Hospitales según un estudio con participación del Hospital Clínico San Carlos

Las menopáusicas con actividad física y sexual en el confinamiento reflejan mayor calidad de vida

— Madrid 7 Ene, 2021 - 1:54 pm

Según un estudio en el que han participado ginecólogos del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid, las mujeres, tanto antes como después de la menopausia, que mantuvieron una actividad física y sexual reflejaron una mayor calidad de vida y de resiliencia durante el confinamiento por la pandemia, mientras que aquellas que tomaron antidepresivos manifestaron una menor calidad de vida

Este trabajo fue publicado en Maturitas, la revista científica de la Sociedad Europea de Menopausia y Andropausia. Los autores de esta investigación llegaron a esta conclusión tras el análisis del cuestionario anónimo en el que participaron 2.430 mujeres en la peri y postmenopausia, con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años, entre el 30 de abril y el 13 de mayo de 2020.

A estas mujeres se les solicitó rellenar la escala Cervantes-SF, realizada en España y validada por un equipo de especialistas de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), coordinados por el ginecólogo del Hospital Clínico Universitario San Carlos, el doctor Pluvio Coronado, y que mide el impacto de los síntomas menopáusicos en la calidad de vida de la mujer, relacionada con la salud.

Las conclusiones de este estudio indican que los niveles de calidad de vida autopercibida fueron superiores durante el confinamiento por la Covid-19 en aquellas mujeres que tuvieron actividad física y, en menor medida, las que también fueron sexualmente activas. Por el contrario, el uso de antidepresivos se encontró relacionado con niveles más bajos de calidad de vida autopercibida y resiliencia.

Vivir acompañado

Por otro lado, las mujeres que vivieron la pandemia acompañadas presentaron una mayor calidad de vida que las que vivían solas. El estar en la peri o postmenopausia o padecer la Covid-19 no alteró los niveles de calidad de vida o resilencia, según los análisis efectuados.

“Esto sugiere que la calidad de vida y la resilencia de la mujer en el climaterio se alteran por motivos más asociados al estado anímico y a la forma de vida que al estado hormonal y la presencia de la enfermedad por SAR-Cov2”, afirma Pluvio Coronado. “Si bien hay que tener en cuenta que las mujeres con Covid-19 o sospecha de tenerlo no llegaron al 7 por ciento y que todas ellas presentaban síntomas leves sin necesidad de hospitalización”, puntualiza.

En este trabajo se midieron parámetros como estar al cuidado de menores o mayores, vivir sola o acompañada, estado depresivo, estado laboral, su actividad física y su actividad sexual (por ejemplo, para ser considerada físicamente activa la mujer debe caminar a buen ritmo 90 minutos a la semana, o correr o subir en bicicleta al menos 60 minutos a la semana, o hacer ejercicios de pilares durante 120 minutos a la semana).