Política y Sociedad Fármaco biológico inyectable una vez al mes

Lilly presenta en España Emgality para la prevención de la migraña

El director Médico de la compañía farmacéutica Lilly, el doctor José Antonio Sacristan, ha presentado el fármaco biológico Emgality (galcanezumab), una nueva terapia dirigida y desarrollada para la prevención de los episodios de migraña en adultos con cuatro o más días de migraña al mes, que está a disposición de los profesionales sanitarios y pacientes en España.

José Miguel Láinez, José Antonio Sacristán y Patricia Pozo-Rosich

A dicho acto de presentación también acudieron el jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia y vicepresidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el doctor José Miguel Láinez, y la doctora Patricia Pozo-Rosich, que es la responsable de la Unidad de Cefalea y Dolor Craneofacial del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona.

Sobre la migraña, José Miguel Láinez explicó que se trata de «una enfermedad neurológica crónica caracterizada por episodios recurrentes de cefalea de intensidad moderada a grave, normalmente con una duración de entre cuatro y 72 horas, llegando a ser, en ocasiones, altamente incapacitante, lo que tiene un importante impacto en todos los ámbitos de la vida del paciente».

Respecto al diagnóstico de esta enfermedad, el vicepresidente de la SEN destacó que «la migraña es una enfermedad infradiagnosticada, ya que el 45 por ciento de los pacientes no tienen un diagnóstico cuando llegan a la consulta del neurólogo y solo el 17 por ciento de los diagnosticados utilizan el tratamiento sintomático correcto».

Frente a la automedicación

En este contexto, Láinez indicó que, «en España, sigue habiendo muchos pacientes que no consultan con los especialistas y se automedican, se emplea en muy baja proporción el tratamiento preventivo y existe un número insuficiente de unidades de tercer nivel para tratar los pacientes refractarios».

Asimismo, dicho especialista recordó que «alrededor del 25 por ciento de la población con migraña necesita ser tratados con una pauta preventiva, pero solo el 5 por ciento recibe este tratamiento». Desde el punto de vista de la terapéutica, añadió que se necesita «mejorar especialmente en el tratamiento preventivo, ya que los disponibles hasta ahora tenían una eficacia limitada, además de problemas de tolerabilidad», que «lleva a que entorno a un 40 por ciento dejen el tratamiento prescrito».

Además de la cronificación de la enfermedad, la migraña también se asocia con frecuencia a comorbilidades, como depresión, ansiedad, trastornos de sueño, de pánico y otras patologías relacionadas con el dolor, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Por su parte, Patricia Pozo-Rosich resaltó la importancia del «lanzamiento en España de Emgality, ya que supone una mejoría sustancial en nuestro abordaje de la enfermedad, mejorando el arsenal terapéutico preventivo que tenemos». Asimismo, matizó que «la llegada de galcanezumab para la migraña supone poder ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento preventivo diseñado para prevenir los ataques de migraña, dado que bloque la proteína que está elevada en la migraña: el gen de la calcitonina (CGRP)».

Con marcador biológico

En relación con el nuevo fármaco biológico de Lilly, disponible en España, esta especialista subrayó que «se trata del primer medicamento de estás características que se lanza en el país, con un marcador biológico que marca una eficacia clínica». Además de su efectividad, indicó que Emgality «también tiene un buen perfil de tolerabilidad que no afecta al hígado, riñón ni al cerebro».

Sobre la mecánica de administración del medicamento, dicha profesional sanitaria apuntó que «aplica de manera subcutánea una vez al mes, lo que hace que se mejore la adherencia». También comentó que «el Ministerio de Sanidad aprobó su financiación por el Sistema Nacional de Saldu (SNS) en aquellos pacientes con más de ocho días de migraña al mes y tres o más fracasos de tratamientos previos utilizados a dosis suficientes durante, al menos, tres meses».

Se trata de un fármaco de administración en el hospital. «La rapidez de acción se contempla desde las 24 horas de su administración y empieza a separarse la curva de episodios», resaltó Pozo Rosich, a la vez que remarcó que «con tres meses, sabremos si el paciente es respondedor a la terapia».

El director Médico de Lilly explicó «el valor que aporta Emgality a la calidad de vida de los pacientes y, si se habla de costes indirectos, esta enfermedad supera los 30.000 millones de euros en Europa y en España cerca de 2.000 millones por el impacto que ocasiona en la vida laboral de los pacientes».

Deja un comentario