Política y Sociedad Al ser España el país que podría acabar antes con esta enfermedad

Las ciudades españolas serán esenciales para erradicar la hepatitis C

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) ha presentado la campaña #HepCityFree, ‘Ciudades libres de hepatitis C’, con la que los ayuntamientos de los grandes núcleos urbanos serán esenciales para la erradicación de esta enfermedad.

El anuncio tuvo lugar en Madrid, el marco de la edición número 45 del Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que reunió a cerca de 1.000 hepatólogos.

Javier García-Samaniego

En clave de vulnerabilidad

El coordinador de la AEHVE, el doctor Javier García-Samaniego, defendió la campaña como acción estrella de la Alianza en 2020, al destacar el carácter urbano de la hepatitis C, especialmente focalizada en los colectivos más vulnerables de la población.

Todo ello a partir del objetivo de erradicar esta patología en 2023 ó 2024, como tarde, en España, por delante del propósito mundial de conseguir esta meta antes de 2030, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Para ello, este hepatólogo destacó la importancia de las Administraciones locales por estar sus corporaciones más apegadas al ciudadano, aunque a veces carezcan de competencias en Salud Pública, dentro de una sana competencia en la que ya mostraron su interés ciudades como Sevilla, Barcelona o la vizcaína de Bilbao.

Javier García-Samaniego, que es el jefe de la Sección de Hepatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y de grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd), celebró que el acceso a las terapias para el virus de la hepatitis C hoy sea universal en España.

Sobre el proyecto ‘Ciudades Libres de Hepatitis C‘, #HepCityFree, este especialista mencionó los contactos informales y positivos con algunos ayuntamientos y la disponibilidad de hacer un documento maestro, que dé frutos válidos en investigación en el plazo de un año.

Echa en falta García-Samaniego que el Ministerio de Sanidad desarrolle la parte del plan estratégico estatal para el virus de la hepatitis C destinada a diagnóstico. Sin embargo, en el aspecto positivo, se felicitó porque el 90 por ciento de los hospitales españoles hace diagnóstico en un solo paso, al pasar de un 30 por ciento previo.

Finalmente, el coordinador de la Alianza apuesta por la continuidad asistencial que facilita los diagnósticos y tratamientos tempranos, a lo que añadió su gratitud a las compañías farmacéuticas Gilead y Abbvie por su patrocinio del proyecto.

Juan Turnes

España, por delante

El presidente de la AEEH, el doctor Juan Turnes, aseguró que España tiene en este momento la oportunidad histórica de convertirse en el primer país del mundo en acabar con el problema de Salud Pública que representa la hepatitis C, después de haber tratado y curado con éxito a 147.000 pacientes.

No obstante, Juan Turnes destacó la insuficiencia científica de la mayoría de los planes autonómicos concebidos para esta erradicación, con grandes divergencias entre las que el papel más lúcido corresponde a Cantabria, según su criterio, razón por la que la AEEH publicó hace cuatro meses un documento de consenso que fija los criterios básicos de eliminación en todos los territorios por igual.

En otras cifras, Turmes apostilló que hay unas 35.000 personas virémicas en el país, de las que 22.500, como mínimo, podrían estar infectadas por el virus de la hepatitis C sin saberlo, junto al problema que supone que también haya personas diagnosticadas fuera de terapia, a pesar de que el tratamiento actual cura más del 98 por ciento de los casos.

Jeffrey V. Lazarus

Buscar la microeliminación

El jefe del grupo de investigación en Sistemas de Salud del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Jeffrey V. Lazarus, puso el acento en la microeliminación de las infecciones en los colectivos de riesgo y más vulnerables, grupos humanos que no suelen acudir a la red de centros de salud, aspecto que confiere el protagonismo asistencial de estos perfiles a las organizaciones del tercer sector. Estas son entidades sin ánimo de lucro a las que el proyecto pide la localización y acompañamiento de las personas afectadas.

Desde su responsabilidad como vicepresidente de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL), Jeffrey V. Lazarus pidió a las corporaciones municipales que hagan campañas de difusión social para que estas perdonas se hagan la prueba diagnóstica, al menos, una vez en la vida, en paralelo a los recursos sociosanitarios de las comunidades autónomas, para lograr una fluida colaboración en red, como sentenció.

Elisa Martró

Apegados al terreno

La portavoz del Grupo de Investigación de Virología Clínica y Nuevas Aproximaciones Diagnósticas del Servicio de Microbiología del barcelonés Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, la doctora Elisa Martró, compartió con los presentes sus experiencias en un punto de atención directa al paciente, centro en el que se extraen pocas gotas de sangre del dedo de la persona, desde 2015, para recogerlas en un soporte secante y estéril que se remite al laboratorio, a temperatura ambiente.

Como refirió esta ponente, esta estrategia se probó en 400 personas virémicas de las que la tercera parte ignoraba su situación de contagio, mediante una prueba fiable que dura una hora y es factible de forma descentralizada, gracias al Centro de Reduccion de Daños de la Mina, que comparte un proyecto de microeliminación con el Hospital Clínic de Barcelona, en paralelo a otros trabajos con el Hospital Vall d’Hebron de la ciudad condal, realizados con la población pakistaní residente en Barcelona, al ser su país de origen endémico de virus de la hepatitis C.

Como mejora del diagnóstico, Elisa Martró citó la simplificación en prueba única de la que se extraen dos análisis, en coordinación con la red comunitaria de Cataluña para facilitar los diagnósticos y tratamientos que permitan erradicar la enfermedad, según resumió.

Juan Berenguer

Sexo de alto riesgo

El consultor senior en Enfermedades Infecciosas en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de la capital, el doctor Juan Berenguer, situó a los hombres que practican sexo con hombres, como al colectivo más afectado por el virus, con agravantes como las drogas inhaladas e inyectadas y el sexo en grupo, dado que la eficacia del tratamiento no exime de posteriores infecciones.

Se alegró Juan Berenguer de haber pasado de un 45 por ciento de coinfección de VIH y virus de la hepatitis C al 3,7 por ciento reciente, que podría bajar al 2 por ciento en el próximo estudio de prevalencia.

Como jefe del Grupo de Investigación Clínica en VIH/SIDA del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón, Berenguer recordó que la persona con VIH de carga viral indetectable no puede contagiar el virus, junto a las ventajas que ofrece la prevención que permite la PrEP en sida. En cualquier caso, concluyó con argumentos para el optimismo.

José María Molero

Acudir al centro de salud

El miembro del Comité Asesor de SEMyC, José María Molero, razonó que son necesarios la proactividad de los médicos de Atención Primaria y la historia clínica digital para concienciar a los grupos de riesgo de la conveniencia de que se hagan una serología, sin descuidar a la población no de riesgo, que no está exenta de contagio más o menos fortuito.

Para ello, José María Molero recordó el carácter universal del sistema sanitario, que está obligado a atender a todo ciudadano, tenga o no tenga tarjeta sanitaria. De esta forma, como primera medida, pidió remitir a todos los interesados y afectados al centro de salud más próximo.

Manuel Romero

Hispalis concienciada

El catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla, el doctor Manuel Romero, destacó la ubicación estratégica de esta ciudad andaluza y su potencia asistencial a través de los tres hospitales de la ciudad, Virgen de Valme, Virgen Macarena y Virgen del Rocío.

En nombre del programa de Hepatitis Virales del CIBERehd, del que es coordinador adjunto, Manuel Romero aseguró que el sueño de arrinconar las hepatitis en Sevilla cobra fuerza creciente, por lo que confía en poner poner pronto el rótulo ‘Ciudad libre de Hepatitis C” a la entrada de Hispalis.