Derecho Sanitario no notificó esa compra a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

La Audiencia Nacional confirma la multa a Grifols por la adquisición de activos de Novartis

— Madrid 2 Sep, 2020 - 10:40 am

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha confirmado, a través de sentencia, la multa impuesta a Grifols, compañía especializada en medicamentos biológicos derivados del plasma, por la adquisición de activos de la empresa farmacéutica Novartis “sin haber sido previamente notificada a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)”, lo cual supone “una infracción grave del artículo 62.3.d) de la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia”.

En octubre de 2015, la CNMC dictó una resolución por la que se imponía una sanción de multa por importe de 106.500 euros a Grifols, a causa de la citada infracción, llevada a cabo en enero de 2014. Este laboratorio presentó recurso contencioso-administrativo contra la resolución en cuestión, “refiriendo que, en relación con la operación de adquisición de activos de Novartis, no tenía obligación de realizar la notificación previa a la CNMC para obtener autorización, ya que no concurrían los requisitos legales exigidos en el artículo 8.1 de la Ley de Defensa de la Competencia”.

Además, la empresa afectada señalaba que “la sanción impuesta carece de motivación, es desproporcionada y vulnera el principio de igualdad”. Sin embargo, la Audiencia Nacional considera que “es difícil admitir la alegación de que se vulnera el principio de proporcionalidad cuando la CNMC ha aplicado el porcentaje del 0,05 por ciento, estando el limite en el 5 por ciento” y valora que “la resolución sancionadora impugnada es ajustada a derecho y debe confirmarse”.

Por otra parte, la parte recurrente también impugnó la resolución que inadmitía la solicitud de acceso a determinada información del expediente SNC/DC/0037/15 GRIFOLS. En este sentido, la sentencia del citado órgano judicial también rechaza dicha impugnación, pues la información a la que Grifols pretendía acceder era “un mero borrador que, al no haber sido aprobada como tal, no forma parte del expediente administrativo, ni se tiene derecho a obtener, en su caso, una copia”.