Hospitales Según la cardióloga Concepción Alonso, del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau

Las arritmias cardiacas se manifiestan de forma diferente en función del sexo

— Barcelona 11 Mar, 2020 - 5:50 pm

“El sexo determina la expresión clínica diferencial de las arritmias cardiacas”, tal y como ha afirmado la cardióloga de la Unidad de Arritmias del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona y miembro de la Sociedad Española del Corazón (SEC), la doctora Concepción Alonso, detallando que “las mujeres tienen más síntomas que los hombres y son más atípicos”.

El síntoma más frecuente tanto en hombres como en mujeres son las palpitaciones, pero la mujer presenta también fatiga, debilidad, sensación de falta de aire, falta de concentración, dolor de cabeza y sudoración. “Esto hace que, con mayor frecuencia, sean diagnosticadas como trastornos de ansiedad o problemas con la tensión arterial, retrasándose de esta forma el diagnóstico y el correcto tratamiento”, concreta esta especialista.

Por otro lado, la presentación clínica de algunas arritmias en la mujer tiene clara relación con el ciclo hormonal, según Concepción Alonso. “Debemos ser conscientes de que el ciclo ovárico, el embarazo y la menopausia suponen cambios hormonales que pueden modificar la frecuencia de determinadas arritmias”, indica esta cardióloga de la SEC.

Se sabe, por ejemplo, que la taquicardia intranodal es más frecuente en mujeres premenopáusicas, coincidiendo con la disminución del nivel de estrógenos y la taquicardia ventricuilar idiopática de origen en el tracto de salida del ventrículo derecho tiene una clara relación con el ciclo ovárico. Además, estos dos tipos de arritmias son más frecuentes en la mujer que en el hombre.

Sobre el riesgo embólico

La arritmia cardiaca más frecuente en la población general es la fibrilación auricular. En España, los últimos datos indican que la prevalencia de la fibrilación auricular es mayor al 4 por ciento en pacientes mayores de 40 años.

Respecto al pronóstico, algunos estudios muestran que la fibrilación auricular confiere mayor riesgo de mortalidad y embolia en la mujer. “Esto ha llevado a considerar el sexo femenino como factor independiente a la hora de establecer el riesgo embólico de los pacientes”, explica Alonso, aunque añade que, “en la actualidad, se cuestiona si el riesgo viene dado por la arritmia en sí misma o por diferentes comorbilidades asociadas”.