Punto de vista de las prácticas burocráticas del sermas

Médicos con maletín y maleta, cargados de papeles

El director médico de la Revista Madrileña de Medicina, que edita el sindicato AMYTS, ha publicado el siguiente artículo que, por su interés, reproducimos; no sólo por la denuncia a la burocratización persistente del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), sino por el mantenimiento de prácticas totalmente ajenas a las nuevas tecnologías.

Una de las típicas imágenes del médico lo presenta ligado a un maletín, una cartera en la que transportar los útiles necesarios para la valoración básica del paciente fuera del centro sanitario (fonendoscopio, tensiómetro, glucómetro…) y la prescripción del tratamiento que pueda ser necesario. Cierto que puede llevar peso extra, si además se carga de documentación adicional, material de estudio, etc, que el médico quiera tener a mano fuera de su consulta. En fin, que a veces se hace demasiado pesado.

Pero ahora hay muchos médicos que se quejan de que, además, deben llevar una maleta adicional, y deben hacerlo en varias ocasiones, siempre con la misma documentación: la de sus méritos profesionales. Y no es para tratar de vencer alguna desconfianza por parte del paciente, no; es para aportar a su empleador, una y otra vez, en los sucesivos procesos selectivos y de provisión (OPE, traslados, movilidad, contrataciones temporales…).

Y, además, maleta con ruedas, porque no es raro que, cargando con toda esa documentación (en cada ocasión, de mayor grosor y peso), haya que soportar las consabidas colas que se producen ante cualquier convocatoria. “¿Qué tal, otra vez por aquí?” “Pues sí, ya ve, a presentar de nuevo la documentación”. “¿Trae las fotocopias?” “Pues sí, y pesan lo suyo”. “Vamos a verlas…”

Y, una por una, el auxiliar compara y, si es necesario y procede, compulsa. Y al montón. Y el montón pasará a manos de otro auxiliar, que lo preparará para que la comisión de baremación correspondiente pase horas y horas viendo papeles, comprobando su validez y procediendo a darle el valor que cada convocatoria le otorgue.

Y lo mismo, pero con más papeles, en el siguiente proceso selectivo…

Ausencia de base de datos centralizada

Aún no hemos conseguido que el SERMAS disponga de una base de datos centralizada que acumule los méritos que los profesionales vayan aportando y los deje preparados para ser valorados en cualquier convocatoria que pueda ocurrir

Sí, aún estamos así. Y aunque es cierto que yo puedo tener una cuenta en el banco “A”, con sede en mi ciudad, y disponer de saldo efectivo a miles de km. de distancia a través de un simple cajero electrónico que puede comprobar la disponibilidad de dinero en mi cuenta, aún no hemos conseguido que el SERMAS (Servicio Madrileño de Salud) disponga de una base de datos centralizada que acumule los méritos que los profesionales vayan aportando y los deje preparados para ser valorados en cualquier convocatoria que pueda ocurrir, con permiso del interesado para cumplir con la legislación de protección de datos, simplemente diseñando un algoritmo informático que conceda el valor de forma automática y específica para ese proceso. Aún no lo hemos conseguido, aunque se ha pedido hasta la saciedad y se ha planteado en múltiples reuniones. Y sabiendo que ahorraría mucho tiempo y esfuerzo de los profesionales, del aparato administrativo del servicio sanitario y de los miembros de los comités de valoración y baremación. Y que reduciría el gasto de papel. Y que disminuiría la complejidad y duración de los procesos selectivos, algo fundamental para garantizar su agilidad…

Además, ya sería momento de que ese sistema recogiera otros avances, que también serían muy útiles, como un sistema de reconocimiento de la validez de los certificados que, además, planteara una serie de requisitos mínimos de validez para la documentación que reconociera méritos, principalmente aquélla que se puede obtener a través de Internet: códigos de barras o QR, códigos seguros de verificación, repositorios on-line de documentación… Todo ello reduciría al máximo la posibilidad de fraude.

Pero aún no lo hemos conseguido. ¿Cuesta tanto ponerse a ello?

Miguel Ángel García Pérez

Médico de Familia, doctor en Medicina, máster en Bioética y Derecho. Secretario CESM de Estudios Profesionales