Punto de vista ante la creciente deserción de los médicos

Mejorar la Atención Primaria

En la Revista Madrileña de Medicina, que edita el sindicato AMYTS, se recoge la siguiente reflexión sobre lo que está pasando en la Atención Primaria, en donde no encuentran atractivo los médicos y para lo que existe solución, como se pone de manifiesto en el comentario.

Que la Primaria está en crisis, es un tema tan claro y evidente que ya nadie pone en duda.

Pero, ¡ojo!, que no se trata tan sólo de un problema de Madrid.

Hace más de cinco años que sabemos que, en España, la Pediatría de Atención Primaria no es lo suficientemente atractiva para los pediatras, y tenemos médicos no especialistas en Pediatría supliendo este déficit. Una solución provisional que cada vez se enquista más…. Pero ya no es sólo la Pediatría. Ya son tanto las consulta de Medicina de Familia como las de Pediatría.

Tal y como ya se veía venir, desde hace más de un año -aunque la crisis saltó a los medios el verano pasado-, tampoco hay manera de encontrar médicos de familia que quieran trabajar como suplentes en Atención Primaria; mucho menos si hablamos de una consulta de turno de tarde, o una consulta de la periferia de la Comunidad de Madrid (¡imagínense por tanto lo que sería, por ejemplo, intentar suplir a un pediatra de tarde de Villarejo de Salvanés! ¡Misión imposible!).

Más que nada, pero insuficiente

La Administración, responsable última de la asistencia sanitaria, no aporta soluciones rápidas ni eficaces

La Administración, responsable última de la asistencia sanitaria, no aporta soluciones rápidas ni eficaces. De forma tímida y poco clara, y tras años reclamando la injusta situación que se vive en las consultas, en las que los médicos-para-todo tienen que atender a sus pacientes y a los de los compañeros que faltan y a los pacientes desplazados y a los pacientes urgentes…., la Gerencia de Atención Primaria ha dispuesto que se “recompense” a aquellos profesionales que están atendiendo a los pacientes de los compañeros ausentes, mediante un reconocimiento económico recogido en una Adenda de la Productividad Variable. Dicho pago, de cantidad desconocida, mediante un sistema de reparto no claramente establecido, queda en manos de los directores de Centro. Es más que nada. Pero es insuficiente.

Si bien es evidente que las retribuciones son un arma de estímulo importante, desde luego creo que el déficit de médicos del sector y la gran competencia que en estos momentos ejercen tanto en las urgencias hospitalarias como en el sector privado, requieren unas medidas mucho más potentes para revertir esta situación que pone en grave peligro la Asistencia Sanitaria publica madrileña.

Opción clara

Si por hacer cinco guardias de 24 horas en un hospital público se obtienen las mismas retribuciones que por ver durante un mes a 60 o más pacientes diarios (eso en un hospital público, que en el sector privado las retribuciones pueden ser más altas); si el único turno de trabajo posible es además un turno de 14 a 21.00 (cuando en Atención Hospitalaria el 95% de las consultas son en turno de mañana); si las agresiones e insultos son el pan nuestro de cada día; si al volver de vacaciones tengo que “recuperar” todo el trabajo no hecho durante mi ausencia, porque no hubo suplente; si por responsabilidad tengo que ir a trabajar enfermo, para no “enmarronar” aún mas a mis asfixiados compañeros y para poder llegar a fin de mes…..¿son estas pocas razones para buscar un destino laboral menos hostil, acorde con una formación excelente y que está mucho mejor reconocida fuera de nuestras fronteras?

A las pruebas me remito: recientemente se ha publicado una información sobre el claro aumento, en lo que va de año, de las peticiones de reconocimiento de idoneidad para trabajar fuera de España como médico, y que situarían el 2018 como el año con mayor número de peticiones, al menos desde el año 2012.

Conciliación familiar

Si se mejoran los turnos de asistencia en los Centros de Salud, podremos atraer a profesionales que en la actualidad eligen otros puestos de trabajo, atraídos tanto por sus mejores retribuciones como por sus horarios más compatibles con la conciliación

Pero también hay otras informaciones que merece la pena recordar: tal y como se recoge en el documento publicado por la AEPAP en 2017, aquellas provincias con horarios que favorecen la conciliación laboral y familiar tienen menos problemas para la cobertura de sus consultas: valga como ejemplo Zaragoza, que tiene el 100% de las consultas de pediatría cubiertas por pediatras especialistas. “Casualmente”, en Zaragoza no hay consultas de turno de tarde. ¡Qué casualidad!

Aprovecho la ocasión para recordar que, con motivo de la creación del nuevo modelo de Atención Primaria a principios de los años 80, en dos comunidades autónomas (Madrid y Cataluña), ante la falta de espacio físico en los antiguos ambulatorios, que pasaron a constituirse en centros de salud, no quedó mas remedio que poner la mitad de las consultas en el turno de tarde. Por falta de espacio físico, si. Luego se vendió el logro de la accesibilidad, pero ya vemos que en realidad es una justificación espuria. No es la causa inicial.

Mejora de las retribuciones

Dicho esto, y sin negar la imperiosa necesidad de mejorar las retribuciones de los médicos que eleven la competitividad económica del sector público, si se quiere apostar por su supervivencia, parece que hay oportunidades muy potentes que pueden ayudar de forma inmediata a la mejora del problema. Como mejorar los turnos. Si se mejoran los turnos de asistencia en los Centros de Salud, podremos atraer a profesionales que en la actualidad eligen otros puestos de trabajo, atraídos tanto por sus mejores retribuciones como por sus horarios más compatibles con la conciliación. Y si acuden los profesionales a la primaria con mejores horarios, disminuirán las necesidades de reducción de jornada para poder conciliar, y los pacientes podrán ser atendidos por sus médicos, y los profesionales tendrán una presión asistencial que garantice una mejor calidad asistencial…

Parecen las cuentas de la lechera. Pero es posible. Hace falta decisión y voluntad política para que llegue a buen puerto. Desde AMYTS estamos trabajando duramente para conseguirlo. Y lo conseguiremos.

Esperemos que no sea tarde.

Ana Giménez Vázquez

Médico de familia. Presidenta del sector AMYTS de Atención Primaria

1 Comentario

  1. Rafael Pacheco Guevara says:

    Totalmente de acuerdo… Mejorar la oferta.
    Pero, además: hay que intervenir en la demanda.
    Alguien tendrá que abordar este problema, aunque no sea fácil ni popular.
    El barra libre (esto está pagado), el voy cada vez que me parece oportuno (porque tengo derecho), el iré a pedirme “la baja” (con independencia del criterio del médico), el acumular medicamentos en casa (por si los necesito)… todas esas actitudes tienen que mejorar.
    Una asistencia primaria de calidad y “gratuita” sólo se le puede ofrecer a una población culta, capaz de valorarla y usarla de manera responsable.
    Pretender la solución, sólo, actuando sobre una parte, siendo muy necesario, está condenado al fracaso.
    Las principales víctimas: los profesionales (como muy bien se describe arriba).

Deja un comentario