Industria farmacéutica Según un estudio del H de Bellvitge

Los tratamientos orales reducen entre un 30% y un 50% la frecuencia de los brotes de esclerosis múltiple

— Barcelona 27 May, 2014 - 6:02 pm

27 H. BELLVITGE

La innovación en los tratamientos orales para la esclerosis múltiple, EM, ahorra las molestias de los fármacos autoinyectables y reducen entre un 30% y un 50% la frecuencia de los brotes, según informa el H.U. de Bellvitge, Barcelona, que en la actualidad lidera el único servicio en red de esclerosis múltiple de España, con un trabajo coordinado junto con el H. de Viladecans, el H. Joan XXIII de Tarragona y el Consorcio Sanitario del Garraf, para homogeneizar la calidad de las terapias y compartir los avances en la enfermedad.

El Dr. Sergio Martínez Yélamos, jefe de la Unidad de Esclerosis Múltiple del citado centro, confirma a este respecto, que “en el abordaje de la EM una de las innovaciones más destacadas es la introducción de fármacos orales. Estos suponen una importante mejora en la calidad de vida de los pacientes, ya que ahorran las molestias ocasionadas por los actuales fármacos autoinyectables, obteniendo una eficacia igual o superior”. Por otro lado, añade que las investigaciones actuales estudian la hipótesis sobre si la adhesión a un programa estructurado de ejercicio físico mejora la evolución de estos pacientes.

Dimetilfumanat y teriflunomida

En relación con estos fármacos, ya han recibido la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento, y se espera que puedan estar disponibles en España en unos meses. “El dimetilfumanat y la teriflunomida”, subraya el Dr. Martínez Yélamos, “han mostrado una reducción de la frecuencia de brotes entre un 30% y un 50%. Esto nos indica que serán una muy buena alternativa a los actuales fármacos (interferones y el acetato de glatiramer) prescritos como tratamiento inicial”.

Asimismo, también es una novedad la aprobación del alemtuzumab para tratar la esclerosis múltiple resistente. Este agente terapéutico consigue hasta un 80% de reducción de la frecuencia de los brotes. Aún así, es de administración intravenosa y con importantes efectos secundarios, por lo que se reserva a casos en los que hayan fracasado otras opciones terapéuticas. Actualmente continúan las investigaciones sobre las causas, las nuevas formas de prevenir los brotes y el desarrollo de biomarcadores de pronóstico y respuesta del tratamiento más fiables.

Por otra parte, el H.U. de Bellvitge lleva a cabo, conjuntamente con el H. del Mar y el H. Clínico de Barcelona, un estudio para determinar si existe una correlación entre determinados subtipos de las llamadas células NK del sistema inmunitario y el pronóstico a largo plazo de los enfermos de esclerosis múltiple. “Si se consiguiera demostrar esta correspondencia, los médicos dispondríamos de un marcador para adaptarse de forma precoz el tratamiento al pronóstico de la enfermedad”, afirma Martínez Yélamos.