José M. Ribera Casado, sobre las terapias antienvejecimiento

Guardar

José M Ribera Casado
José M Ribera Casado
José M Ribera Casado

Pese a las lógicas ventajas asociadas a la mayor longevidad actual, el propio hecho de envejecer implica una paulatina pérdida de funciones y una tendencia a la incapacidad y dependencia. “Hasta la fecha no existe ningún producto, técnica o fármaco que haya demostrado mediante pruebas o ensayos clínicos controlados prolongar la esperanza de vida máxima”. La denominada medicina antiaging es una variante más de las “curas milagrosas”, pero sólo tiene efectos puramente cosméticos”. Así lo expuso el profesor José Manuel Ribera Casado, Académico de Número, en su intervención ayer en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM). Las terapias antienvejecimiento se basan en tres pilares fundamentales: alcanzar la vejez en las mejores condiciones posibles, enlentecer el proceso natural de envejecer y hacer reversibles algunos de los cambios asociados a este proceso. No obstante, el Académico de la RANM insistió durante su conferencia en que el envejecimiento es un “proceso natural inherente a la propia vida”.