Punto de vista contra la autojustificación de la presidenta madrileña

Medidas insuficientes que estigmatizan. Mentiras que ofenden e insultan

A raíz del encuentro entre el Presidente del Gobierno de España y la presidenta de la Comunidad de Madrid y, sobre todo, como consecuencia de las medidas adoptadas en esta para frenar la expansión de la pandemia, el autor ofrece el cúmulo de contradicciones que se derivan de la política autonómica madrileña.

Los datos oficiales consolidados a fecha 21 de septiembre de 2020 indican que en la Comunidad de Madrid se habían diagnosticado en los últimos 14 días 49.725 casos con una incidencia acumulada en ese periodo de 746.24, que casi triplica la media nacional (280.10) y es más de cuatro veces la existente en Cataluña ( 169.08); estos datos muestran una situación epidemiológica muy preocupante, con una propagación del virus desenfrenada, y, en consecuencia, pensar que algo se ha hecho mal en la Comunidad madrileña parece lógico.

La falta de liderazgo sanitario que ha existido en la Comunidad de Madrid desde el comienzo de la pandemia ha sido a mi juicio un factor determinante, pues, una vez finalizado el estado de alarma que posibilitó doblegar la curva de contagios, se hacía necesario tomar sin demora las medidas que todos los expertos entendían como absolutamente necesarias y que se acordaron por parte del Gobierno de España y las Comunidades Autónomas. Tales medidas consistían en potenciar la Atención Primaria y la Salud Pública contratando médicos y rastreadores para así poder realizar detección precoz de casos y rastreo adecuado de sus contactos con aislamiento de los mismos. Esa era la prioridad absoluta para contener y controlar los rebrotes y evitar que se produjera transmisión comunitaria.

Actuación pendiente

Parece evidente que al Gobierno Regional le ha interesado siempre más relanzar la economía que garantizar el control de la pandemia y, en consecuencia, la salud de los madrileños

A pesar de las mentiras reiteradas de la presidenta Díaz Ayuso, del vicepresidente Aguado y del incompetente consejero de Sanidad, nada de ello se ha llevado a cabo. A fecha de hoy, las contrataciones de médicos en Atención Primaria no existen y el número de rastreadores es tan escaso que explica en buena medida el desastre epidemiológico que coloca hoy a Madrid como el territorio europeo con peores resultados. Parece evidente que al Gobierno Regional le ha interesado siempre más relanzar la economía (con políticas que empeoran ese relanzamiento) que garantizar el control de la pandemia y, en consecuencia, la salud de los madrileños.

Estos últimos días, con datos muy negativos, el Gobierno Ayuso-Aguado ha transmitido una sensación de incapacidad absoluta y descoordinación total con episodios tan esperpénticos como la comparecencia del viceconsejero Dr. Zapatero. Parece un Gobierno desbordado por la situación que está elevando el número de fallecimientos, llevando a la Atención Primaria a una situación desesperada e incrementando de manera clara la ocupación hospitalaria incluyendo las camas UCI.

Es en este contexto cuando el Gobierno de PP-C´s anuncia una serie de medidas que publica en el Boletín Oficial de la Comunidad el sábado día 19 de septiembre y que entraron en vigor dos días después. Asimismo, en respuesta a una carta que el Presidente del Gobierno de España Sr. Pedro Sánchez envió a la Presidenta Ayuso para fijar una reunión entre ellos, ésta aceptó la propuesta y la reunión se produjo en el lunes 21 de septiembre.

Consideraciones sobre las medidas

De las medidas impuestas y la reunión entre ambos mandatarios creo oportuno efectuar una serie de reflexiones:

Las medidas contempladas en las Órdenes 1177/2020 y 1178/2020 de 19 de septiembre son, en mi opinión y desde el estricto aspecto sanitario, muy tardías, improvisadas, estigmatizan a los más vulnerables y son claramente insuficientes para corregir la grave situación epidemiológica que atraviesa la Comunidad de Madrid. Opinión que corrobora una amplia mayoría de profesionales sanitarios consultados. Las medidas anunciadas ahora pudieron tener eficacia si se hubieran aplicado hace semanas, cuando ya se observaban incrementos significativos de casos; hoy se antoja muy improbable que sean suficientes para frenar los contagios. El Gobierno Ayuso-Aguado no hizo sus deberes, no asumió la total responsabilidad que tenía y tiene en la gestión de la crisis sanitaria e insistió en que la situación era controlable y se disponían de los medios que lo garantizaban; hoy vemos que era falso.

