Derecho Sanitario Según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Los funcionarios no fijos, sin derecho a ser readmitidos por despido disciplinario improcedente

— Madrid 25 Jul, 2018 - 3:47 pm

El Tribunal de Justicia de la Unión Europa (TJUE) ha asegurado que el Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada no se opone a que el personal laboral no fijo de la Administración no tenga derecho a una garantía de readmisión en caso de despido disciplinario improcedente.

Esta sentencia corresponde al litigio que mantiene una enfermera con el Consorci Sanitari de Terrassa en relación con un despido disciplinario improcedente. La profesional de Enfermería trabajaba para el Consorci Sanitari de Terrasa con un contrato de trabajo indefinido no fijo.

En el 2011 la Administración concedió a la enfermera una excedencia voluntaria y, cuando la profesional solicitó su reincorporación, el Consorci Sanitari de Terrassa le propuso un puesto a jornada parcial. Sin embargo, la demandante se negó a aceptar un puesto que no fuera jornada completa así que no se presentó en su centro de trabajo y esta razón fue objeto de un despido disciplinario.

La enfermera solicitó al Juzgado de lo Social número 2 de Terrassa que declarara la improcedencia del despido y condenara a su empleador a readmitirla o abonarle la indemnización legal máxima en caso de despido improcedente, invocando al Derecho Laboral Común.

El Tribunal de Justicia justifica la diferencia de trato

El juez español se dirigió al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para conocer si el Acuerdo Marco se opone a la legislación española. Mediante una sentencia, el órgano europeo asegura que dicho acuerdo no se opone a la norma española.

El Tribunal Europeo señala que existe una diferencia de trato entre el personal fijo y el no fijo en relación con las consecuencias derivadas de un posible despido improcedente. En España, la regla general aplicable en caso de despido improcedente establece que el empresario puede optar por la readmisión o la indemnización pero, como excepción, si el trabajador presta servicios a la Administración éste debe ser readmitido obligatoriamente.

La justicia española estima que la diferencia de trato no puede justificarse, ya que la enfermera tenía un contrato de personal laboral no fijo. Por consiguiente, el TJUE considera que la readmisión automática del personal fijo forma parte “de un contexto muy diferente” de aquel en el que se encuentra un trabajador no fijo.

Finalmente, el órgano de justicia europeo concluye que la desigualdad de trato está justificada “por la existencia de elementos precisos y concretos, que caracterizan la condición de trabajo de que se trata, en el contexto específico en que se enmarca y con arreglo a criterios objetivos y transparentes”.

Deja un comentario