Anzhelika Volkonskaya recuerda que las personas transgénero necesitan atención especializada

Guardar

Anzhelika2-1 (1)
Anzhelika2-1 (1)
Anzhelika Volkonskaya

El 17 de mayo, el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, conmemora el día de 1990 en el que la Asamblea Mundial de la Salud dejó de clasificar la homosexualidad como un trastorno mental. En ese momento, se modificó en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (DCI), una guía estándar que se utiliza en todo el mundo como base para las estadísticas de salud con implicaciones para la financiación de servicios de salud y seguros de salud. Ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce los vínculos existentes entre la identidad de género, el comportamiento sexual, la exposición a la violencia y las infecciones de transmisión sexual. Para Anzhelika Volkonskaya, una enfermera y activista transgénero de Bielorrusia, "si un médico ve a un paciente transgénero en un estado de depresión, entonces se les debe ofrecer un tratamiento como cualquier otra persona". “Las personas transgénero necesitan acceder a atención médica especializada. A menudo nos enfrentamos a los efectos secundarios de las terapias hormonales y esto debe tenerse en cuenta", asegura.