Apunte del día

De la humanización de la asistencia en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS)

Para sorpresa de muchos, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, se ha propuesto como objetivo humanizar la asistencia sanitaria,  lo que obliga a pensar, por un lado, que la que actualmente se presta está deshumanizada y, por otro, que deberá convertir el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) en un gran laboratorio para llevar a cabo su megaproyecto.

Desde mi punto de vista, considerar que la asistencia está deshumanizada comporta que se está llevando a cabo por una especie de robots que sólo tiene en cuenta los principios de la técnica y no los que inspira la relación entre las personas, algo que no se compadece con la realidad, sino todo lo contrario. La visión de una asistencia sanitaria deshumanizada sólo encuadra en los planteamientos de algunos telepredicadores que, como sucede al consejero de Sanidad de Madrid, piensan que todo está mal, pero no definen lo que está bien. Son apriorísticos por principio.

En cuanto al segundo punto, el experimento a desarrollar para conducir a todos por el camino de la humanización ‘martiana’ deberá contar, como cualquier experimento, con un objetivo definido y unos evaluadores externos que deben suponerse son ajenos al proyecto. De no ser así, y dada la megalomanía de sus diseñadores, no habrá duda de que se habrá conseguido el objetivo aunque las cosas sigan igual, porque para humanizar la asistencia lo primero que deben humanizarse son los responsables de su control y gestión. Y, como pueden leer en el acta de la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid del pasado 21 de junio, desconocen hasta el clima laboral del SERMAS.

Eso sí, se pretenden crear espacios ‘amables’ y una Escuela Madrileña de Salud, nos imaginamos que para enseñar qué es humanismo en sanidad. Aunque por lo que traslucen algunos planteamientos de la presentación, la humanización parece que pasa porque el paciente sepa autocuidarse y reclame menos servicios asistenciales. Y que, cuando se acuda a ellos, reciban la información adecuada y participen en el proceso. Sin embargo, ignora el punto de fundamental de la participación, en la propia gestión asistencial.

De momento, disiento del planteamiento porque todavía el consejero no ha explicado qué es el humanismo. A no ser que confunda éste con sus prédicas televisivas.

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

3 Comentarios

  1. sanitario descontento says:

    Muy bien traida la reflexión. El plan excinde una dimensión clave del proceso asistencial para convertirla en estrategia, sin participación de los principales actores: los profesionales que trabajan en la sanidad pública (ver escaso impacto en las redes sociales sanitarias).

    La misma exigencia que se traslada a los clínicos, para que apliquen las mejores evidencias a su práctica, debería impregnar a los gestores. Son muchas las experiencias publicadas que demuestran que estos movimientos reformistas que pretenden cambiar la cultura, deben iniciarse de abajo-arriba y no al revés, si quieren prosperar.

    Eso sí, con el coste de oportunidad que implica dedicar a toda una dirección general a este megalomaniaco plan ¿Dijo que era a coste 0?

    Fracaso claro. La ignorancia manifiesta y el adanismo de este consejero sobre los mecanismos de funcionamiento de la sanidad que pretende gobernar con su populismo indocumentado, está haciendo mucho daño. Más del que parece.

    De nuevo, la sanidad de Madrid sufriendo la impericia gestoril. This too shall pass…

  2. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    No me parece adecuado que se meta en un mismo saco a todos los colectivos sanitarios, siempre que se habla de algún aspecto que se considera negativo o mejorable. Ya sabemos que lo bueno y lo sobresaliente, siempre se lo vienen apuntando los mismos: aquellos que dirigen y manipulan en su beneficio la gestión y administración sanitaria, olvidando que el protagonista del proceso asistencial no es otro que el paciente.
    Hablen pues de humanización de la medicina, de forma clara y precisa, pues otros colectivos sanitarios si que se esfuerzan en dar un trato humano y respetuoso a los pacientes, dentro de lo que sus medios y tiempo se lo permiten.

  3. guss says:

    Son tan mentirosos, que lo mejor es dudar.
    Lo que busca es investigar donde recortar. Para seguir robando la Sanidad Publica, convertirla en privada, para robar mejor; regalarse subvenciones, y ayudas a fondo perdido.
    Para que, para evadir a paraísos fecales nuestra riqueza, nuestra sanidad robada