Punto de vista la prevención, el mejor remedio contra este tipo de cáncer

Medicina de precisión para el cáncer de pulmón

Con motivo del Día Internacional del Cáncer de Pulmón, la directora de OncoDNA ofrece una serie de datos sobre la evolución de la enfermedad, así como aspectos de las nuevas tecnologías para su tratamiento.

El 17 de noviembre se conmemora el Día Internacional del Cáncer de Pulmón, uno de los tumores de mayor incidencia y con mayores índices de mortalidad en el mundo. En 2018 se registraron casi 2,1 millones de nuevos casos, según los datos del Global Cancer Observatory (Globocan). Una cifra que este año se podría reducir, teniendo en cuenta los acontecimientos que estamos viviendo.

Aunque todavía es pronto para dar un dato concreto, para este año se prevé que las cifras de nuevos diagnósticos desciendan. Algo que, desgraciadamente, no se va a deber a una mejora en la salud de la población, sino a la gran cantidad de revisiones y pruebas que la COVID-19 ha frenado a lo largo de 2020.

Situación excepcional

Esta situación preocupa notablemente a los oncólogos, que llevan tiempo alertándonos de las consecuencias que esta situación excepcional puede traer tanto en cáncer de pulmón como en otros tipos . Ya se está observando que los retrasos en el diagnóstico y las cirugías están dando como resultado un aumento en la detección de casos en un estadio avanzado y con un peor pronóstico.

Por eso, este año es más importante que nunca celebrar este día para recordar a la población la importancia de revisar y vigilar su salud. Pero también para destacar el trabajo constante de investigadores y sanitarios especializados en este tipo de cáncer, una labor que está dando como resultado grandes avances.

Oncología de precisión

La biopsia líquida, poco invasiva, se ha convertido en una técnica muy útil por la amplia información que ofrece a los especialistas sobre la evolución de un tumor y sus alteraciones genéticas

Ejemplo de ello es toda la nueva era de la oncología de precisión, con el estudio y detección de biomarcadores que abren una nueva vía a tratamientos dirigidos, capaces de modificar drásticamente la respuesta y evolución de la enfermedad. También la inmunoterapia constituye otro principal avance en el tratamiento del cáncer, orientada sobre todo a estimular las defensas del paciente frente a la enfermedad.

Y para que su resultado sea aún más efectivo, es necesario implementar en la práctica clínica diaria el uso de herramientas de diagnóstico precisas y predictivas. Por ejemplo, los inmunogramas y los análisis genómicos en biopsia sólida (muestra de tejido) o en biopsia líquida (sangre). Esta última, poco invasiva, se ha convertido en una técnica muy útil por la amplia información que ofrece a los especialistas sobre la evolución de un tumor y sus alteraciones genéticas. A través de estos análisis / estudios, se le facilita al oncólogo la tarea de dar con la terapia más eficaz para cada uno de sus pacientes. Un tratamiento personalizado en función de las características de su tumor.

Tratamiento personalizado

Es decir, aquellas personas que padecen cáncer de pulmón pueden aprovechar los beneficios de la genómica y la medicina de precisión para encontrar un tratamiento óptimo y personalizado. En estos momentos se conocen más de una decena de mutaciones genéticas asociadas al cáncer de pulmón que regulan procesos determinantes como la proliferación y supervivencia de las células tumorales, decisivas en el desarrollo de la enfermedad.

Al detectar estas alteraciones se puede predecir también la sensibilidad y eficacia de los nuevos tratamientos dirigidos que atacan directamente las células tumorales. Así se consigue tratar al paciente con fármacos que le produzcan menos efectos secundarios, mejorando su calidad de vida.

En cualquier caso, no podemos olvidar que el mejor remedio contra el cáncer de pulmón sigue siendo la prevención. El tabaco, la polución o la exposición a determinados componentes químicos son factores que aumentan el riesgo de padecerlo. Por eso es importante llevar un estilo de vida saludable que, por otra parte, puede ayudarnos a evitar otras muchas dolencias graves. A todo ello hay que añadir la realización de revisiones de forma periódica, especialmente cuando aparecen dificultades respiratorias, ya que una detección precoz puede ayudar al paciente a tener una evolución exitosa.

Adriana Terrádez Lavergner

Directora de OncoDNA para España y Portugal