Industria farmacéutica

Según SEPEAP, la vacunación es la única vía para la prevención de la enfermedad meningocócica

— Las Palmas de Gran Canaria 21 Oct, 2013 - 9:00 pm

Los más pequeños son el grupo de población con mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica invasiva (EMI), enfermedad que sólo se puede prevenir mediante la vacunación, como se ha puesto de manifiesto durante el Simposio “Qué hay de nuevo frente a la Meningitis”, que ha organizado Novartis Vaccines, en el marco del XXVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), celebrado en Gran Canaria.

La vacunación supone la única vía para la prevención de la enfermedad meningocócicaCada minuto se diagnostica un nuevo caso de enfermedad meningocócica en el mundo, una patología que afecta a 500.000 personas cada año y que ocasiona alrededor de 50.000 muertes prematuras: “Se trata de una infección muy grave, con una alta morbi-mortalidad, de tal modo que un 10% de los afectados fallece y de los que sobreviven, hasta un tercio lo hace con secuelas graves que incluyen amputaciones, problemas neurológicos graves o sordera, entre otros”, aseguró el Prof. Federico Martinón Torres, Pediatra del Servicio de Críticos, Intermedios y Urgencias del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela y Coordinador de la Unidad de Investigación en Vacunas del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago.

 

Durante el encuentro organizado por Novartis, el Dr. Martinón señaló que “la enfermedad meningocócica puede afectar a cualquier persona, aunque sobre todo afecta a lactantes”. Los bebés y los niños de corta edad, entre 0 y 5 años, son los colectivos más vulnerables ante la infección por meningitis y, de hecho, en Europa los lactantes son 17 veces más propensos a contraer la enfermedad en comparación con la población general.

 

Además de un mayor riesgo de contagio, la detección y el diagnóstico de la enfermedad en la consulta de pediatría también resultan más complicados en este grupo de edad: “Los signos y síntomas de una meningitis ya instaurada son muy evidentes, sobre todo en niños más mayores y adultos, aunque puede ser un poco más complejo en los niños pequeños, por debajo de un año, cuando los síntomas no son tan claros”, señaló el Dr. Luis Ortigosa, del Servicio de Pediatría del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria de Tenerife y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

 

En este sentido, el Dr. Ortigosa señaló que la principal dificultad puede encontrarse en que “un niño que presente dolores de cabeza o fiebre puede padecer cualquier síndrome infeccioso, desde una gripe o una faringitis hasta una meningitis en fase incipiente”, y recuerda que, en estos casos, “hay que ser muy cauto y mantener al niño en un periodo de observación, ya que los síntomas más evidentes de la meningitis aparecen al cabo de 12 ó 24 horas”.

 

La vacunación como única vía para prevenir la enfermedad

 

Prácticamente uno de cada diez niños menores de 12 meses fallece después de contraer la enfermedad meningocócica aunque se apliquen los cuidados médicos adecuados. Cómo afirmó el Dr. Martinón, “las cifras se mantienen estables a pesar de los avances en el diagnostico precoz y en el tratamiento”.

 

Precisamente por ello, la enfermedad tiene una importancia fundamental en las consultas de pediatría, desde donde se percibe la vacunación como única vía frente a la enfermedad: “La vacunación es la única forma de prevención que existe en la actualidad”, aseguró el Dr. Ortigosa. El Dr. Martinón comparte esta opinión y señaló que “la única salida inminente frente a la enfermedad meningocócica es la prevención mediante vacunación”.

 

En este sentido, en la actualidad existen diversas vacunas para la prevención frente a los principales serogrupos del microorganismo asociado a la enfermedad meningocócica: los serogrupos A, C, W135 e Y, además de la recientemente aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) frente al serogrupo B, hasta ahora la única vacuna frente a este tipo de meningococo.

 

En Europa, los segrogrupos B y C son los que provocan más casos de EMI, aunque la incidencia de este último ha descendido en gran medida a partir de la introducción de la vacuna en los planes de vacunación sistemática en el año 2000. Así, la enfermedad meningocócica por el serogrupo B es en la actualidad la causa más frecuente de meningitis bacteriana y es responsable de 7 de cada 10 casos de meningitis en España: “El serogrupo B es el más frecuente en España, porque frente a los demás serogrupos o bien estamos vacunando o bien no son frecuentes en nuestro entorno”, aseguró el Dr. Martinón.

 

Esta nueva vacuna contra la enfermedad meningocócica de tipo B ya fue aprobada en países como Italia o Australia, y en España está pendiente de aprobación. El Dr. Martinón dijo de la vacuna: “Hemos puesto mucho empeño y tenemos muchas esperanzas depositadas en ella”. Asimismo destacó que “si la vacuna funciona tal como hemos comprobado en los estudios realizados hasta la fecha, seremos capaces de evitar al menos el 70% de casos de enfermedad por meningococo B”.