoz, siguiendo a rajatabla los controles que nos pide el hematólogo, y, en los casos que sea necesario, tomando la medicación prescrita, es posible llevar una vida prácticamente normal”.