Política y Sociedad Junto a una revisión del plan de estudios

Los fisioterapeutas de Madrid reclaman la inclusión de la Humanización en la Universidad

En el debate ‘La importancia de la Humanización en la asistencia sanitaria‘, organizado por el Colegio Profesional de Fisioterapuetas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), su decano, José Antonio Martín Urrialde, ha reclamado la inclusión de la asignatura de Humanización en los Grados universitarios, para lo que sería necesaria “una revisión del plan de estudios en Fisioterapia y poner más énfasis en introducir conocimientos de tipo humanístico, como pueden ser el sufrimiento, la muerte y los cuidados paliativos”.

Junto al máximo representante de esta corporación, asistieron a este encuentro, moderado por el director general de la agencia Servimedia, José González Huesa, la directora general de Humanización de la Consejería de Sanidad del Gobierno de esta comunidad autónoma, Ana Dávila; el presidente de la Fundación Humans, el doctor Julio Zarco; y el catedrático y director académico de la Fundación Tejerina, Fernando Bandrés.

Ante un mercado muy competitivo, el decano del CPFCM indicó que “el paciente lo que quiere son resultados a corto plazo, por lo que el fisioterapeuta se ve obligado a ofrecerle eso con métodos cada vez más científicos y agresivos y, muchas veces, un abordaje cognitivo del dolor le aporta al paciente información que le permite entender que su situación necesitará de un proceso a medio plazo, algo que hoy no se da y poco tiempo queda para la empatía”.

Para Ana Dávila, “la humanización no es un enfoque único separado de la atención directa, pero si necesita un empuje para levantar las barreras creadas por la tecnología, en la que se tengan en cuenta las características del paciente con una asistencia centrada en él”.

Agilizar procesos

En concreto, la directora general de Humanización de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo regional detalló que “no sólo se habla de trato, sino también de agilizar los procesos, el facilitar un acceso rápido a los resultados clínicos que causan incertidumbre al paciente y que es tan dañina para su psicología”.

Ana Dávila

Para ello, Dávila apuntó que se crearon las Unidades de Gestores de Pacientes que “ayudan en la toma de decisiones, donde debe acudir, a lo que se suman también los departamentos de atención al paciente para que las quejas se conviertan en información para mejorar la asistencia sanitaria”. De igual modo, avanzó que la Administración madrileña está trabajando en una ley sobre la autoridad de los profesionales sanitarios para que puedan hacer frente a determinadas situaciones agresivas que, a veces, protagonizan pacientes o familiares.

Por su parte, Julio Zarco señaló que “la humanización no es una moda, es algo inherente al ejercicio sanitario y cuyo Plan Estratégico es el mapa que hay que bajar a tierra”. Asimismo, Fernando Bandrés remarcó que “es necesario hablar de neohumanización, ante el cambio profundo y rápido al que se está asistiendo, para recuperar la empatía”.

Respecto a la Fisioterapia, este catedrático destacó que “modifica el modelo de relación entre paciente y sanitario, teniendo en cuenta los aspectos sociales y personales”, ya que “si se es empático el paciente confía y se hace más adherente al tratamiento planteado, lo que lleva a una mejora del sistema sanitario”.

Nivelar con la tecnología

A su vez, Bandrés insistió en que “el problema presente es tratar de nivelar la humanización con la tecnología, donde la asistencia sanitaria es como una barca que navega con dos remos: uno muy desarrollado y grande, que es el que mueve las nuevas tecnologías, y otro más corto y canijo, que es el de las decisiones médicas”. Sobre la empatía profesional, añadió que se tiene que dar en todos los agentes que intervienen, como son el paciente, su entorno, la familia y el personal sanitario.

En relación con la cronicidad y cómo afecta a la humanización, dicho catedrático matizó que se trata de un aspecto “muy importante”, ya que en España existen más de 23 millones de este tipo de pacientes y “hay que saber cómo sostenerlo con una colaboración entre la sociedad y la política para que sea posible”.