Tecnología e Investigación cuenta con el sistema quirúrgico robótico 'ROSA'

El Hospital HLA Moncloa pone en marcha una Unidad de Cirugía Robótica para prótesis articulares

— madrid 15 Jun, 2021 - 10:51 am

El Hospital HLA Universitario Moncloa de Madrid ha incorporado, a su cartera de servicios, una Unidad de Cirugía Robótica para prótesis articulares, para la que adquirió un sistema quirúrgico robótico Robotic Surgery Assistant (ROSA), creado por la compañía Zimmer Biomet.

Esta tecnología “aporta mayor precisión al cirujano, permitiendo una perfecta ejecución y posicionamiento del implante en la articulación, reduce los tiempos de ejecución y aporta mayor seguridad”, señalan desde este centro, que es “el primer hospital privado de España” que cuenta con este sistema, que permite “adecuar las prótesis a las necesidades del paciente, planificar la intervención con imágenes 3D y facilitar la rehabilitación y el postoperatorio gracias a una aplicación para teléfonos móviles que favorece la conexión entre el médico y el paciente”.

Así, esta tecnología permite, además, “un continuo análisis de datos a través de un sofisticado software que guía al cirujano durante el procedimiento quirúrgico”, explica este hospital. El Grupo HLA, que lleva a cabo más de 1.200 prótesis de rodilla anuales, señala que la indicación más frecuente para las prótesis articulares es la artrosis, que afecta “al 80 por ciento de la población a partir de los 50 años” y que tendrá una “mayor incidencia” debido al “progresivo envejecimiento” de la sociedad.

Este sistema quirúrgico robótico está diseñado, especialmente, para la prótesis total de rodilla, también permite colocar una prótesis solo en la mitad de la rodilla, cuando la otra parte está integra, lo que se conoce como prótesis parcial o unicompartimental, y, además, ROSA cuenta con un software para implantar prótesis de cadera.

Mejor postoperatorio

Este robot es una plataforma informática que permite al cirujano tomar decisiones dentro de los datos que ofrece su ordenador, obtenidos en tiempo real de sensores estratégicamente colocados en fémur y tibia. Esto permite “obtener una posición milimétrica del implante con una menor incisión y menor daño a los tejidos, lo que se traduce en mejor postoperatorio, menor sangrado y más rápida recuperación”, aseguran desde este hospital.