Política y Sociedad solicitada por los sindicatos ante las acusaicones de "boicot" a los sanitarios del centro

Madrid mantiene su postura de no destituir a la gerente del Hospital Príncipe de Asturias

Tras el “rechazo frontal” manifestado por los sindicatos ante las declaraciones de la gerente del madrileño Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Dolores Rubio, en las que acusaba a los profesionales sanitarios de “boicot” y su intención de requisar los móviles a los pacientes Covid-19 para, así, poder derivarlos al Hospital de Emergencias Isabel Zendal de la capital, la Consejería de Sanidad del Gobierno regional se mantiene en su decisión no destituir a esta directiva, al considerar que la “conversación es una grabación privada”.

Por estos hechos, las secciones sindicales en este centro de Comisiones Obreros (CCOO), CSIT Unión Profesional, el sindicato médico madrileño Amyts, la delegación madrileña del Sindicato de Enfermería (SATSE Madrid), la Federación de Empleados de Servicios Públicos de la delegación madrileña de Unión General de Trabajadores (FESP-UGT Madrid), la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y el Sindicato de Técnicos de Enfermería (U.S.A.E) insisten en solicitar la “dimisión” de Dolores Rubio y muestran su “absoluto rechazo” a las “presuntas acusaciones” contra los profesionales. Por ello, se concentraron ante este hospital este viernes, 5 de febrero.

A su vez, estas organizaciones sindicales rechazan el “atentado” a la Ley de Autonomía del Paciente y al Plan de Humanización que supondría la retirada del móvil a los pacientes, “coartando tanto la posibilidad de libre elección como el derecho a comunicarse con sus familiares de los pacientes”, tal y como proponía Rubio en la reunión, de la cual se difundió una grabación.

Como respuesta a la inacción de la Administración ante este caso, los sindicatos organizaron la citada concentración. Al finalizar la misma, CSIF sostuvo que, “tras la negativa por parte de la Consejería de Sanidad de cesarla, deberían, como mínimo, emitir una rectificación pública de las palabras de la gerente, por vulnerar los derechos fundamentales de los pacientes”.

Libertad de elección de centro

El secretario general de FESP-UGT Madrid, Julián Ordóñez, destaca, en declaraciones a Acta Sanitaria, “la gran preocupación que hay dentro del hospital por esta indefensión que hay”. En concreto, subraya “la indefensión por parte de los trabajadores al dejar sobre ellos la responsabilidad del Hospital Isabel Zendal, de sus boicot y de sus cosas extrañas que están pasando, y cómo se les sigue acusando. Los trabajadores quieren dejar muy claro que lo único a lo que se dedican es al cuidado y al tratamiento de los pacientes”.

ugt madrid

Julián Ordóñez

Respecto a los pacientes, Julián Ordóñez explica que “si no quieren irse al Hospital Zendal es dentro de la libertad de elección que ellos tienen y que la Comunidad de Madrid siempre ha hecho gala de esa libertad de elección de centro que tienen los pacientes”. De nuevo, insiste en que “a nadie se le puede intentar manipular para que hagan otra cosa y quitar el teléfono a los pacientes es algo muy grave y va en contra de toda la normativa”.

Ordóñez califica la actitud de la gerente de este hospital como de “gestión poco y de humanización menos, de lo que se les llena la boca”. Además, avanza que “si la gerente no dimite, por vergüenza, y tampoco la cesa la Consejería, tocará pedir que dimita a quien corresponda hacerlo y no lo hace”.

Poner en evidencia las “vergüenzas”

Mientras dichas acciones suceden o no, el portavoz de FESP-UGT Madrid comenta que lo que se puede hacer es “poner en evidencia las vergüenzas que suponen algunos o muchos gestores que tenemos en la Sanidad de la comunidad madrileña” e incide en que “las costuras del sistema sanitario vuelven a rasgarse con actitudes como ésta”.

“Lo único bueno de todo esto, y la garantía, es que los profesionales sanitarios seguimos siendo los mismos, y que, a pesar de los gestores, los pacientes de Madrid pueden estar muy orgullosos con su Sanidad”, concluye el secretario general de FESP-UGT.