Punto de vista datos y consideraciones sobre el copago farmacéutico

La tentadora tentación de la Ministra

En pleno debate sobre una vuelta atrás en el copago farmacéutico, Juan Simó ofrece en su blog (Salud, Dinero y Atención Primaria), el siguiente trabajo en el que, a juzgar por los datos económicos, no han sido peores las condiciones económicas de los jubilados que las de los activos y, en consecuencia, no debería volverse al pasado en la aportación por los medicamentos, aunque debería reconsiderarse.

En El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde decía “La única manera de librarse de la tentación es ceder ante ella. Si se resiste, el alma enferma, anhelando lo que ella misma se ha prohibido, deseando lo que sus leyes monstruosas han hecho monstruoso e ilegal” (aquí). 

La Ministra Montón tiene difícil no sucumbir a la tentación. De hecho, ya sucumbió cuando era Consellera Montón (aquí). Ahora, la tentación le tienta de nuevo. Así, el pasado 7 de junio la prensa titulaba “Montón aboga por eliminar el copago farmacéutico para pensionistas” (aquí). Por otro lado, el Presidente del Gobierno también queda comprometido por sus palabras “Vamos a anular, repito, vamos a anular el copago farmacéutico a los pensionistas”, tras su pacto con Ciudadanos en 2016 (aquí).

Evolución de la renta media por persona, riesgo de pobreza y gasto medio por persona en España durante los peores años de la crisis por grupos de edad y de actividad

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (aquí), la renta anual neta media por persona de los mayores de 65 años es desde 2014 la mayor de todos los grupos de edad. Si consideramos la actividad, la renta de los jubilados es la mayor de todos los grupos y supera desde 2012 a la de los ocupados.

 

La misma fuente indica que la tasa de riesgo de pobreza en España ha aumentado en todos los grupos de edad entre 2008 y 2016, excepto en el grupo de 65 o más años en el que se ha reducido a la mitad y es, desde 2012, la más baja de todos los grupos de edad. Según actividad, la tasa de pobreza ha aumentado en los ocupados y, sobre todo, en los parados. Sin embargo, la tasa de riesgo de pobreza en los jubilados se ha reducido casi un 50% y desde 2013 es inferior, incluso, a la de los ocupados.

 

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE (aquí), el gasto medio por persona en el grupo de 65 o más años es, desde 2010, el mayor de todos los grupos de edad (cuando en 2006 era el menor de todos). Y según actividad, es el más alto desde 2009 cuando en 2016  era sólo superior al de los parados.

 

La nueva pensión de jubilación superior al salario del nuevo empleo creado

Como consecuencia de las políticas de devaluación salarial, el nuevo pensionista que empieza a percibir una pensión de jubilación cobra, de media, más que el trabajador que acaba de firmar un contrato laboral (1.342 € vs. 1.270 €) (aquí).

Fuente: Los nuevos pensionistas cobran más que los recién contratados, EL PAÍS, 4-6-2016 (aquí)

La nueva pensión de jubilación superior al salario de al menos el 30% de los asalariados

Quienes se acaban de incorporar al sistema de pensiones tienen derecho a unas pagas que, por ejemplo, en el mes de noviembre de 2016, hicieron que la pensión media de jubilación fuese de 1.310 €, mientras que la de quienes causaron baja (es decir, fallecieron) fue de 966 € (aquí). La siguiente tabla, procedente de la EPA (aquí), muestra cómo el 20,7% de los varones y el 40,3% de las mujeres “disfrutó” en 2016 de un salario inferior a los 1.229.3 €. Si tenemos en cuenta el total de asalariados en 2016 según el propio INE (aquí), tenemos que el 30% de los asalariados, mayoritariamente mujeres, recibía en 2016 un salario medio claramente inferior a la pensión media de jubilación de quienes entraban en el sistema de pensiones.

Decil de salarios del empleo principal. Encuesta de Población Activa. Año 2016. INE (aquí)

Evolución de los TSI

El tipo de aportación del usuario viene representado por un código alfanumérico, el TSI. Cada usuario tiene asignado su TSI que puede cambiar en función de su situación. La evolución de los TSI publicada por el Ministerio de Sanidad (aquí y aquí) es la siguiente:

La siguiente figura muestra la evolución en porcentaje respecto de 2012:

Exentos de copago (TSI 001 Farmacia gratuita)

Su incremento respecto de 2012 ha sido del 50%. En 2017 hay en España casi 2.300.000 personas exentas de copago en farmacia de receta, 764.000 personas más que en 2012.

Activos no exentos (TSI 003, TSI 004 y TSI 005)

En su conjunto (TSI 003 + TSI 004 + TSI 005), el colectivo de activos no exentos ha aumentado en 2017 respecto de 2012 un 1% (unas 308.000 personas más). El incremento acumulado ha sido prácticamente nulo en el subrupo TSI 003, de un 3% en el TSI 004 y de un 11% en el TSI 005.