Arbitrariedad manifiesta

La Orden 1178/2020 establece unas limitaciones a la movilidad en 37 Zonas Básicas de Salud, principalmente ubicadas en el Sur de la geografía madrileña y, al parecer, elegidas por tener una incidencia acumulada superior a 1.000. Al margen de las dudas jurídicas que me genera por la forma arbitraria de elección, toda vez que otras zonas de salud con índices similares no se han visto afectadas, así como por afectar a un derecho fundamental, considero que la aplicación efectiva de la norma va a resultar de difícil ejecución, ya que entiendo que la presencia policial en esas zonas tendrá como objetivo prioritario informar, aclarar la confusión que muchos ciudadanos ya han expresado que tienen, evitar comportamientos gravemente irresponsables y peligrosos que puedan producirse por parte de una minoría, pues los ciudadanos de las zonas afectadas y asimismo del conjunto de la Comunidad de Madrid tienen mayoritariamente un comportamiento responsable.

También entiendo que deberían garantizar que se cumplan las medidas de seguridad en los transportes públicos, más aún en las zonas afectadas, pues sería muy injusto que se limite a estos ciudadanos su legítimo derecho a la libertad de movimientos en aras a contener los contagios y se permita que viajen a sus ocupaciones en transportes públicos repletos de personas. Entiendo asimismo que las medidas adoptadas no podrán suponer nunca una coacción al ejercicio de los derechos y libertades de la ciudadanía.

Órdenes insuficiente

Que un día después de su entrada en vigor se anuncie una ampliación del ámbito de aplicación pone de manifiesto la improvisación de la norma.

Las órdenes aprobadas siguen siendo insuficientes en cuanto a la limitación de aforos en diferentes sectores de actividad; en situaciones similares, incluso con cifras de incidencia acumulada significativamente menores a las existentes hoy en la Comunidad de Madrid, en territorios de Baleares, Aragón y Cataluña, se establecieron reducciones de aforo más importantes (20 -40% ), en tanto que las órdenes aprobadas en Madrid aunque modifican a la baja lo establecido en la Orden 668/2020, de 19 de junio. En mi opinión sigue manteniendo niveles altos en una situación tan grave que lleva incluso a limitar el derecho fundamental de movilidad. Quizás esa obsesión de la presidenta Díaz Ayuso por la economía explique esta suavidad de las medidas, así como otras que se tomaron en el acelerado paso a la llamada nueva normalidad. La mejor forma de relanzar la economía pasa necesariamente por contener y doblegar la pandemia, si esto no se consigue los efectos sobre la recuperación económica son aún más nocivos.

Decía antes que las medidas me parecían improvisadas y un hecho corrobora mi apreciación, pues cuando escribía  este artículo los medios de comunicación anunciaban que, posiblemente este viernes, 25 de septiembre, la Orden 1178/2020 vaya a extender su ámbito de aplicación a 16 Zonas Básicas de Salud más, nueve de ellas en Madrid capital, Es decir, una norma que entró en vigor el lunes se tendría que modificar tres días después.

Carácter estigmatizador y discriminatorio

Mantengo mi opinión sobre el carácter estigmatizador y discriminatorio, para los distritos del Sur de la capital y ciudades sureñas de la Comunidad, de las normas aprobadas y causa sonrojo escuchar a la Sra. Andrea Levi , responsable de Cultura, Deporte y Turismo del Ayuntamiento de Madrid, decir que fue el alcalde Ruiz Gallardón quien acabó con la discriminación del Sur de la capital poniendo como ejemplo Madrid Río. Lamentable afirmación la suya que puede deberse al cinismo que caracteriza a muchos militantes del PP o bien a tener una enorme ignorancia de los enormes niveles de desigualdad existentes entre los distritos del Norte y del Sur de la capital, que llegan a afectar a la esperanza de vida con disminución de hasta 10 años en el Sur respecto al Norte. Han sido y son las políticas neoliberales llevadas a cabo en Madrid por el Parido Popular (PP) durante los últimos 25 años las causantes de esos insoportables niveles de desigualdad.

Comparecencia pública de los mandatario

Las intervenciones de la presidenta Díaz Ayuso causan sonrojo, no ya por su escaso contenido, sino también por su pobreza dialéctica; son ciertamente impropias de un representante público de un país avanzado

Hablemos ahora de la comparecencia pública conjunta del presidente del Gobierno de España y de la presidenta de la Comunidad de Madrid tras la reunión que mantuvieron.

En primer lugar, debo  reiterar una vez más la incapacidad de la presidenta Díaz Ayuso para transmitir un mensaje mínimamente estructurado. Sus intervenciones causan sonrojo, no ya por su escaso contenido, sino también por su pobreza dialéctica; son ciertamente impropias de un representante público de un país avanzado como se supone es España.

