Industria farmacéutica

Las nuevas terapias permiten abordar, de forma más precisa, la evolución de la Esclerosis Múltiple

El 29 Congreso del Comité Europeo para el Tratamiento e Investigación de Esclerosis Múltiple (ECTRIMS) ha reunido en sus sesiones a más de 7.500 profesionales médicos, en Copenhague (Dinamarca), para debatir los últimos avances terapéuticos en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple.

Las nuevas terapias permiten abordar, de forma más precisa, la evolución de la Esclerosis MúltipleDurante el simposio satélite “Ideas emergentes en Esclerosis Múltiple: Reevaluación del algoritmo terapéutico”, organizado por TEVA Neuroscience, expertos neurólogos expusieron los últimos estudios sobre diversos tratamientos en EM -tanto de fármacos orales como inyectables- con el objetivo a corto plazo de estabilizar la enfermedad y detener la progresión de la discapacidad.

 

“Hoy día es posible contar con varias alternativas para el tratamiento de la EM. Es importante apoyarse en una estrategia que tenga en cuenta la eficacia y tolerabilidad del fármaco, y también en una estrategia diseñada para aquellos pacientes con un pronóstico más favorable, con el fin de optimizar el enfoque de una determinada terapia”, explicó el Dr. Giancarlo Comi, neurólogo del Departamento de Neurología de la Universidad San Rafael de Milán (Italia).

 

Durante el congreso, se presentaron los estudios ALLEGRO y BRAVO sobre el fármaco laquinimod, en los que éste mostró un significativo y positivo impacto sobre la actividad de la enfermedad, deteniendo la progresión de la discapacidad y reduciendo la pérdida de tejido cerebral. Además, laquinimod atiende al perfil de fármaco bien tolerado y seguro. Laquinimod oral es un inmunomodulador activo del Sistema Nervioso Central (SNC) que modifica con eficacia y seguridad los procesos patológicos irreversibles de la EM. Con su mecanismo de acción único, laquinimod proporciona protección al SNC mediante la localización de las dos vías que conducen a la progresión de la discapacidad en la EM: la inflamación de células T periféricas y los procesos neurodegenerativos que se producen directamente en el SNC.

 

En su intervención sobre los ensayos clínicos realizados con laquinimod, el Dr. Patrick Vermersch, jefe del Departamento de Neurología de la Universidad de Lille (Francia), quien basó su ponencia en los nuevos fármacos orales, incidió en la influencia de Laquinimod sobre la reducción de la progresión de la discapacidad y al mismo tiempo de la atrofia cerebral. “La significativa reducción de la progresión de la discapacidad en los estudios de laquinimod versus placebo es del 35,9% en ALLEGRO y del 33,5% en BRAVO”, señaló el Dr. Vermersch. Además, indicó el experto que “la calidad de vida de los pacientes ha mejorado significativamente con laquinimod y que una forma de evaluar esta calidad de vida es que la fatiga se ha reducido”.

 

La Resonancia Magnética será de gran ayuda en un futuro cercano a la hora de comprobar la estabilización de la progresión de la enfermedad. “Ahora que tenemos todas estas nuevas estrategias terapéuticas que pueden utilizarse para conseguir un control total de la enfermedad, debemos estar preparados para beneficiarnos de este tipo de enfoque. El neurólogo debe ser muy proactivo realizando constantes seguimientos al paciente, para ejecutar pruebas diferentes y visualizar todos los signos negativos, para saber rápidamente si debe cambiar a otra terapia. Nuestro futuro será el uso de diferentes fármacos, porque cada uno tiene su propio perfil de tolerabilidad, seguridad y eficacia”, concluyó el Dr. Giancarlo Comi.