Salud Mental Durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus

Médicos del Mundo advierte de problemas de Salud Mental en el síndrome de abstinencia forzoso

— Madrid 7 May, 2020 - 11:45 am

La ONG Médicos del Mundo ha advertido de que las personas sin hogar y con problemas de Salud Mental y adicciones necesitan recursos adaptados para poder sobrellevar un período de confinamiento, ya que el síndrome de abstinencia forzoso sin apoyo psicosocial y farmacológico puede tener “graves consecuencias para la salud”.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente la pandemia mundial por LA Covid-19, la vida de la ciudadanía cambió profundamente. Uno de los motivos es la incorporación a la vida diaria de medidas de higiene obligatorias, distanciamiento social, restricciones de la movilidad, cierre temporal de fronteras y el cese de actividades productivas no básicas. Además, “todo esto se da en una situación de control policial y de limitación de libertades públicas sin precedentes en nuestra democracia”, resalta Médicos del Mundo.

En el caso de las medidas de prevención, especialmente las relacionadas con confinamiento, varios especialistas destacan las consecuencias para la salud derivadas de la inactividad física o del aislamiento social. A pesar de que estas consecuencias afectan a toda la población, la comunidad científica y los agentes sociales alertan sobre “la grave situación de las personas sin hogar con problemas de Salud Mental y adicciones, lo que se conoce como patología dual”.

A este respecto, “las personas sin hogar, además de tener una menor esperanza de vida y ser más vulnerables a los problemas derivados de la patología dual, tienen también mayor riesgo de enfermedad e incluso de fallecimiento si desarrollan el virus”, recuerdan los especialistas.

Proyectos de inclusión social

“Una sencilla medida como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, para evitar el contagio, se convierte en una meta difícil de alcanzar para ellas. Además, sin soluciones urgentes y adaptadas, estas personas pueden quedarse en una especie de limbo de desatención”, explica Médicos del Mundo.

La evidencia empírica muestra cómo algunas de estas personas que se quedaron en la calle, en asentamientos o casas ocupadas, confinadas y aisladas, sin recursos económicos ni posibilidad de desplazamiento para conseguir material de consumo, entraron en un síndrome de abstinencia forzoso.

Por ello, Médicos del Mundo adaptó sus proyectos de inclusión social a la emergencia de la Covid-19, un trabajo que “nos ha permitido identificar a personas con síntomas de abstinencia, a las que hemos acompañado y derivado a las unidades del sistema sanitario especializadas en adicciones, y les hemos proporcionado un seguimiento y un apoyo psicosocial individualizado”.