El mirador el máximo galardón que concede la revista prescrire

La vacuna contra el ébola, “píldora de oro” 2020

La “píldora de oro” es el galardón que concede Prescrire las aportaciones significativas en el campo de los medicamentos y que llevaba cinco años sin concederlo. En 2020 se lo ha otorgado a Ervebo, la vacuna contra el ébola  del laboratorio Merck (MSD), cuyos principales aspectos técnicos subraya el analista y que, al abordar el ébola como enfermedad infecciosa, señala los aspectos económicos y sociales que deberían acompañar a la acción con el medicamento.

Contra las enfermedades infecciosas, desarrollo económico y social

El ébola es enfermedad infecciosa y, frente al ébola, nada como las mejoras de los determinantes sociales, especialmente la eliminación de la pobreza extrema, con medidas de eficacia probada, y el desarrollo de un fuerte sistema sanitario fundado en la atención primaria.

Hay que ir al fondo de las respuestas en enfermedades infecciosas. Muchas vacunas son vicariantes, como bien demuestran los casos de la tuberculosis y del cólera.

La mejor defensa contra las infecciones es el desarrollo social armónico, en todos los sentidos. Es decir, buena nutrición, familias con vivienda y trabajo dignos, suministro y depuración de aguas, educación formal de toda la población, democracia que redistribuya la riqueza, establecimiento de un sistema sanitario público de cobertura universal, retirada de basuras y limpieza de calles, cumplimiento de normas de higiene alimentaria, etc.

El beneficio lo consigue el desarrollo científico, económico y social que incluye políticas de salud en todas las políticas.

Las vacunas son un complemento, imprescindible en algunos casos (sarampión y poliomielitis, por ejemplo) y prescindibles en otros (los citados ejemplos de tuberculosis y cólera) http://www.nogracias.org/2019/11/21/obligatoriedad-de-la-vacunacion-el-discurso-cientifico-1-por-juan-gervas/

¿Hay vacuna contra el ébola?

Sí, Ervebo, de Merck (MSD).

Es una vacuna “genética” desarrollada en Canadá y experimentada primero en Guinea. Está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento para mayores de 18 años  https://www.ema.europa.eu/en/documents/product-information/ervebo-epar-product-information_es.pdf    https://www.nature.com/articles/d41586-019-03490-8

Para su estudio y comercialización, además de la participación ya citada de Guinea, se contó con el apoyo de diversas instituciones y gobiernos, desde la Organización Mundial de la Salud al Instituto de Salud Pública de Noruega, pasando por Médicos Sin Fronteras y la Agencia de Salud Pública de Canadá   https://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/effective-ebola-vaccine/en/

Ervebo es una vacuna recombinante, se basa en la inyección de material genético manipulado. En este caso un virus modificado, virus de estomatitis vesicular, que porta una proteína del virus del ébola, contra la que se generan anticuerpos en la persona vacunada. Es decir, esta vacuna se desarrolló con los mismos principios que se han desarrollado las vacunas de AstraZeneca-Oxford (inglesa), de CanSino (china) y de Gamaleya (la Sputnik V, rusa) para la covid19  http://saludineroap.blogspot.com/2020/11/vacunas-contra-la-covid-que-contienen.html

¿Funciona la vacuna contra el ébola?

Sí.

Según los datos de la evaluación, en una situación epidémica con el virus del ébola, la vacunación protege al menos a dos tercios de las personas del entorno de los pacientes infectados, con un efecto protector a partir del décimo día después de la vacunación  https://www.thelancet.com/pb/assets/raw/Lancet/pdfs/S0140673615611175.pdf

Sus efectos adversos más frecuentes son los habituales en las vacunas, excepto que se ha notificado un riesgo tres veces mayor de aborto espontáneo en los embarazos que se producen en los dos meses siguientes a la vacunación. Por ello se aconseja no vacunar a embarazadas y evitar el embarazo en los dos meses siguientes a la vacunación. También, en algunos casos se ha encontrado el virus portador (estomatitis vesicular) en fluidos de pacientes vacunados https://www.ema.europa.eu/en/documents/assessment-report/ervebo-epar-public-assessment-report_en.pdf

La vacuna, de una sola dosis, tiene que conservarse y distribuirse a temperaturas bajas extremas, entre 60 y 80 bajo cero. Ello no ha sido problema ni siquiera para hacerla llegar a lo profundo de las selvas tropicales (las capacidades africanas suelen ser ignoradas por el supremacismo “desarrollado”).

