Política y Sociedad

La UE revisa las incidencias con la vacuna del virus del papiloma humano

Imagen destacadoLas autoridades españolas y europeas mantuvieron una reunión entre el 1 y el 3 de octubre para revisar el caso de la joven fallecida y que había recibido la vacuna frente al VPH, con Gardasil, una de las dos marcas indicadas para este tipo de inmunización. Los expertos concluyeron que los datos no ofrecían evidencia suficiente para relacionar causa efecto, por lo que acordaron emprender una investigación más exhaustiva, pidiendo a la compañía nueva información del producto a nivel internacional, según explican en el Ministerio de Sanidad.

 

En el calendario desde 2007

 

Para el presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, Javier Cortés, que este martes se encontraba en Roma precisamente en una reunión sobre el VPH, “esta es una buena noticia, porque nos corroborará que los niveles de seguridad de la vacuna son muy exigentes, altísimos y muy transparentes. Personalmente no tengo ninguna duda de que es altamente segura y de que es un tratamiento preventivo muy recomendable”.

 

La vacuna frente al VPH está incluida en el calendario español desde 2007 y se financia con fondos públicos. Está indicada para niñas entre los 11 y los 14 años, si bien en algunos países se empieza a recomendar también para los varones.

 

Una vacuna polémica

 

La polémica que acompañó a esta vacuna desde su llegada al mercado se ha avivado esta semana. Bajo el lema “Retirar la vacuna del papiloma es invertir en salud”, la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP) presentó este martes en rueda de prensa una campaña para pedir al Ministerio de Sanidad la retirada de la financiación pública de la vacuna contra el virus del papiloma humano. Carlos Álvarez Dardet, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de Alicante, aseguró que no existe evidencia científica de que esta vacuna prevenga el cáncer de cuello de útero. “No es eficaz y tiene efectos adversos notables”, declaró.

 

Alicia Capilla, vicepresidenta de la AAVP, consideró que las autoridades sanitarias y políticas se han desvinculado de las reacciones adversas provocadas por esta vacuna. “Además se ha violado el consentimiento informado. Los requisitos para financiarla no se cumplen. La publicidad es engañosa, se juega con el miedo de los padres. Existe la paradoja de que los efectos adversos están reconocidos en la ficha técnica de Gardasil y ahora comprobamos que son los que padecen las jóvenes de todo el mundo. Esto hay que investigarlo y mientras retirar la vacuna”, argumentó.

 

Para Capilla, no es suficiente con notificar las reacciones adversas; cree necesario hacer también un seguimiento posterior a las niñas. Tras ello, ha presentado un manifiesto que se encuentra en su página Web junto con la recogida de firmas que ya han comenzado profesionales médicos, científicos y asociaciones sanitarias.

 

Defensa de 13 sociedades científicas

 

En una posición radicalmente distinta, pero igual de contundente, se encuentran 13 sociedades científicas que la pasada semana emitieron un documento de consenso en defensa de la vacunación del VPH, de la que se han suministrado más de 120 millones de dosis en todo el mundo. “Ningún acontecimiento grave acaecido en un individuo vacunado ha sido relacionado causalmente con la vacunación, incluidos los casos de fallecimiento que inevitablemente ocurren también entre los adolescentes, tanto vacunados como no vacunados”, se asegura en el documento.

 

Tras insistir en que los controles de seguridad que las vacunas del VPH superaron durante la fase de ensayo clínico, tutelado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y aquellos a los que están siendo sometidas en la fase actual de aplicación clínica generalizada, son los más altos y satisfactorios nunca exigidos a una vacuna, las sociedades firmantes defienden su seguridad y su utilidad preventiva.

 

Eficaz frente a varios cánceres

 

“Los modelos de coste / beneficio disponibles, preparados por los grupos de trabajo más prestigiosos e independientes (Salud Pública del Reino Unido, Universidades de Quebec (Canadá) y Harvard (USA), entre otros) coinciden también en afirmar que la vacunación frente al VPH es una actuación preventiva primaria frente a un conjunto de cánceres- fundamentalmente cuello de útero, pero también de vulva, vagina, pene y ano- altamente eficiente y, en consecuencia, de inclusión muy recomendable en los programas preventivos de Salud Pública. Alcanzar esta eficiencia requiere, como condición básica, conseguir altas coberturas en la población diana, objeto de vacunación”, suscriben los especialistas