Apunte del día Disquisiones sobre la situación política española

Moción, sí; moción, no

Cuando empecé a escribir estos comentarios (enero 2015), nunca imaginé que la crisis política e institucional de España podría llegar a la situación tan calamitosa en que se encuentra. Es un vía crucis, en el que asistimos a la estación de la “sentencia de la Gürtel”, pero donde quedan otras estaciones en forma de sentencias (Tarjetas black, Eres o Urdangarín) o en forma de juicios (más Gürtel, Lezo o Púnica). Es muy posible que no hayamos visto lo peor. Todos esos momentos de estrés informativo, que se producirán, estarán sazonados por nuevas investigaciones tipo Zaplana o Ignacio González, o cuando se levanten las alcantarillas que ocultan el uso del dinero público realizado por los independentistas catalanes. Aunque la actualidad es muy volátil intentaré realizar un resumen en la noche del 29 de mayo.

La situación política del gobierno del PP es algo más que delicada: su socio de legislatura (Ciudadanos) le pide que convoque nuevas elecciones; y el otro partido que, a cambio de facturas suculentas, facilitó la aprobación de los presupuestos (el PNV), se muestra dispuesto a negociar con Pedro Sánchez la moción de censura al gobierno de Rajoy.

Aspectos de la estrategia

La batalla por la Gürtel lleva tiempo disputándose. Entre las últimas escaramuzas, parece que el magistrado más favorable a las tesis de los “populares” retrasó su voto particular lo suficiente para no “interferir” en la tramitación de los presupuestos. De la rapidez de reacción del PSOE y de Ciudadanos parece desprenderse que algún “soplo” recibieron para tener engrasada la maquinaria. Podemos ha tenido un comportamiento más errático; da la impresión que este escenario lo tenían menos trabajado.

Rajoy se caracteriza por ser muy resistente a las presiones; la dimisión parece que no está en sus presupuestos. Tiene aprobados los presupuestos y se dispone a esperar que escampe la tormenta. La oposición política solo tiene una forma de descabalgarlo, es ganar una moción de censura y para ello la aritmética manda.

Para alcanzar los 176 votos, el PSOE necesita de los votos de nacionalistas catalanes y vascos. Formar gobierno apoyado por ERC y PdCAT y pretender ganar unas elecciones generales unos meses después lo veo harto complicado. El rechazo que causa, en una gran parte de los votantes españoles, una coalición con el soporte del gobierno en Cataluña entiendo que conduce a Pedro Sánchez a no buscar esos votos. Por ese camino está cegado el éxito de la censura. Para ganar la moción y remover a Rajoy tendría que ser con los votos favorables de Ciudadanos, PSOE y Podemos. En este caso el problema sería el candidato; los tres partidos deberían consensuar un presidente y un calendario de elecciones inmediatas. Muy difícil. Pero si quieren desplazar a Rajoy están obligados a entenderse.

Hacia el adelanto electoral

Ante la complicada alternativa de un gobierno que se dedique a resistir contra viento y marea durante dos años agónicos, sin poder ganar ninguna votación en el Congreso, se abriría una posibilidad de pactar un adelanto electoral para hacer coincidir en 2019 autonómicas, municipales y generales.

Hoy (martes) ha sido un día de pánico en la bolsa: los grandes bancos han perdido entorno al 5 % de su valor y la prima de riesgo se nos dispara (empujada por el lío de Italia). El PP aprovecha la ola y salen sus dirigentes a culpabilizar al censor Sánchez de la debacle. Deberían esos políticos populares pensar que la confianza en el país también se pierde por los hechos probados en la sentencia del caso Gürtel. La falta de autocrítica es manifiesta, aunque habitual en los medios políticos.

Por último, no se puede olvidar que en los próximos meses, antes de las próximas elecciones generales en cualquier caso, el gobierno deberá afrontar difíciles decisiones en Cataluña para las que deberá existir un consenso de los partidos constitucionalistas.

Tomás Merina Ortega

Médico, sociólogo y politólogo. @TomasMerina

6 Comentarios

  1. Gallego profesor de mus says:

    Como siempre un análisis muy acertado, pero hoy las noticias dejan cualquier análisis anticuado en 24 horas; pienso que si Rajoy nombra un sucesor, y se vuelve para el pueblo, se calmarían las aguas, alguien que no este en Madrid, en la “pomada”; de todas formas, creo que aquí nadie gana, y que van a jugar al “impávido” mientras no tengan las cosas claras, y desde el viernes pasado, presentación de la moción de censura”, no ha dado tiempo de fijar estrategias…
    Espero anheloso tus próximas reflexiones,….

  2. Ángel Moran says:

    Tomas, buena reflexión. Yo creo que lo idóneo seria : dimitir el Sr. Rajoy y así impide la moción y a Sanchez y Cia , además de convocar elecciones, ganado tiempo para dejar ordenado el tema en Cataluña mientras esté su Gobierno en funciones .

  3. Francisco Bernal says:

    Muy bueno Tomas , esperemos que dimita

  4. Francisco Romero Tarifa says:

    Buenos días Tomás, he leído tu artículo y, por desgracia, hay otro enfoque distinto al presentado por ti. Es el de los partidos independentistas, que no nacionalistas, y junto a ellos meto al PSOE, en parte por complacencia con los independentistas y en parte por la ambición personal de sus líderes actuales. Nunca van a tener otra oportunidad tan clara de romper la soberanía nacional unos ni de llegar al gobierno otros. Ojalá me equivoque, me gustaría que fuera cierto tu análisis. Un abrazo.

  5. Francisco Romero Tarifa says:

    Buenos días Tomás, He leído tus comentarios y, por desgracia, no comparto tu enfoque. Ojalá fuera cierto, pero los partidos independentistas, q no nacionalistas, con la complacencia del PSOE no tendrán nunca otra oportunidad mejor de, romper la soberanía nacional unos y colmar su ambición de llegar al gobierno otros. Puede ganar la moción de censura. Deseo equivocarme.

  6. Julio Serrano says:

    Como siempre Tomás,analisis certeros,pero…….D.Francisco Romero Tarifa(comentariasta que me precede),no se equivoco en su pronóstico.La inoperancia de unos, la ambicion de otros, el odio a España de unos cuantos más, y el puro interes mercantilista de otros pocos, han “armado el taco” de tal forma y manera, que la Gobernación va ser un Calvario.En Politica, nada es gratis, y una vez formado Gobierno,y antes de los cien dias que cualquier Gobierno se merece(incluido este), el Congreso de los Diputados se va a convertir en toido un espectaculo.Oposicion durisiama de la derecha,peticiones inacababbles de los “Socios de la Moción”,en fin,veremos de todo,y lo malo es que según parece no esta el nuevo Presidente muy por la labor de Elecciones, que bien o mal, algo aclararían.
    Un abrazo.
    Julio S.

Deja un comentario