Política y Sociedad

Los recortes comienzan a sentirse en la salud de los profesionales de enfermería

Los recortes comienzan a sentirse en la salud de los profesionales de enfermeríaDe acuerdo con el estudio (que se adjunta), seis de cada diez profesionales de enfermería sienten en España el síndrome de Burnout, o del profesional ‘quemado’; ocho de cada diez, estrés; cerca de nueve considera que el ambiente laboral se ha deteriorado y más de la mitad cree que la atención a los pacientes ha empeorado en los últimos tiempos. Son algunas de las conclusiones del estudio ‘Percepción de estrés en los Profesionales de Enfermería en España’ que ha elaborado SATSE a través de encuestas a 1.173 enfermeras de todo el país durante el pasado mes de julio. El perfil mayoritario entre los encuestados es mujer, entre 26 y 55 años y con contrato fijo.

 

“Si lo hubiéramos hecho ahora, me temo que los resultados aún serían peores”, explica, María Mª José García, Secretaria General Técnica y responsable del estudio que presentó el jueves junto al secretario general de SATSE, Alejandro Laguna,

 

Problemas psíquicos y físicos

 

Los principales resultados del estudio muestran que más de ocho de cada diez profesionales (84%) se siente estresado y seis de cada diez (62%) ‘quemado’. Asimismo, muchos profesionales manifiestan dolencias y perjuicios físicos, y por ejemplo, un 97% padece tensión muscular; un 93%, nerviosismo, temor o angustia; un 43% sufre problemas sexuales, y un 86% tiene trastornos del sueño.

 

Por otro lado, más de la mitad (51%) cree que la atención a los pacientes ha empeorado, y es que ocho de cada diez (80%) considera que no hay personal suficiente, y también ocho de cada diez (82%) no dispone del tiempo necesario en su jornada laboral para atender a los pacientes como desearía. Además, cerca de nueve (88%) de cada diez enfermeras consideran que han empeorado sus condiciones de trabajo, y un porcentaje similar (86%) cree que el ambiente laboral se ha deteriorado.

 

Una advertencia a las administraciones

 

Iniciado a partir de denuncias individuales de los profesionales, Laguna indica que el objetivo del estudio ha sido conocer la repercusión de la actual situación laboral en la salud personal y calidad de vida de los profesionales, así como en la atención que se presta a los usuarios del Sistema Nacional de Salud. Como termómetro, el resultado de la encuesta muestra, según el dirigente sindical que “la salud de nuestro sistema sanitario ha empeorado en los últimos meses y, si no cambian las cosas, se verá abocado a una situación insostenible y desoladora, no solo para el profesional sino también para los pacientes”.

 

“Si yo estuviera en la administración me preocuparían estos resultados”, advierte María José García. Si el sistema sanitaria en general acusa los recortes presupuestarios, es la enfermería la más afectada, asegura, “porque son los que están más en contacto con el paciente”, con más pacientes cada vez y con menor recursos insiste García. Si hay solución en estos momentos es, a su juicio, “gestionar con cabeza”. Lo que no se puede hacer, dice “es optar por medidas inmediatas que sólo ponen parches” y entiende que es a la propia Administración, a la que culpa de esta situación, a la que no le debería de interesar “tener profesionales enfermos”.

 

“Estamos actuando mal”, prosigue, “el profesional tiene un exceso de celo y está quedándose después de su turno para atender a sus enfermos. De eso se vale la Administración. Es un cuidado invisible que no cuenta”.

 

Actuaciones del Sindicato

 

Imagen destacadoAnte esta situación, el Sindicato de Enfermería ha anunciado que desarrollará distintas medidas y actuaciones con el objetivo de ayudar a los profesionales a prevenir y actuar ante el estrés. La primera, dirigirse al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y al resto de administraciones sanitarias a nivel autonómico, enviándoles el Estudio e instándoles a que se “tomen en serio” este problema, y adopten medidas concretas y eficaces contra esta situación.

 

Asimismo, el Sindicato promoverá la realización de jornadas que ayuden al profesional a prevenir los síntomas del estrés y a intentar mitigar o acabar con ellos cuando ya los sufran, y reeditará una Guía de Prevención y Actuación contra el Estrés, que busca el mismo objetivo de ofrecer pautas de actuación que ayuden a mejorar su calidad de vida a los trabajadores afectados.

 

Por último, el Observatorio de la Enfermería de SATSE creará un departamento específico para hacer un seguimiento exhaustivo y continuo de la repercusión del estrés en los profesionales de toda España, en aras a tomar nuevas actuaciones a futuro.