Farmacia

Las farmacias catalanas se quedan indefensas ante un nuevo impago

La Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC) ha recibido con estupefacción el anuncio de que el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) no pagará a las farmacias en la fecha prevista, es decir, el 31 de octubre, los medicamentos que dispensaron en el mes de septiembre.

Las farmacias catalanas se quedan indefensas ante un nuevo impagoEl CatSalut informó que haría efectivo el pago el 31 de octubre, pero ahora anunciaron que este mes no contarán con la transferencia del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), lo que impide que las farmacias puedan cobrar en la fecha prevista.

 

Así, éstas volverán a sumar un nuevo impago de las facturas con cargo al CatSalut, de tal manera que restan por pagar los meses de noviembre y diciembre de 2012, de mayo y, de momento, de septiembre del presente año (que debían cobrar a través del FLA). El colectivo lleva dos años acumulando retrasos en el pago y no puede soportar un nuevo retraso sin que se vea afectada su viabilidad y la calidad del servicio farmacéutico, según señaló la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC).

 

Además, la noticia del nuevo atraso las cogió por sorpresa, pues contaban con el ingreso del FLA y con cobrar los tres meses pendientes (noviembre, diciembre y mayo) a través del Plan de Proveedores del Ministerio de Hacienda, de tal manera que el próximo mes de noviembre hubieran quedado regularizados los pagos con las condiciones que establece el Concierto entre el CatSalut y el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña y según lo que fija la Ley de Morosidad, informó FEFAC.

 

Sin embargo, en lugar de producirse esta regularización, acaban de recibir el anuncio de que no cobrarán el 31 de octubre. Por lo tanto, no tuvieron la opción de hacer previsiones de tesorería ni de buscar nuevas vías de financiación. Esta situación se ve agravada con la incertidumbre de no conocer la nueva fecha de pago.

 

FEFAC señaló su profunda preocupación por la situación en la que un nuevo impago deja las oficinas de farmacia y la sensación de que la profesión farmacéutica está siendo víctima de una farsa. “Consideramos que no es juego limpio y parece una tomadura de pelo el hecho de que, ahora que nos tienen que liquidar los tres meses retrasados y después de haber renunciado a los intereses, se nos anuncie un nuevo impago”, afirmó Antoni Torres, presidente de FEFAC.