Pensionistas no exentos (TSI 002-01, TSI 002-02 y TSI 005-03)

En su conjunto (TSI 002-01 + TSI 002-02 + TSI 005-03), el colectivo de pensionistas no exentos ha aumentado en 2017 respecto de 2012 un 2,3% (algo más de 241.000 personas). El subgrupo de TSI 002-01 (pensionistas de rentas bajas) se ha reducido un 3% mientras que el subgrupo de pensionistas de rentas medias (TSI 002-02) y el de rentas altas (TSI 005-03) han aumentado un 20 y un 21% respectivamente.

Mutualistas (TSI 006)

Los mutualistas que eligen ser atendidos en el SNS muestran un incremento acumulado en 2017 del 6% respecto de 2012.

COMENTARIOS

Atendiendo a la renta, al riesgo de pobreza y al gasto por persona, no se sostiene que ser pensionista o tener 65 o más años en España sea sinónimo de pobre. Y si lo fuera, entonces habría que admitir que algunos colectivos de activos, sujetos a copagos en farmacia de receta de al menos el 40% y sin tope alguno, son tan pobres o más que muchos pensionistas. Los pensionistas no han sido, precisamente, los más “empobrecidos” por la crisis económica.

Entre 2012 y 2017, y atendiendo a la evolución de los TSI, el grupo de pensionistas de menor renta (TSI 002-01) se reduce lentamente (un 3% entre 2012 y 2017), al tiempo que aumenta un 20% el grupo de pensionistas de rentas medias (TSI 002-02) y un 21% el de pensionistas de rentas altas (TSI 005-03). Por lo que respecta a los activos, el grupo de activos de menor renta (TSI 003) prácticamente no aumenta, pero sí lo hace un 3% el grupo de activos de rentas medias (TSI 004) y un 11% el grupo de activos de rentas altas (TSI 005). Es decir, los colectivos de menor renta, tanto de pensionistas como de activos, se reducen o se estancan, mientras que suben los de rentas medias y altas. Pero el grupo que más crece de todos, un 50%, es el de aquellos exentos de copago (TSI 001).


RECOMENDACIONES

Estimada Ministra, 

Intente, por favor, hacerle caso a la carta que le ha mandado la SESPAS en donde figuran algunas prioridades de actuación sobre nuestro sistema sanitario (aquí). Dese cuenta de que en ella no figura por ninguna parte la eliminación del copago en farmacia de receta a pensionistas…  ¡por algo será! 

Puede estar segura de que el actual modelo de copago en farmacia de receta es menos injusto que el anterior pues lo hace depender de la renta y no de la edad como en la práctica hacía el previo. Quedan aspectos por mejorar, claro, como establecer, al menos, un tramo más de renta entre los 18.000 y los 100.000 €. También es necesario corregir la concentración del copago en los activos enfermos polimedicados. Si la Sra. Ministra desea eliminar verdaderas inequidades ligadas al copago en farmacia de receta haga que su equipo identifique a ese 5% de activos que carga con aproximadamente el 50% del total del copago recaudado a todos los activos (aquí). Es esta una de las mayores inequidades de nuestra sanidad pública, de la que nadie habla, y que el actual modelo de copago no ha conseguido erradicar pues no se ha puesto un tope (mejor en cómputo anual que mensual) al copago del activo de menor renta que, además, suele estar más enfermo.

Sra. Ministra, si desea profundizar sobre qué grupos sociales son los más afectados negativamente por el copago en farmacia de receta me atrevo a recomendarle esta entrada de este blog (aquí) que pormenoriza el asunto a partir de los datos de la Encuesta de Salud 2014 cuyo trabajo de campo tuvo lugar entre enero de 2014 y febrero de 2015, muchísimos meses después de la reintroducción del copago a los pensionistas derivada del RDL 16/2012.

Y por último, Sra. Ministra, sería muy conveniente que el actual modelo de copago en farmacia de receta del SNS se extiendiera también a la receta del Mutualismo Administrativo para evitar la selección de riesgos farmacéuticos (que perjudica al SNS) facilitada por las diferencias entre ambos modelos de copago y las duplicidades (legales e ilegales) existentes en el Mutualismo (aquí).

Enhorabuena por su nombramiento, mucha suerte en sus decisiones y trate de resistirse a esta tentación tan tentadora.

Para saber más y que la tentación no sea por ignorancia:

Simó J. Copago en farmacia de receta en la sanidad pública española: certezas, riesgos y selección de riesgos. Aten Primaria. 2015; 47:669-673.

Simó J. Reflexiones sobre la justicia y equidad de los copagos. Aten Primaria. 2015; 47:613-615.

Juan Simó Miñana

Deja un comentario