Sin categoría

Los dispositivos que miden la Adherencia al Tratamiento permiten un uso más eficiente de los recursos sanitarios

Merck Serono, la división biofarmacéutica de la multinacional alemana Merck, ha participado en las “II Jornadas de la Adherencia al Tratamiento” organizadas por el Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (OAT), a través de la ponencia “Impacto Económico de la Adherencia y Dispositivos Electrónicos” que ha impartido D. Álvaro Hidalgo, Profesor Titular de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de

Los dispositivos que miden la Adherencia al Tratamiento permiten un uso más eficiente de los recursos sanitarios“Los economistas de la salud tradicionalmente han identificado la Adherencia Terapéutica (o cumplimiento del tratamiento prescrito por el médico al paciente) como una variable clave para explicar la brecha entre la eficacia demostrada por una terapia en un ensayo clínico y la posterior efectividad del tratamiento en condiciones reales”, destacó Hidalgo durante su intervención. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya estableció en 2004 que la falta de Adherencia Terapéutica es la principal razón del beneficio clínico subóptimo de esos tratamientos y que contribuye a un mayor número de complicaciones médicas y psicosociales de la enfermedad y reduce la calidad de vida de los pacientes”.

 

Relación entre Adherencia Terapéutica deficiente y un mayor coste hospitalario

 

Durante la ponencia se apuntó que, en la actual coyuntura económica, resulta relevante la asociación entre Adherencia Terapéutica deficiente y un mayor coste hospitalario. Según un estudio de la consultora IMS Health, el mal uso de los fármacos provoca aproximadamente un 8% del gasto sanitario en el mundo y, de ese porcentaje, el 57% se corresponde con problemas de no Adherencia. Además, según estimaciones del OAT, la no adherencia a los tratamientos farmacológicos contribuye a unas 200.000 muertes prematuras de ciudadanos europeos cada año y provoca un coste estimado a los gobiernos de 125.000 millones de euros anuales. Y, exportando estas cifras a España en función de la población, se calcula que serían alrededor de 11.250 millones de euros. Por lo tanto, para el sistema es muy rentable invertir en mejorar la Adherencia.

 

“Se ha demostrado, por ejemplo, que los pacientes de Esclerosis Múltiple que no alcanzan un cierto umbral de Adherencia Terapéutica presentan un mayor riesgo de padecer brotes y requerir tanto ingresos hospitalarios como visitas a urgencias, lo que se traduce en un mayor gasto sanitario por paciente”, afirmó el ponente.

 

Importancia de los sistemas que permiten controlar la Adherencia al Tratamiento

 

Otro aspecto abordado ha sido la importancia de los sistemas que permiten controlar la Adherencia al Tratamiento, dado que se convierten en una herramienta objetiva para controlar el gasto sanitario, mejorando el control de la enfermedad y sin que el ahorro afecte a la salud del paciente. Álvaro Hidalgo afirmó que “un modo de controlar los resultados en salud y a nivel económico de la terapia prescrita al paciente es asociar dicho tratamiento farmacológico a una forma de administración que permita monitorizar la Adherencia Terapéutica de cada paciente”. En este sentido, señaló que “los dispositivos electrónicos para la autoadministración de terapias farmacológicas se traducen en un doble beneficio sanitario ya que, al permitir un registro objetivo de la Adherencia, fomentan una mayor efectividad de las terapias y permiten una mejor gestión del coste – tanto farmacológico como sanitario-, asociado a cada paciente. Ambos efectos se traducen en una mejora de la relación coste-efectividad de la terapia y, por tanto, en un uso más eficiente de los recursos sanitarios”