Se empleó con éxito en más de 300.000 personas en la República Democrática del Congo en 2018, y en 2020 en otro brote, con vacunados en la misma nación y en Burundi, Ruanda, Sudán del Sur y Uganda https://qz.com/africa/1936803/ebola-vaccine-delivery-shows-how-covid-vaccine-can-work-in-africa/

¿Qué es la “píldora de oro”?

La revista Prescrire es francesa, dedicada a medicamentos y tratamientos en general. Es, probablemente, el mejor boletín farmacoterapéutico del mundo y de una independencia absoluta. Se mantiene exclusivamente de las inscripciones, básicamente de médicos generales. No admite ayudas ni dinero de nadie (ni de industrias ni de organización alguna, ni pública ni privada).

La revista Prescrire publica cada año un “listado de medicamentos a no utilizar”. Es decir, evalúa los medicamentos que hay en el mercado europeo y lista los que hacen más daño que beneficio aportan. Si usted prescribe o consume medicamentos, eche un ojo a la lista https://www.lachuletadelfir.com/prescrire-2021-el-listado-de-medicamentos-a-evitar/

La lectura de la lista estremece, pues son medicamentos de uso común en España, lo que significa que la medicina deja de cumplir su principio ético básico, el “primero, no dañar”.

A cambio, la revista publica un medallero con lo mejor que ha salido en el año, y si es algo muy excepcional (un progreso decisivo en una área clave) le concede el nombramiento de “píldora de oro”. Durante los últimos cinco años ningún medicamento mereció tal galardón, hasta 2020. Lo ha logrado Ervebo, la vacuna contra el ébola https://prescrire.org/fr/3/31/60626/0/NewsDetails.aspx

Siete preguntas y respuestas sobre el ébola

1. ¿Es “nuevo” el virus del ébola? No.

El virus del ébola no es “nuevo”, sino “viejo” compañero del sufrimiento, el dolor y la muerte en África. Su nombre viene del río Ébola, en la República Democrática del Congo (antiguo Zaire) donde se identificó. El primer brote documentado ocurrió en 1976.

2. ¿Ha traspasado el virus del ébola las “barreras entre especies”? Sí.

El virus del ébola es huésped habitual en varios murciélagos de las selvas tropicales. Desde este “reservorio” el virus puede contagiar a monos y otros simios, antílopes, puercoespines y otros animales, y contagiar al ser humano a través de la manipulación de vísceras, sangre y restos de los animales enfermos.

El contagio entre humanos se da por el contacto íntimo con sangre, heces, material de vómitos, orina, leche materna y otros fluidos, especialmente si hay lesiones de la propia piel. A través del semen se puede contagiar el virus del ébola hasta dos meses después del inicio de la enfermedad.

En general, el virus del ébola es poco contagioso y no se ha encontrado íntegro en el sudor, pero puede persistir unas horas en superficies contaminadas con fluidos.

El virus del ébola se elimina con limpieza meticulosa e higiene y antisepsia habitual. El contagio se evita con medidas apropiadas para tomar contacto seguro con los enfermos.

3. ¿Cuáles son los síntomas de la infección por el virus del ébola? Los del “trancazo”.

El virus del ébola produce un brusco “trancazo” típico, dolor de huesos y articulaciones, con decaimiento y con fiebre y dolor de garganta, que se sigue después de vómitos, diarrea, tos, erupciones cutáneas, hemorragias internas, afectación de hígado y riñones, deshidratación y muerte (en algunos casos). Los síntomas se producen entre 2 y 21 días después del contagio.

