Política y Sociedad Presentado un proyecto pionero en España

Los hospitales españoles podrán medir los criterios de calidad asistencial en Oncología

Al fin se hace realidad un documento/ herramienta largamente reclamada por los oncólogos de este país y que no es otra que la de establecer criterios capaces de medir la calidad asistencial en Oncología.

Aunque la primicia la dieron ante las 20.000 personas que acudieron al Congreso ESMO (European Society for Medical Oncology), la Fundación ECO ha realizado una segunda presentación ya que, según anunciaron, 2015 va a estar dedicado a su divulgación y hasta discusión con asociaciones científicas, profesionales, asociaciones de pacientes y , naturalmente, con las autoridades sanitarias. También está previsto que el año que viene sea el de “autoevaluación”. En palabras del coordinador del trabajo, el profesor Eduardo Díaz-Rubio, se trata de la primera “guía posibilista y no exhaustiva”. Ya en la segunda fase, está contemplado el desarrollo de una herramienta capaz de certificar la calidad de estos servicios (2016).

El factor no deseado de la variabilidad
Emilio Ignacio García, Carlos Camps, Concha Serrano y Eduardo Díaz-Rubio

Emilio Ignacio García, Carlos Camps, Concha Serrano y Eduardo Díaz-Rubio

Carlos Camps, el presidente de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO), resaltó el carácter pionero en España de unos estándares que van dirigidos a reducir la variabilidad que se da entre los centros hospitalarios”. A preguntas sobre la financiación del proyecto, afirmó que además del apoyo inicial de Amgen, el patrocinio del mismo correrá a cargo de las empresas farmacéuticas, ya que “estas necesitan resultados en salud obtenidos a través de estudios rigurosos y serios”. Agregó que también pretenden el respaldo de los grandes hospitales; si bien puntualizó que la Fundación no tiene ánimo de lucro.

En líneas generales, el documento imparte, por un lado, recomendaciones sobre la organización general y los cuidados paliativos en los servicios oncológicos, y, por otra parte, establece unas recomendaciones específicas para los tumores más prevalentes como es el caso del de mama, colon y pulmón. El doctor Camps, que es además jefe de Oncología del hospital General Universitario de Valencia, puso el acento en la importancia de medir resultados no solo desde el punto de vista médico, sino también desde el de un paciente, con derecho a saber que se están haciendo las cosas bien.

Unirse a los que más saben

Campas apuntó a lo novedoso del protocolo en nuestro país, aunque algo muy habitual en el mundo anglosajón. Por eso mostró su interés en la colaboración con otras sociedades europeas y norteamericanas que trabajan en la medición, evaluación y en la consiguiente mejora de la calidad de los servicios oncológicos. En el libro o catálogo que contiene los criterios de calidad asistencial han trabajado durante más de tres años 40 de los mejores expertos en cáncer y calidad asistencial y por lo pronto será implantado en los 50 hospitales que integran tanto el Patronato como la Fundación ECO.

Detrás de la iniciativa están la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) y los directivos de la Salud, agrupados en SEDISA; además de Amgen, empresa dedicada a la investigación y al desarrollo de productos farmacéuticos.Una de las cosas que tienen clara es que no pretenden convertirse en un instrumento que sirva para establecer un ranking o top de hospitales.

En su calidad de coordinador de los trabajos, el Profesor Eduardo Díaz-Rubio (además de presidente de la Comisión Científica de la Fundación ECO y jefe del Servicio e Oncología del hospital Clínico San Carlos), ponía el énfasis en que estos indicadores tienen la particularidad de medir con la “practicidad” los resultados en salud, en detrimento de otros indicadores, más centrados en otros tipos de estructuras. Comentó que desde 2008 los jefes de los servicios oncológicos españoles comenzaron a reunirse, preocupados por no tener un sistema capaz de medir y evaluar, tan recomendable también en el caso la percepción de los pacientes; extremo en el que todos hicieron hincapié. Resaltó que las reuniones tenían un carácter altruista y fueron el germen del Patronato de la Fundación ECO.

Tras resaltar la disparidad de tratamientos para una misma dolencia, no solo si cambiamos de comunidad autónoma sino incluso entre hospitales de una misma región, el profesor Díaz-Rubio apostó por un cambio cultural y por la práctica de las mismas pruebas en cualquier lugar para cumplir con el principio de igualdad entre todos los españoles.

En cuanto a la difusión del documento aseguró que lo harán llegar a todos los oncólogos y personal de los servicios oncológicos; a los gerentes de los organismos sanitarios, a las sociedades científicas y a las autoridades sanitarias. Sobre la herramienta para que los oncólogos puedan intercambiar información vía online, reconoció la necesidad de una formación específica para poderla manejar; cuestión que parece también controlan.

La disparidad en otros ámbitos

Díaz Rubio apuntó también a la falta de homogeneidad en la formación en Oncología en pregrado preguntando si se les está formando homogéneamente, al igual que en el caso de los MIR. A lo que se respondió con un rotundo no. La falta de criterios rigurosos para conocer lo que se está haciendo en el campo de la investigación, fueron otras de las carencias comentadas.

Emilio Ignacio García, presidente de SECA, se centró en la variabilidad de los índices de supervivencia entre hospitales que varían en función de los procedimientos aplicados y la necesidad de su corrección. Por ello abogó por unos indicadores bien construidos y que no sean “fáciles de malinterpretar”.

Concha Serrano, la directora de Relaciones Institucionales de Amgen, comentó que su compañía ha colaborado económicamente y ha impulsado el proyecto, “ya que la iniciativa nos enganchó, al ser una compañía tecnológica innovadora”. Y haciendo suya una frase que el doctor Camps había emitido al principio, dijo que “valemos lo que costamos”, en referencia al revertimiento social que tienen estas apuestas. Y se mostró impaciente por comenzar a medir para conocer con certeza que está bien y cuáles son las cosas que hay que mejorar.

http://www.fundacioneco.es/images/WEBCONTENT/pdfECONEWS/2014/criterios_oncologia_baja.pdf