Política y Sociedad Los portavoces políticos, obligados a salir del Congreso para escuchar sus reivindicaciones

La lucha por la recuperación de derechos reúne a más de 1.500 médicos en Madrid

La manifestación convocada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha reunido a miles de profesionales de Medicina en Madrid, con un recorrido entre el Ministerio de Sanidad y el Congreso de los Diputados, cuya repercusión obligó a los representantes políticos de cada formación mayoritaria a acercarse a la cabecera de la protesta y recibir, de mano de los convocantes, el decálogo de reivindicaciones, entre las que se encuentran la recuperación de los derechos perdidos, como la jornada de 35 horas y la adecuada retribución salarial.

Así, la manifestación, encabezada por el secretario general de CESM, el doctor Francisco Miralles; el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), el doctor Serafín Romero; su homólogo en la el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Alejandro Iñarra; y el secretario general del sindicato médico madrileño AMYTS, el doctor Julián Ezquerra, entre otros, alcanzó a eso de las 13.30 horas los alrededores de la Cámara Baja, después de que unos 1.500 médicos, según las primeras estimaciones de los sindicatos, y unos 500, según la Policía Nacional, recorrieran durante hora y media el Paseo del Prado, desde la sede de la cartera sanitaria del Gobierno.

Los portavoces de Sanidad en el Congreso de los Diputados del PP, Teresa Angulo; del PSOE, Jesús María Fernández; de Ciudadanos, Francisco Igea; y de Podemos, Mónica García -esta última acompañó todo el recorrido de la manifestación-; acudieron a la lectura del manifiesto por parte de Francisco Miralles, que incluía un decálogo que, más tarde, CESM entregó uno por uno a los representantes políticos. Tras ello, y ante la repercusión de la protesta cercana a Las Cortes, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos y diputado por Madrid, Íñigo Errejón, acudió también a recibir el manifiesto y mostrar su apoyo a los manifestantes.

Compromiso de los políticos

Íñigo Errejón

“Hemos bajado a escuchar, a recibir las protestas y a solidarizarnos con las demandas de los profesionales de la Sanidad en España que han visto sus condiciones laborales y salariales mermadas y atacadas durante la crisis”, expresó el representante de Podemos. “Pero, hoy, no hay ninguna excusa”, agregó Íñigo Errejón, que cree que “toca repartir y cuidar de quien nos cuida”.

Para Jesús María Fernández, “no va a ser posible mejorar los salarios si no hay una nueva financiación de las comunidades autónomas”. “Nosotros venimos, desde el comienzo de la legislatura, luchando y reclamando mejoras de las condiciones de empleo, estabilización, eliminación de tasas de reposición”, aseguró el socialista.

Francisco Igea, por su parte, entendió la manifestación de los médicos como una manera de reclamar “justicia y de recuperar el esfuerzo que han hecho durante la crisis”. “Creo que todo el país debe ser consciente de que estamos en una situación de riesgo”, alertó el portavoz de Sanidad de Ciudadanos.

Jesús María Fernández

“Para nosotros, son un pilar fundamental del Sistema Nacional de Salud (SNS) y sabemos que en la época especialmente de crisis han trabajado por mantener la calidad del sistema. Por eso, desde el Gobierno de España del Partido Popular se están devolviendo los esfuerzos que se hicieron durante la crisis. De hecho, se ha convocado la Oferta Pública de Empleo (OPE) más histórica de nuestra democracia, de las cuáles 100.000 plazas van para el ámbito sanitario”, expresó Teresa Angulo en nombre del PP.

Unas reivindicaciones “justas”

No opinan así los más de 1.500 médicos que, según CESM, acudieron a la manifestación, ni los representantes de los organismos de la profesión que apoyaron la convocatoria de la protesta. Es el caso de Serafín Romero, que recordó que las repercusiones de los recortes se empezaron a ver “cuando empiezan a aumentar las listas de espera, la masificación en las consultas y en los momentos de máxima atención, como en la época invernal”. “Esto es lo que nos preocupa y parte de los motivos por los que no reunimos hoy aquí a decir ‘basta ya‘”, aseguró.

