Política y Sociedad CON UNA NUEVA GUÍA QUE ENSEÑA A SOBRELLEVAR EL DUELO

Madrid ayuda a que familiares y amigos superen las pérdidas por suicidio

La Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha presentado la guía para familiares en duelo por suicidio, entendidas estas personas como supervivientes con vínculos filiales, parentales o de otro tipo de parentesco, además de amistad, con los fallecidos; por lo que los 3.000 ejemplares de esta primera edición irán dirigidos a los centros de Salud Mental de la región, SUMMA 112 y las asociaciones de pacientes de áreas sociales y de Salud Mental.

Enrique Ruiz Escudero

Con la debida prudencia

El acto de presentación tuvo lugar en el Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, cuyo director gerente es José Soto. Tras sus palabras protocolarias y de respeto y afecto hacia las personas afectadas, tomó la palabra el consejero de Sanidad de la Administración regional, Enrique Ruiz Escudero.

El primer mensaje de Enrique Ruiz Escudero fue para destacar la importancia de la publicación, en víspera del martes, 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, una ocasión, declaró, como el resto del año, para no ocultar el extraordinario drama del suicidio y para arropar a las familias que se ven golpeadas por él.

José Soto

Redoblar esfuerzos

A pesar de que la Comunidad de Madrid es la segunda región con menor tasa de suicidios de España, Ruiz Escudero entonó la debida prudencia al recordar que es imprescindible aumentar los esfuerzos para que este problema de Salud Pública no sea la primera causa externa de muerte, una circunstancia radical que transforma, o trunca, la biografía de las personas afectadas y de sus seres más queridos.

Por su labor en la mejora en ese terreno, el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo autonómico elogió las actividades desarrolladas por la Oficina Regional de Coordinación de Salud Mental, un organismo que, según explicó, se ajusta a los dictados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de velar por la información y formación de los profesionales sanitarios y otros perfiles, como las fuerzas del orden y el sistema educativo, con el objetivo común de gestionar mejor esta problemática desde los poderes públicos.

Un total de 10 suicidios al día

Ruiz Escudero precisó que, desde el mes de abril de 2018, la prevención del suicidio es una línea bien definida del Plan Estratégico de Salud Mental 2018-2020, actualmente en el ecuador de su desarrollo, con la meta de que se reduzcan al máximo los 3.679 suicidios que se produjeron en 2017 y para bajar la tasa autonómica de 5,18 suicidios confirmados por cada 100.000 habitantes y los 7,87 que ofrece la media nacional, en un país en el que, como se recordó en la presentación de la guía, todavía se suicidan 10 personas cada día.

Además, el máximo responsable de la Sanidad madrileña detalló que la guía publicada se suma a las ya existentes con anterioridad, centradas en la detección previa de la conducta desde la familia y el entorno de la persona afectada, el componente de autoayuda, la prevención por parte de los profesionales sanitarios y los facilitadores sociales y la orientación desde el medio docente para sobrellevar este tipo de fallecimientos en el medio educativo.

A familiares y allegados

Al referirse a la última guía presentada, dirigida a familiares y allegados de personas fallecidas por suicidio, Ruiz Escudero insistió en que el duelo que se genera en los «supervivientes» es muy distinto a otros que tiene que afrontar el ser humano durante su existencia.

Principalmente, aseguró el consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, porque se producen destacables alteraciones anímicas y personales que nacen casi siempre de la incapacidad de comprender que tuvo que ocurrir para que el familiar o el amigo tomara una decisión tan irreversible, además de la lógica dificultad para calibrar el profundo sufrimiento que desemboca en este tipo de situaciones, apuntó.

De ahí que Ruiz Escudero vea una gran utilidad en ayudar a los supervivientes desde el día de suceso y hasta ponerles en la senda de su recuperación, razón por la que pidió a todos los profesionales y ciudadanos trabajar por la prevención.

Montserrat Montes

Unión de supervivientes

La presidenta de la Red AIPIS-FAeDS, la psicóloga educativa Montserrat Montés, resumió la trayectoria de esta entidad desde 2009, compuesta inicialmente por profesionales asistenciales, como psicólogos.

Sin embargo, como detalló Montserrat Montés, fue a raíz de un taller organizado con familiares y otros supervivientes de personas que habían puesto fin a su vida cuando la asociación adquirió una composición mixta que permitiera realizar iniciativas formativas tanto para los profesionales como para dichos supervivientes.