4. ¿Es alta la mortalidad por el virus del ébola? Sí.

La mortalidad depende del brote, de la persona y del virus. Contribuyen a la mortalidad en África las carencias sanitarias y nutricionales (a la pobreza y al hambre). La mortalidad va del 50 al 90%.

Por ahora, no hay tratamiento específico para el virus del ébola, sólo mantenimiento vital del paciente que, cuando es oportuno y precoz, puede bajar la mortalidad a casi cero https://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1001858

Hay variedades del virus del ébola en Filipinas y en China que contagian a cerdos y monos y pasan a humanos sin daños.

En todo caso y en conjunto, el virus del ébola africano mata “poco”, por su baja contagiosidad y porque la mortalidad general en África sigue siendo básicamente por diarreas, sida, tuberculosis, paludismo, neumonía desnutrición y otros problemas de carencias, por pobreza (y corrupción política y empresarial). Desconocemos cómo se comportará el virus del ébola en regiones no africanas ni tropicales.

5. ¿Hay otros virus parecidos al ébola? Sí.

En 1967 hubo un brote de fiebre vírica hemorrágica muy parecido a los posteriores brotes del ébola. Fue a partir de unos monos infectados traídos a Europa (en Marburgo, Alemania).

Posteriormente ha habido brotes de fiebre hemorrágica de Marburgo en varios países africanos (Sudáfrica, Kenia y otros, especialmente grave el de Angola).

6. ¿Sirve la ayuda al desarrollo de África para combatir el virus del ébola? Sí, pero…

Las ayudas de caridad son sólo paliativas. El virus del ébola produce gran mortalidad y no tiene tratamiento específico, sólo de sostén, pero es poco contagioso y para su control se precisa de un sistema sanitario que funcione en el seno de una sociedad capaz de dar respuesta a las emergencias. Todo ello falta en África después de siglos de expolio por las “potencias occidentales”.

Es hora de la justicia, no de la caridad.

7. El problema del ébola ¿es mundial o local? Mundial.

La infecciones saltan entre especies y saltan entre países. Es “poner puertas al campo” el intentar “blindar un país”. Lo que afecta a África afecta a Europa, y al mundo.

El virus del ébola ha sido desde el principio un problema mundial, por el daño en África y por su expansión.

En este mundo global, más que nunca, “nada nos es ajeno”. https://www.msf.es/nuestra-accion/ebola  https://www.actasanitaria.com/ebola-cuestiones-basicas/

Síntesis

La vacuna contra el ébola, Ervebo, ha demostrado su eficacia en el terreno y ha merecido un justo galardón, la “píldora de oro”, del mejor y más exigente boletín farmacoterapéutico del mundo, la revista francesa Prescrire.

Conviene no olvidar que este triunfo científico, solidario y tecnológico debe acompañarse del desarrollo económico y social de los países afectados, la única forma de dar respuesta sostenida a las infecciones.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

1 Comentario

  1. Hurrita says:

    El sarampión causaba miles de muertes hace siglos, pero a medida que las condiciones de vida mejoraron, alimentación, hospitales, carreteras… sus efectos empezaron a reducirse gradualmente, hasta llegar a los años 70 del siglo XX con muy pocas víctimas para lo que era, y los pocos brotes con mortalidad infantil sucedían más bien en puntos atrasados y con hambre. Es decir, la vacuna llegó tarde.

    Pero la medicina occidental ha convertido las vacunas en el santo grial, en su icono y su enseña, para extender su evangelio, aquí y en el tercer mundo… La realidad es que lo que mata es el subdesarrollo, el atraso y el hambre. ¿Realmente estamos haciendo los correcto para salvar vidas en el tercer mundo, o estamos llevando a cabo una evangelización de los pobres a nuestra fe y religión científica con una especie rito de imposición de la vacuna ? Algunas obcecaciones médicas no se explican de otra manera.