Política y Sociedad Según una encuesta de la OMC

Un 37,7% de médicos adscritos a aseguradoras trabaja sin contrato

La Vocalía Nacional de Médicos de Ejercicio Privado de la Organización Médica Colegial (OMC) ha presentado los resultados del estudio ‘Condiciones de competencia en el mercado del ejercicio libre de la Medicina‘, en el que se ponen de manifiesto cuestiones como que un 37,7 por ciento de los médicos adscritos a compañías aseguradoras no tiene ningún tipo de contrato.

A la presentación de este estudio acudieron el presidente de la OMC, el doctor Serafín Romero; el vocal nacional de Médicos de Ejercicio Privado de esta corporación, el doctor Manuel Carmona; el coordinador del estudio y abogado especialista en Derecho de la competencia, José Páez; y el vocal de Ejercicio Libre del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, el doctor Juan Ignacio Guerrero.

“Estamos hablando de un solo ejercicio, el ejercicio del médico, y cómo se desarrolla en la asistencia privada”, expuso Serafín Romero, quien recordó que a pesar de que este sector creció tras la crisis sanitaria, con un aumento de peso en el PIB y una apuesta por la innovación, “todavía sigue habiendo un debate que no se acaba de entender entre Sanidad Pública y Sanidad Privada”.

La idea es encontrar un “escenario no excluyente”, planteó el máximo representante de la OMC, quien anunció que esta encuesta del ejercicio de la Medicina en la asistencia privada será el primer paso para la creación de un Observatorio que sea “referente” de este sector, con el objetivo de “contaminarlo” de profesionalismo.

Una visión colectiva

Manuel Carmona, quien se ocupó de exponer los principales resultados del estudio, explicó que este trabajo nació tras varios años analizando los problemas de forma individual. Los datos fueron obtenidos a través de una encuesta online en la que participaron 1.410 profesionales de Medicina Privada de toda España, de los cuales 1.222 están adscritos a alguna compañía aseguradora. De entre las respuestas, destacó que solo el 25 por ciento de los trabajadores en aseguradoras son mujeres, que el 70 por ciento de ellos tiene más de 51 años y que la antigüedad media de los encuestados en el ejercicio de este tipo de asistencia sanitaria es de 24 años.

Por otro lado, a un 23,1 por ciento de los médicos le fue rescindido el contrato escrito en alguna ocasión con alguna compañía sin motivo atribuible al mismo (media de 1,4 compañías por facultativo). Además, en más de la mitad de los casos, la cancelación del contrato se comunicó solo con una antelación de entre uno y dos meses. Del estudio también se desprende que el 22,7 por ciento de los médicos encuestados fue presionado con la exclusión del cuadro médico en caso de no aceptar nuevas condiciones establecidas unilateralmente por la compañía (con una media de 2,3 compañías por facultativo).

Obstáculos de las aseguradoras

Algunas de estas nuevas condiciones se refieren a pagos fijos o capitativos (75%) y a dejar de atender a mutualistas para hacerlo solo a asegurados con pólizas privadas (43%). Este tipo de situación es una práctica reciente, que se produce en el 76 por ciento de los casos con posterioridad a 2010, según se indica en el estudio.

Por otra parte, el 45 por ciento de los facultativos se topó con obstáculos para el desarrollo de su actividad procedentes de las compañías con las que trabaja. Fueron identificados en forma de falta de autorización de tratamientos o técnicas indicadas, trabas administrativas o excesivo formalismo en los procedimientos (media de tres compañías por facultativo).

Un 40 por ciento de los médicos participantes en el sondeo afirma que se les impuso por alguna compañía aseguradora la prestación de sus servicios a través del centro médico/grupo hospitalario con el que colabora la compañía aseguradora, constatándose que se dejó de contar con la mitad de los profesionales contrarios a aceptar este tipo de condición. Respecto a los baremos de las compañías, el estudio constata que en los últimos 20 años no aumentaron o lo hicieron de forma insignificante, mientras que el coste de personal y material de las consultas de los facultativos se incrementó entre un 20 y un 40 por ciento.

Conclusiones de los responsables

Por todo ello, los responsables del estudio concluyeron que la detección y cuantificación de estas actuaciones procedentes de las aseguradoras motivan que desde la OMC y su Vocalía de Médicos de Ejercicio Privado se emprenda la búsqueda de soluciones tanto a nivel jurídico, como desde las organizaciones profesionales médicas.

Según afirman en sus conclusiones, el ejercicio médico privado “ya no es libre bajo las condiciones actuales de mercado. Las compañías aseguradoras han cambiado el modelo clásico de atención médica privada y, además, de su labor aseguradora de forma progresiva han ido ganando una presencia cada vez más destacada de labor asistencial, en gran medida a costa de debilitar la capacidad para competir de los facultativos dedicados a la Medicina Privada”.

“Creemos necesaria la elaboración de un Código de buenas prácticas que agrupe a profesionales, aseguradoras y grupos hospitalarios para poder mantener el actual sistema de Medicina Privada, o abogar por un cambio a un nuevo modelo de ejercicio libre de la Medicina que garantice, ante todo, la calidad asistencial”, concluyeron los mismos.