Serafín Romero y Francisco Miralles

También como presidente del Foro de la Profesión Médica de España (FPME), Romero explicó que apoyaron la movilización “desde el principio” al considerar “justas” las reivindicaciones laborales que desde CESM se piden. “Esencialmente es porque ya toca hablar de los médicos. El Pacto por la Sanidad ni está ni se le espera, pero hay que hacer un pacto por los profesionales”, declaró el máximo dirigente de la OMC.

Descontento con todos los Gobiernos

“Hemos llamado a toda la profesión a manifestarse por el descontento que tenemos con todas las Administraciones y con todos los Gobiernos, sean del color que sean”, señaló Miralles, que argumentó este hecho en que las demandas que hace la profesión “no están siendo atendidas”.

En este punto, el encargado de leer, ya en las cercanías del Congreso de los Diputados, el manifiesto de protesta, especificó como reivindicaciones la recuperación del 30 por ciento del poder adquisitivo perdido por los médicos durante la crisis, que a su juicio, no se conseguirá con el acuerdo firmado entre los sindicatos y el Ministerio de Hacienda sobre salarios de funcionarios; volver a la jornada de 35 horas que existía antes de la crisis; puestos de trabajos dignos y alejados de la eventualidad; profesionales suficientes; y formación adecuada para los futuros médicos, entre otras cuestiones.

Huelga al mismo tiempo

Julián Ezquerra

Julián Ezquerra recordó que, además de la manifestación estatal, en Madrid estaba convocada una jornada de huelga que, según los datos de AMYTS, fue secundada por entre el 50 y el 70 por ciento de los facultativos. Se trata de un “éxito rotundo”, con “un seguimiento fuera de lo normal”, prosiguió, tras lo que recordó que para un médico “hacer una huelga es algo muy duro, muy serio, y aún así se ha ido a la manifestación”.

En referencia a la falta de movimiento por parte de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid para intentar evitar la huelga y minimizar el efecto de la manifestación, y a si esta inacción pretendía restar importancia a la movilización, el secretario general de AMYTS declaró que si era esa su intención “se han equivocado”, al haber “una huelga importante” y “una manifestación muy, muy considerable”. “Creo que ha sido una dejación de funciones evidente, hablar con los profesionales no sólo es una obligación, es una necesidad y ellos han desistido de su obligación. Para nosotros ha sido una decepción absoluta”, lamenta.

Comunidades y residentes, también presentes

A la manifestación acudieron no sólo médicos de Madrid, sino de otras partes de España. Así, junto a gritos de “cuida a quien te cuida” y “que nos devuelvan nuestros derechos”, y entre carteles que rezaban “malpagados, machacados e ignorados, pero nunca derrotados”, se situaban banderas de comunidades autónomas como Aragón, Extremadura y el Principado de Asturias. Además, especialmente importante fue la presencia de residentes y estudiantes de Medicina, preocupados por el que será su futuro.

El representante de estos últimos en el Foro de la Profesión Médica de España, Alejandro Iñarra, así lo transmitió. “Los estudiantes nos teníamos que sumar en consonancia con el Foro y porque es nuestro futuro”, explicó. “Lo que peligra aquí es la Sanidad y una buena Sanidad también revierte en una buena educación para nosotros”, prosiguió, tras lo que recordó el poco equilibrio entre el número de médicos que se presentan al MIR en comparación con las plazas disponibles, que no llegan a la mitad.

“Esperamos que tenga repercusión y, desde luego, si no la tuviera, sería una vergüenza por parte del Ministerio, siendo que la profesión médica se ha comprometido siempre con la Sanidad”, argumentó el presidente del CEEM, que concluyó afirmando que “no escuchar, aparte de una negligencia, sería una falta de vergüenza”.

Huelga en Murcia

Además de la manifestación organizada en Madrid, CESM Murcia también había convocado una huelga en esta región. Según el sindicato, la aceptación de la huelga se situó entre el 50 y el 60 por ciento, y cifró el establecimiento de servicios mínimos “en un 100 por cien en hospitales y un 75 por ciento en Atención Primaria”. “CESM Murcia ha tenido conocimiento de que muchos profesionales han solicitado hacer huelga, no han podido ejercer este derecho y han tenido que ocupar sus puestos de trabajo, dado que la Administración ha establecido los servicios mínimos por encima de lo habitual en caso de huelga”, expresaron.

Deja un comentario