Política y Sociedad El presidente regional, Ángel Garrido, anuncia que no se aprobará en esta legislatura

Confusión sobre el futuro del cambio de horarios en la Atención Primaria de Madrid

El presidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha confirmado este lunes, 25 de febrero, en una rueda de prensa para presentar BioMad, que el cambio de horarios en los centros de salud de esta comunidad autónoma no se pondrá en marcha, al menos, en esta legislatura y que su implantación dependerá de la decisión del Ejecutivo resultante de las elecciones regionales, lo que para algunos organizaciones sindicales significa «una victoria» y para el sindicato médico madrileño AMYTS podría traducirse, simplemente, como un recuerdo de que el ahora máximo dirigente madrileño «no va a estar» en el momento de la aprobación de la medida, hecho que, según el consejero de Sanidad de la Administración madrileña, Enrique Ruiz Escudero, también depende de los comicios sindicales.

Julián Ezquerra

Esta propuesta limitaba el horario de las consultas a las 18.30 horas y se está probando en 14 centros de salud. Desde el principio, contó con el rechazo de la mayoría de sindicatos sanitarios, excepto de CSIT Unión Profesional y AMYTS. Este último considera apropiada esta medida «por facilitar la conciliación y el horario razonable para todo el mundo”. Ahora, tras las declaraciones de Ángel Garrido, este mismo sindicato cree que hay dos maneras de traducir este anuncio.

Una, que el Gobierno regional no tiene intención de aprobar la medida, incluso aunque el nuevo Ejecutivo fuera de nuevo del Partido Popular (PP). Otra, que Garrido recuerda que «él simplemente no va a estar» al frente de esta Administración en caso de que, al finalizar el piloto, el proyecto saliera adelante debido a sus buenas evaluaciones.

Sin tiempo

Según expuso el secretario general de este sindicato madrileño, Julián Ezquerra, a Acta Sanitaria, confía en que la buena traducción sea esta última, ya que «no estaba en el ambiente» que el Gobierno autonómico quisiera frenar el proyecto. Espera, por tanto, que Garrido solo haya querido constatar que, al estar aún en marcha el proyecto piloto y quedar pendiente, cuando este acabe, realizar un informe, no vaya a dar tiempo a ello antes de las elecciones autonómicas del domingo, 26 de mayo, a las que él no concurrirá como representante del PP.

Sin embargo, Julián Ezquerra también contempló la posibilidad de que estuviera Garrido anunciando su freno, al dejar en manos de un Ejecutivo totalmente distinto su implantación, lo que sería «absolutamente impresentable», a su juicio. En este sentido, Enrique Ruiz Escudero expresó en la firma del protocolo de creación de BioMad que las declaraciones de Garrido «no hablan de renunciar al proyecto».

«Lo único que ha dicho el presidente es que, fruto de los acontecimientos electorales que llegan, no solo a nivel de elecciones generales, sino sobre todo por las elecciones sindicales, que se producen en la primera semana de mayo, entendíamos que era mucho más lógico evaluar los resultados de ese pilotaje con la nueva Mesa Sectorial que seguramente se constituirá a finales de mayo», puntualizó, sin embargo, añadiendo así una nueva condición a la ecuación del proyecto, que ya contaba con el escollo de su evaluación y de las elecciones autonómicas.

Enrique Ruiz Escudero

«Es un proyecto piloto y nosotros vamos a seguir trabajando en ese proyecto, evaluar los resultados con la nueva Mesa Sectorial y, a partir de ahí, ya se decidirá con esos resultados que se obtengan de ese proyecto piloto si se debe poner en marcha o no», añadió Ruiz Escudero. Esto significaría, por tanto, que mínimo hasta junio el proyecto no podría ver la luz, contando con que la Administración resultante de los comicios autonómicos decidiera tenerlo en cuenta y que la nueva Mesa Sectorial de Sanidad hiciera lo propio.

Este representante de la Sanidad regional admitió que en la Mesa Sectorial de Sanidad de Madrid, en la actualidad, no hay unanimidad sobre la puesta en marcha del proyecto. «Entendíamos que algo que es organizativo, como es deslizar las agendas de los profesionales, tenía que tener como mínimo esa fase de pilotaje para evaluarlo», insistió Ruiz Escudero, que recordó que el Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) también apoyó la idea, así como asociaciones científicas de Pediatría y de médicos de Atención Primaria. «Es una medida que, como mínimo, hay que evaluar», concluyó.

Seguirán insistiendo

Por el contrario, representantes sindicales como el secretario de Sanidad de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores (FESP-UGT) de Madrid, Julián Ordóñez, mostraron su satisfacción por la decisión tomada por el Ejecutivo madrileño. Para este sindicalista, se trata de «un paso más, un éxito dentro de la pelea que se está llevando a cabo por parte de algunas organizaciones sindicales», según declaró a Acta Sanitaria. «Seguiremos insistiendo para que el que venga, sea del color político que sea, no lo haga», subrayó.

Rosa Cuadrado

Por su parte, la secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (CCOO) de Madrid, Rosa Cuadrado, definió como «lógico» y «razonable» el aparente frenazo a un proyecto «con la mayoría de los sindicatos en contra». «Ha sido una cabezonada», describió, tras lo que expuso que considera difícil reconocer sus beneficios implantando un proyecto piloto «en tan pocos centros y con tan poco tiempo». «No se puede ver el impacto, ha sido una chapuza», declaró también a este medio.

CCOO, de manera general, cree que «la paralización de la medida es el reconocimiento de que las cosas no estaban funcionando en los centros piloto» porque “estaban surgiendo muchos problemas y un rechazo creciente de la ciudadanía y los trabajadores sanitarios».

Retirada y entierro del proyecto

Otras organizaciones sindicales fueron menos prudentes a la hora de reaccionar ante las declaraciones de Garrido. Para el Sindicato de Enfermería (SATSE), los más de 141.000 apoyos conseguidos a través de la Plataforma Change.org y «la presión ejercida por las asociaciones vecinales han ‘enterrado‘ la reorganización prevista por el Gobierno regional del PP de los horarios de los centros de salud de la Comunidad de Madrid».

A juicio del sindicato enfermero, la decisión del Ejecutivo regional de mantener, por el momento, los horarios de los centros de salud “es una victoria no solo de los profesionales y usuarios, sino también de la razón, ya que de haberse aplicado solo podría generar ‘problemas y disfunciones’ entre usuarios y profesionales, así como romper la continuidad asistencial tan importante en este ámbito sanitario”, explica el secretario de Acción Sindical de SATSE Madrid, Jesús García García.

«Desde SATSE Madrid creemos que la propuesta nació, desde el principio, viciada, ya que solo la apoyaron dos sindicatos con la oposición de la mayoría de los representantes de los trabajadores del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS)», prosigue esta organización sindical, que tampoco comparte «la pretensión de dejar al Gobierno que salga de las próximas elecciones la decisión de aplicar o no dicha reducción horaria».

En el mismo sentido se pronuncia la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM). «Evidentemente se trata de una victoria del amplio movimiento social y profesional contra este recorte, movilizaciones, recurso al Defensor del Pueblo, denuncias, concentraciones, etc., en las que la ADSPM ha participado activamente», apunta esta agrupación.

«Nos congratulamos de esta retirada de la Comunidad de Madrid, pero entendemos que es importante mantener la presión y exigir la retirada total de la medida en todos los centros, porque ha demostrado ser un desastre y perjudicar el derecho de la población a una Atención Primaria de calidad», agrega la ADSPM.

Deja un comentario