En ese empeño común, Montés agradeció a los profesionales y la Administración sanitaria madrileña haber plasmado en una guía los aspectos más importantes relacionados con el suicidio. Como una de sus coordinadores, junto a los psicólogos clínicos Antonia Jiménez, presente en el acto, y Javier Jiménez Pietropaolo, estima que el valor del trabajo reside en su virtualidad para contrarrestar mitos, contestar a los pensamientos oscuros y ayudar a conocer y gestionar las emociones desde la autoayuda.

En esta tormenta mental que padece el superviviente, esta psicóloga situó el sentimiento de culpa y las preguntas recurrentes que no tienen respuesta fácil o posible y siempre angustian a los allegados, con una breve reseña, señaló, a los niños, que deben conocer la verdad y participar en el duelo colectivo. Se centró también en la parte de la guía dedicada al duelo del primer día y de las fases posteriores, que nunca es igual a otro tipo de duelos, como ya apuntaron otros ponentes.

Mercedes Navío

En línea con el Plan

La coordinadora de la Oficina Regional de Salud Mental de la Comunidad de Madrid, la doctora Mercedes Navío, situó en menos de ocho personas por cada 100.000 habitantes la tasa de suicidio española, con unos de sus tramos más bajos en la región.

Dentro de su actividad ordinaria, resaltó Mercedes Navío el trabajo compartido con la Alianza Europea contra la Depresión, y múltiples materiales formativos y divulgativos de cartelería, spots para audiovisuales y guías formativas. En este contexto, destacó los programas preventivos del suicidio, activos en la Fundación Jiménez Díaz de la capital y los hospitales General Universitario Gregorio Marañón y Universitario La Paz, ambos en Madrid, entre otras instituciones madrileñas.

Como anticipó Ruiz Escudero, esta coordinadora reiteró que la prevención del suicidio es la línea Cinco del Plan Estratégico de Salud Mental de la Comunidad de Madrid, mediante la reducción de los riesgos.

En esta quinta entrega de las guías, Navío aseguró que se completa el círculo conceptual del suicidio al abordar la complejidad del duelo que requiere, sin atender a falsos mitos y con la mayor atención a las emociones, las conductas y los pensamientos.

Desde esta visión integradora, la coordinadora pidió que no se caiga en el catastrofismo y que se tenga siempre en cuenta que muchas de las causas del suicidio son abordables. No obstante, estima que las personas que entran abruptamente y de forma afectiva en la realidad de este problema experimentan un sufrimiento comparable al que se genera en un campo de concentración.

José Carlos Soto

Seriedad y dignidad

El encuentro contó con el testimonio de José Carlos Soto, padre de una joven de 18 años que dio término a su vida con el lógico desgarro familiar. Al compartir su experiencia con los presentes, avisó de que el suicidio muchas veces sorprende a los seres queridos sin que haya antes más que algunas señales difusas y casi intrascendentes en comparación con el hecho concluyente. En su caso, fueron signos de retraimiento que la familia achacó a la adolescencia.

Según refirió José Carlos Soto, las personas que toman una decisión tan terrible obedecen a una enfermedad oscura y desconocida que, desgraciadamente, muchas veces pasa desapercibida en el medio social más inmediato. Por esa razón, pidió que se hable abiertamente del suicidio y, muy especialmente, en los medios de comunicación.

Soto, como parte de la Red AIPIS-FAeDS, mostró su satisfacción al poder participar en talleres y charlas. En una de ellas, celebrada en el Instituto de Educación Secundaria (IES) al que asistía su hija, una conferencia afloró cuatro chicas que tenían ideación suicida. Para concluir, emplazó a todos a ver el documental ‘Memento Mori‘ en un cine de Madrid el jueves, 12 de septiembre.

En el camino

Al ser un hecho positivo la presentación de la guía, no procedió preguntar ni a Ruiz Escudero ni a la coordinadora sobre los chicos que acaban con su vida antes de llegar a ocupar las escasas plazas de media estancia para Salud Mental que hay en la Comunidad de Madrid, con dudosa selección de pacientes en centros concertados. Ni tampoco por qué se quedan en el camino personas mayores antes de que les vea el psiquiatra o de que se les instaure un tratamiento que les estabilice, sn olvidar el desierto que es la Sanidad Pública madrileña en términos de Psicoterapia.

Deja un comentario