Política y Sociedad Cree que "provocan falta de suministro"

FEFE asegura que las subastas de medicamentos planteadas por AIReF «no son eficientes en ahorro»

Tras el análisis del informe sobre ‘Spending Review‘ de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), el presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Luis de Palacio, ha destacado del balance efectuado sobre el mismo que las medidas propuestas, como son las subastas de medicamentos, «no son eficientes porque no consiguen los ahorros que se suponen y perjudican seriamente al paciente, tal y como hemos comprobado con experiencias anteriores», refiriéndose al caso de Andalucía.

Carlos Gallinal y Luis de Palacio

Junto al máximo representante de esta Federación, asistieron también a la presentación de este análisis el secretario general de la misma y presidente de la Asociación de Farmacias de Canarias, Carlos Gallinal, y el director del Observatorio del Medicamento de FEFE, Enrique Granda.

En relación con cómo afectan las subastas de los medicamentos, Luis de Palacio explicó que, por un lado, «provocan falta de suministro» y, por otra parte, «dificultan el correcto cumplimiento de la toma de medicamentos por el paciente, es decir, la adherencia, por los cambios de los envases que se producen con las subastas».

La batería de propuestas planteadas por AIReF en el ámbito sanitario «ha provocado que nunca todas las organizaciones del sector hayan estado tan de acuerdo y, de forma unánime, en una materia tan sensible y que puede afectar al sistema sanitario y a los pacientes», sostuvo De Palacio.

Problema de desabastecimiento

En consecuencia, el presidente de FEFE suscribió «lo dicho por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF)» al hacer referencia a que «los medicamentos son un bien social y no un producto de consumo» y que «en ningún caso los pacientes entenderían que su tratamiento dependiera de la puja ganadora en cada momento». A su vez, apoyó las manifestaciones de esta corporación al estimar que «el informe de AIReF no hace precisión en el ahorro económico y extrapola datos de una autonomía concreta al conjunto del Estado».

En este punto, De Palacio ve «una relación directa entre Andalucía y lo que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quiere hacer a nivel nacional», dado que «como sabe que allí le salió bien, cree que ocurrirá lo mismo en el resto de España», sin tener en cuenta que «por el camino se puede crear un problema de desabastecimiento de medicamentos en las farmacias».

Por otro lado, el máximo exponente de esta organización hizo alusión, al igual que el CGCOF, a que «el modelo de subastas propuesto solo atiende a objetivos de ingeniería financiera energética y no a las necesidades sanitarias reales de los ciudadanos». Además, añadió que «se utilizan criterios volubles que no son aplicables al sector de la Sanidad» y puso como ejemplo que, «desde el año 2000, el medicamento ha ido bajando de precio y, en cambio, la energía ha ido subiendo».

En este análisis detallado de FEFE, De Palacio también mencionó la reacción recogida por Farmaindustria, «en sintonía con la nuestra en cuanto a que las medidas de ahorro a corto plazo que plantea el documento de AIReF no tienen en cuenta la reducción que ha experimentado el gasto farmacéutico público en receta en la oficina de Farmacia, que ha pasado de representar el 1,13 por ciento del PIB y una cuantía de 260 euros per cápita en 2010 al 0,87 por ciento del PIB y 228 euros per cápita en 2018».

Recortes a corto plazo

Por su parte, Carlos Gallinal matizó que «los recortes cortoplacistas dan lugar a desabastecimientos que, al final, tienen como mayor perjudicado al paciente» y concretó que «la sostenibilidad del gasto sanitario no pasa por bajar el precio del medicamento». Así, reclamó que «el Estado debe entender que los farmacéuticos estamos en gastos límite».

El Plan de Acción del Ministerio de Sanidad para fomentar la utilización de genéricos y biosimilares fue otro de los puntos analizados por FEFE y sobre el que su presidente apuntó que «hace abstracción de una realidad como que los medicamentos genéricos han progresado en estos últimos años gracias al apoyo recibido por los farmacéuticos y a las mejoras en el margen que han obtenido, tal como ocurre en los Estados de la Unión Europea (UE) donde experimentan un mayor progreso».

En concreto, De Palacio incidió en que «la eliminación o la fuerte reducción de incentivos y las medidas coercitivas para su prescripción o dispensación no son el camino para fomentar el consumo de genéricos». De igual modo, mostró su respaldo a lo comunicado por la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) cuando se refirió a «que una subasta nacional de medicamentos como la propuesta por AIReF incrementaría el riesgo de desabastecimientos y perjudicaría el acceso del paciente a sus tratamientos habituales».

A su vez, esta Federación se sumó al llamamiento «de cautela» realizado por la Fundación IDIS en el que insta a las Administraciones a prestar atención a «la hora de tomar decisiones en consideración o no con dichas conclusiones amparándose en los efectos devastadores que medidas como esas pueden generar en la I+D y, por consiguiente, en el acceso de los pacientes a medicamentos innovadores».

Propuestas

Entre las propuestas que plantea FEFE, se encuentra que esta misma «ha de ser un interlocutor válido ante la Administración para estudiar medidas de contención del gasto, pero garantizando la sostenibilidad del sistema» y que «la oficina de Farmacia debe ser considerada dentro de la Atención Primaria para prestar otros servicios, como campañas de Salud Pública, seguimiento de la adherencia y poder tener acceso al historial médico del paciente para evitarle problemas de contraindicaciones en la medicación que prescriben los médicos».

Asimismo, esta organización profesional recuerda que España es el único país donde se realizan guardias obligatorias no remuneradas, «una anomalía que, según parece, no se nos reconoce como si se hace con los médicos», subrayó Gallinal. Por salvar algún punto del informe de AIReF, el presidente de FEFE mencionó el apartado referido a los copagos, indicando que defiende este sistema «en función de las rentas y no de la edad del paciente».

Deja un comentario