Si lo anteriormente indicado me parece grave, lo es más aún cuando, en esa pobreza argumental, se introducen mentiras que insultan y ofenden a los ciudadanos o se deslizan culpabilidades a terceros con el evidente riesgo de exclusión que ello comporta. Me explicaré: dijo la Sra. Ayuso que todos los Centros de Salud están abiertos mañana y tarde en la Comunidad de Madrid. MENTIRA que ofende e indigna a los ciudadanos que sufren que su Centro lleve meses cerrado en el turno de tarde y también a los profesionales de esos centros cerrados que no pueden atender a sus pacientes. ¡ Sra Ayuso no insulte usted a los ciudadanos reiterando esa mentira! Lo cierto es que la enorme mayoría de Centros de Salud están trabajando con efectivos por debajo de sus plantillas como consecuencias de las bajas no cubiertas, las vacaciones sin sustitutos para cubrirlas y sin ningún refuerzo de los que usted prometió en otra mentira más, Asimismo la Presidenta debe asumir que, con mucha frecuencia, el SUMMA112 funciona sin médico en muchas de sus unidades, algo impresentable en un transporte sanitario concebido para el traslado de pacientes graves. ¡ Sra. Ayuso, deje de intentar engañar a los madrileños!

Incumplimiento de acuerdos

La presidenta Díaz Ayuso participó en razón de su cargo en las numerosas Conferencias de Presidentes que fueron convocadas y entiendo que compartió los acuerdos que allí se tomaron en relación a cómo afrontar la desescalada y la nueva normalidad: por tanto, en la necesidad de potenciar la Atención Primaria y la Salud Pública y particularmente dotando a ésta del número de rastreadores necesarios. Nada de eso ha llevado a cabo el Gobierno Ayuso-Aguado y esa negligencia explica en buena medida la muy preocupante situación actual.

La Sra. Díaz Ayuso, sin dar ningún argumento, sigue sosteniendo que el aeropuerto de Barajas y las estaciones de AVE son focos importantes de contagio, con la intención de derivar sus responsabilidades hacia el Gobierno de España. Los datos no indican eso en ningún caso.

La presidenta no puede derivar responsabilidades propias; lo que sí puede ser un lugar de contagio importante es el transporte público con vagones de metro repletos de personas que no pueden guardar distancia de seguridad y con trayectos que duran bastante más de 15 minutos. Hoy el vicepresidente Aguado, en su labor de escudero fiel, ha dicho que los contagios en el transporte público pueden situarse en un 1% , sin explicar la base científica de esa afirmación contraria a la opinión de muchos profesionales y, como medida de prevención, hoy, meses después, coloca en algunas estaciones dispensadores de gel. Lamentable.

Solidaridad contradictoria

La Sra. Presidenta ha demostrado no conocer bien el significado del concepto solidaridad al decir que la Comunidad Madrileña es muy solidaria con el resto de territorios del Estado. No tengo dudas de que los madrileños mayoritariamente son solidarios con todos los ciudadanos del Estado, pero albergo serias dudas respecto a esa solidaridad desde el gobierno autonómico y, como ejemplo, bastaría citar el dumping fiscal que practica. La Sra. Díaz Ayuso debería dotarse de más conocimientos para no tener contradicciones tan evidentes.

La Presidenta regional plantea de forma recurrente el victimismo como salida a su pobreza argumental: dice sentirse atacada por medios de comunicación, profesionales, sindicalistas y activistas peligrosos, y en ningún caso asume que quienes critican a su gobierno, y por tanto a su máximo responsable, lo hacen por su pésima gestión y su incapacidad para corregir sus errores.

Parece razonable pensar que una mayoría de ciudadanos desea que haya unidad en la lucha contra el virus y, en consecuencia, que esa unidad deba darse entre los diferentes responsables políticos de las Autonomías y el Gobierno de España. Que la reunión del lunes pueda dar frutos en ese sentido exige esperar y comprobarlo. En mi opinión sería muy grave que, en aras de transmitir una imagen de unidad, se dejaran de tomar las medidas que sean necesarias en la Comunidad de Madrid y que, tras la reunión, el Gobierno de España se hace de manera aún más patente corresponsable del devenir de la pandemia en la Comunidad de Madrid. AYUDAR SÍ. PERSISTIR EN LOS ERRORES, NO.

(Foto de la Comunidad de Madrid: Reunión del presidente Sánchez con la presidenta madrileña, Díaz Ayuso)

Carlos Barra Galán

Médico Especialista Jubilado. Licenciado en Derecho

1 Comentario

  1. Leon says:

    Hombre…. ser un petardo como gestor político o sanitario no es lo mismo que ser un embustero. Llamar mentiras a lo que dice alguien sin demostrarlo es ser un sectario de narices. Jubilado, a tu jubilación…