Tecnología e Investigación XII Congreso de la Sociedad Española del Dolor en Sevilla

Los opioides en dolor crónico no oncológico son seguros y con pocos efectos secundarios

— Sevilla 29 May, 2015 - 5:44 pm

El uso de opioides en dolor crónico no oncológico se muestra seguro y con reducidos efectos secundarios, según ha manifestado César Margarit Ferri, coordinador de la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Alicante, durante el XII Congreso de la Sociedad Española del Dolor que se celebra en Sevilla; “los opioides”, asegura este especialista, “son fármacos que como todos tienen efectos secundarios, pero frente a los AINE poseen un perfil de seguridad más elevada”.

La mayoría de los estudios clínicos de seguridad se realizan en el tiempo máximo de un año y, aunque la experiencia clínica demuestra que los opioides sí son seguros, no hay datos consistentes en la literatura científica al respecto. Al decir de los especialistas, “sabemos que son eficaces en dolor agudo, en dolor crónico tanto si es oncológico como no oncológico, e independientemente de su mecanismo fisiopatogénico (dolor neuropático, visceral, o somático), aunque con diferencias en cada uno de ellos”.

El dolor crónico sigue afectando a uno de cada cinco personas en Europa y al 17,6% de la población Española, pero además de ser de intensidad moderado o intenso en un 75% de ellos, lo sufre a diario la mitad de los pacientes, lo que merma su calidad de vida y le provoca una alteración global. Asimismo, especifica el doctor Margarit, “tiene un fuerte impacto sociolaboral y de consumo de recursos sanitarios. Todavía no hay una única iniciativa que sea capaz de controlar el dolor crónico, que es una enfermedad en sí misma, pero si muchas opciones de tratamiento. Habitualmente se necesita un abordaje multidisciplinar y multinivel para abordar todas las dimensiones del dolor”.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más frecuentes del uso de opioides en el dolor crónico no oncológico son las náuseas y los vómitos, que pueden requerir tratamiento profiláctico precoz y que suele desarrollar tolerancia rápida. Otro efecto es la disfunción intestinal, que es una constelación de síntomas digestivos que abarcan desde el estreñimiento al disconfort abdominal, y que puede precisar de una individualización del tratamiento opioide a elegir o tratamiento suplementario. El prurito suele ser infrecuente.

El uso de opioides también puede tener efectos centrales como somnolencia, fatiga, que no siempre se pueden asociar a su uso, sino a veces al tratamiento conjunto con otros fármacos con acción sobre el sistema nervioso central, como benzodiazepinas, hipnóticos, etc. La disfunción eréctil, que se suele asociar a veces a una alteración de la concentración de testosterona, es fácilmente suplementada.

Elección correcta

Para la SED, el abordaje en la elección inicial de fármacos y de su seguimiento pasa por una evaluación del tipo de dolor, de los antecedentes y comorbilidades del paciente, y de su actividad. Existen estudios que intentan aportar datos orientativos de base genética que pudiesen predecir la respuesta analgésica y de efectos secundarios previo a la introducción del tratamiento. Pero lo que es una realidad más cercana cada día es que “en el futuro la farmacogenética puede tener un papel importante en las decisiones de los fármacos a tomar”.