Salud Mental Según una investigación del CIBERSAM

El cerebro de las personas con autismo comparte anomalías de vías biológicas con el cáncer

— Madrid 24 Abr, 2019 - 4:16 pm

Un estudio, desarrollado por investigadores pertenecientes a varios grupos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), y publicado en la revista Molecular Autism, identifica las conexiones mecanicistas entre el trastorno del espectro autista (TEA) y el cáncer, al hallar que los cerebros de personas autistas comparten expresión de genes y anomalías de vías biológicas con el cáncer.

Dicha investigación se realizó en colaboración con investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Centro de Supercomputación de Barcelona, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y diversas instituciones de Francia, Inglaterra y Estados Unidos. La publicación explica la implicación de varios procesos biológicos y vías que se vieron afectadas conjuntamente en ambas enfermedades, incluidas las alteraciones del sistema inmunológico, del metabolismo energético, del ciclo celular y las alteraciones en la fosforilación oxidativa, entre otras.

Según indica el jefe de grupo del CIBERSAM, doctor Rafael Tabarés, «los resultados del meta-análisis de la expresión génica diferencial del TEA y del cáncer ayudan a explicar las observaciones epidemiológicas que sugerían asociaciones comórbidas directas e inversas entre el este trastorno y tipos específicos de cáncer, dado que se ha comprobado que los cánceres de cerebro, riñón, tiroides y páncreas son candidatos para asociaciones comórbidas directas con el TEA, y que de pulmón y próstata son candidatos para asociaciones comórbidas inversas».

Aumento de la mortalidad

En esta línea, estudios previos llevados a cabo en Taiwán y Suecia observaron un aumento significativo en la mortalidad por cáncer en individuos con TEA en comparación con la población general, con un aumento adicional de la incidencia de cánceres cerebrales y genitourinarios. Además, se mostró que las madres de niños con TEA tienen aproximadamente un 50 por ciento más de probabilidades de morir de cáncer que las de los hijos no autistas. «Estos datos llevan a pensar que puede haber una asociación directa entre el TEA y la presencia de cáncer», matizaron los investigadores.

Respecto a lo más relevante de los resultados obtenidos, Rafael Tabarés señaló que «proporcionan evidencias suficientes de un vínculo molecular entre el TEA y el cáncer, lo que puede abrir las puertas a nuevos tratamientos para ambas condiciones». Como ejemplo, el científico del CIBERSAM expuso que «los agentes quimioterapéuticos que inhiben la señalización de PTEN o las vías relacionadas son posibles candidatos para tratar varias manifestaciones de autismo».

Deja un comentario