Apunte del día Editorial

Lo que se aprobó (no sólo la rebaja de cuotas) en la reunión/asamblea del Colegio de Médicos de Madrid

Carlos Nicolás

A juzgar por los comentarios de algunos que dicen haber asistido a la reunión/asamblea convocada con carácter extraordinario por la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Sonia López Arribas, parece desconocerse lo que en ella se aprobó. Se insiste en que, casi como punto único, los invitados asistentes sólo se pronunciaron sobre la rebaja en un 30 por ciento de las cuotas, sin advertir que tal punto se encuentra dentro de la propuesta de presupuestos para 2015 elaborado y firmado por López Arribas; en consecuencia, debe entenderse que se aprobó tal presupuesto, que adjuntamos y en la que, asimismo, aparece que la asignación a la presidenta se incrementa en un 60 por ciento, aunque parece que esto se trató de ocultar a los asistentes.

Presupuesto ICOMEN

Con independencia de si era legal o no la convocatoria y, por tanto, hasta dónde alcanza la validez de lo allí aprobado, la estrategia de la presidenta fue clara: por un lado, dar visos de cierta credibilidad a la reunión llevando a la misma a un notario y, por otro, tratar de distraer a los reunidos con lo que parece lo más popular, la rebaja de las cuotas colegiales y, por supuesto, arremeter contra las empresas externas cuya rescisión de contratos también se aprobó. Como se aprobó el resto de la presupuesta de presupuestos que no sólo va a beneficiar a la presidenta, sino que contempla la creación de un puesto de trabajo, asesor de la Junta Directiva, para un amigo suyo, Antonio Mora (por 92.000 euros al año).

Según ha venido reiterando la presidenta, la elaboración de unos nuevos presupuestos para 2015, que contemplara la rebaja de cuotas y la rescisión de contratos con empresas externas, era un mandato de la Asamblea General de 24 de abril del presente año, en la que, en una votación totalmente anómala, se rechazaron los presupuestos presentados por la Junta Directiva. Lo curioso es que los presentados este jueves han sido elaborados y aprobados única y exclusivamente por la presidenta: primero, en un Pleno de la Junta Directiva (el 11 de mayo) al que asistió ella sola, pues se negó a escuchar el aplazamiento que, por motivos de distinta índole, solicitaron los demás miembros de la Junta; y, posteriormente, en otro Pleno similar, es decir ella sola, celebrado el 22 de mayo se ratificó el acuerdo adoptado el día 11. Bien es verdad que, en esta última ocasión, la presidenta mandó personarse en la sala a algunas personas del colegio para que fueran testigos de cómo leía el acta del día 11, lo aprobaba y lo firmaba.

Con independencia de los tejemanejes que se trae Sonia López Arribas en el Icomem, da la impresión de que en la reunión/asamblea del jueves, a la que convocó o invitó a quienes quiso, se supone que amigos, pero no a todos los compromisarios, la presidenta se explayó en lo de las cuotas y los contratos con empresas externas, pero no dijo nada de sus emolumentos o de su pretensión de renovar el contrato a Antonio Mora. Es decir que, aunque la llamada a la reunión/asamblea (aquí recogemos una invitación, antes lo habíamos hecho con la convocatoria), el único punto del orden del día era la propuesta de presupuestos para 2015.

Lo que desconocemos es si lo asistentes no se enteraron o no fueron informados, pues ya se sabe de la fea costumbre de la presidenta y, según parece, de algunos de sus corifeos, a tratar de engañar.

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

Deja un comentario